Desarticulada una red de tráfico ilegal de inmigrantes ucranianos con destino al Reino Unido

  • Se han realizado 56 detenciones en aeropuertos, una de ellas en el Seve Ballesteros de Santander

La Policía Nacional, con la colaboración de agentes belgas, franceses, polacos y británicos, ha desarticulado una organización criminal que habría traficado con, al menos, 6.000 inmigrantes ucranianos. La operación, iniciada en 2015, se ha saldado con 115 detenidos, uno de ellos en el aeropuerto de Santander.

Entre los detenidos, además de los principales responsables de la organización tanto en España, como en Ucrania y Polonia, se encuentran más de un centenar de inmigrantes detectados en diferentes aeropuertos cuando intentaban llegar al Reino Unido utilizando los documentos falsos proporcionados por la organización.

La detención en el aeropuerto de Santander tuvo lugar el 1 de abril de 2015. Se trata de un ciudadano de nacionalidad ucraniana, de 35 años y con iniciales S.K., que pretendía desplazarse a Dublín (Irlanda), utilizando documentación polaca falsificada, por lo que le imputó un delito de falsificación documental y estancia ilegal, pasando a disposición judicial, han informado fuentes policiales.

La organización estaba "perfectamente estructurada" y asentada en diferentes países, por lo que los agentes tuvieron que coordinarse con policías de Bélgica, Francia, Polonia y Reino Unido a través de Europol.

Desarrollo de la operación

Un primera fase de la operación se llevó a cabo en aeropuertos españoles, franceses y belgas principalmente, que eran utilizados como aeropuertos de tránsito, y se saldó con numerosas detenciones y documentos falsos intervenidos.

La segunda fase tuvo lugar en los distintos países en los que estaba asentada la organización con la finalidad de desarticular la misma y sus diferentes estructuras.

Un total de 56 detenciones se realizaron en los aeropuertos de Barcelona (13), Madrid (7), Palma de Mallorca (5), Ibiza (1), Gerona (5), Murcia (2), Santander (1), Tarragona (7), Tenerife (2), Bilbao (6), Málaga (4) y Alicante (3). Los detenidos viajaban con documentación falsificada y utilizaban dichos aeropuertos como escala previa a su entrada irregular en el Reino Unido.

Un estudio de los documentos intervenidos y los datos obtenidos de sus declaraciones llevaron a la Policía hasta el principal responsable de la organización, que se encargaba de distribuir los documentos falsos y gestionar los viajes de los inmigrantes desde Europa Occidental hasta las islas británicas.

Los cabecillas

El detenido residía en Barcelona con su pareja, donde fue detenido. En el registro de su domicilio se intervinieron más de 100 cartas de identidad y pasaportes polacos falsificados, listos para su uso.

Además, en Rumanía se detuvo al encargado de la captación de inmigrantes. El arrestado y su hija habían constituido una agencia de viajes desde la que gestionaban todos los vuelos utilizados para el tráfico de inmigrantes. Los candidatos eran seleccionados entre ucranianos con problemas económicos y cargas familiares que querían salir del país y viajar al Reino Unido en busca de un futuro mejor.

El paso siguiente fue la detención en Polonia de los dos responsables de la organización en ese país, en cuyo domicilio fueron intervenidos también numerosos documentos polacos listos para su uso fraudulento. La organización facilitaba a los inmigrantes visados que les permitían entrar en el espacio 'Schengen' por países limítrofes al suyo, principalmente Polonia y, una vez allí, les entregaban documentos falsos, normalmente cartas de identidad polacas y, en menor medida, pasaportes de países bálticos con los que pudieran viajar sin problemas.

Con esa documentación en su poder, los distribuían por diferentes países (España, Francia, Bélgica, etc.) en los que eran acogidos por otros miembros de la organización hasta que llegaba el momento de viajar a su destino final. Mientras tanto, gestionaban los vuelos hasta Dublín (Irlanda) principalmente, donde eran recogidos por otros miembros que los trasladaban en ferry hasta su destino final.

La documentación oobtenida y las declaraciones de los detenidos permitieron identificar al responsable de la red en Reino Unido, un ucraniano encargado de la recepción de los inmigrantes a su llegada a Londres, cuya detención no fue posible y sobre el que se ha dictado una orden europea de detención.

En total han sido detenidas 30 personas en aeropuertos de Bélgica, 21 Francia, tres Portugal y una Países Bajos.

Origen

Según han informado fuentes policiales, en los últimos años, especialmente tras el comienzo de la crisis de la Península de Crimea, se ha producido un importante incremento en el flujo de ciudadanos ucranianos con destino a Reino Unido. Ante tales hechos, las autoridades británicas han reaccionado imponiendo restricciones a la hora de conceder visados que faciliten la entrada legal de los mismos en su territorio, lo que ha generado la aparición de organizaciones criminales que, a cambio de dinero, favorecen la entrada clandestina.

Por otro lado, los análisis de riesgos realizados por la Agencia Europea FRONTEX en materia de falsedades documentales indican claramente que en los últimos años se han incrementado las detenciones de ciudadanos ucranianos con documentos falsos, especialmente en el aeropuerto de Dublín (Irlanda).

Todo ello ha conllevado que se intensificaran los controles en distintos aeropuertos, tanto españoles como franceses, belgas y de otros países europeos, que pudieran estar siendo utilizados por estas organizaciones como tránsito previo de los inmigrantes antes de acceder a su destino final, el Reino Unido.

La operación, coordinada por Europol, ha sido llevada a cabo por la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, las UCRIF de Barcelona, Málaga, Tenerife, Murcia, Mallorca e Ibiza y los Grupos Operativos de Extranjeros de los aeropuertos de Barajas, el Prat, Reus, Gerona, Alicante, Tenerife Sur, Bilbao, Palma de Mallorca y Santander. Han colaborado además la División de Cooperación Internacional, las Agregadurías de Interior de España en Polonia y Francia así como la Guardia de Fronteras de Tuplice (Polonia) y los Oficiales de Enlace británicos de RALON en España.