"El rock radical vasco es una mentira que se inventaron dos tíos para vender más"

Instalación artística con la letra de una canción de Eskorbuto en Santander

Instalación artística con la letra de una canción de Eskorbuto en Santander / DM

  • La organización del homenaje a Kortatu, La Polla Records y Eskorbuto responde a las críticas de los concejales de Ciudadanos

Sorpresa. Esa es la principal sensación que ha producido la crítica que Ciudadanos lanzó ayer al festival Esto No es Rock Radical Vasco. Los concejales de Santander, David González y Cora Vileva, calificaron como "vergüenza" la celebración del evento en Escenario Santander, "un espacio dependiente del Ayuntamiento", considerando que algunas letras de los grupos que participan "son cercanas a Herri Batasuna y bordean la apología del terrorismo". Aprovechando la temática de su queja, los concejales se atribuían en un comunicado la propuesta del homenaje a las víctimas del atentado de la Albericia planteado al consistorio.

Desde la mencionada sala, sin entender del todo esta polémica, se limitan a afirmar que no son quienes para censurar manifestación alguna y su función se limita a "programar todo tipo de estilos".

Por su parte, Vitamin Producciones, responsables del evento, interpretan los comentarios vertidos por Ciudadanos como un ataque al Ayuntamiento de Santander. Sin embargo, su desconcierto es aún mayor al analizar la realidad de la política municipal santanderina, en la que el partido naranja es, de facto, un socio activo en el gobierno de los populares.

Como destacan, en las diez fechas en que esta propuesta ha ido girando por España (Logroño, Pamplona, Zaragoza, San Sebastián, etc), no se habían encontrado con una reacción similar por parte de los representantes políticos. "Es la primera vez que nos pasa algo parecido", indican.

Las tres bandas que participan en el tour son La Txirla Records (tributo a La Polla Records y única formación con músicos del País Vasco en sus filas), los madrileños Aizu (tributo a Kortatu) y Los demenciales chicos acelerados (tributo a Eskorbuto) que, de hecho, son de Santander.

El rock radical vasco

"Si nos hubieran preguntado - afirman- les hubiéramos recibido y explicado la esencia del festival". Una esencia que incluye, precisamente, "descontextualizar" el término de rock radical vasco, "separar la música de la política" y dejar claro cómo los grupos englobados bajo aquella etiqueta "jamás se sintieron dentro de ella".

"Esto es lo primero que explicamos al empresario de la sala; el rock radical vasco es una mentira", afirman categóricos. Y añaden; "es una mentira que se inventaron dos tíos para vender más". Se refieron a José Mari Blanco, (ex manager de La Polla Records) y Marino Goñi, organizadores de un festival en Tudela (Navarra) allá por 1982, contra la adhesión de España a la OTAN.

Íñigo y Fermín Muguruza, de Kortatu

Con la presencia levitante de Herri Batasuna en torno a ese festival tudelano, comenzó a englobarse bajo esa denominación a una treintena de grupos vascos (Tijuana in Blue, Jotake, Potato, Barricada o los propios Kortatu, Eskorbuto y La Polla Records) por el hecho de serlo, a pesar de que no tenían nada que ver entre sí, ni en lo musical, ni en lo ideológico.

"Algunos han cantado letras políticas pero sin serlo su repertorio completo", explican desde Vitamin. "Todos estaban a la izquierda pero no todos eran independentistas, ni se han erigido como estandartes de esa corriente". Cada uno tenía su historia en un momento en que la Transición aún estaba reciente y el caldo de cultivo social era efervescente. Ponen como ejemplo dos canciones de Eskorbuto: 'Maldito país', referido a España, pero también 'A la mierda el País Vasco' o 'Haciendo Bobadas' en la que les ridiculizan a Herri Batasuna.

Eskorbuto

Eskorbuto

Seguramente, Kortatu "sí han sido los más politicos de los tres", pero "que treinta años después nos quedemos sólo con eso es casi anécdótico". Van más allá con su ejemplo; "nadie habla de lo político de The Clash, que fueron la base de algunas de estas bandas; hablamos de un estilo".

Entrando en la crítica de Ciudadanos, la valoran como "un oportunismo total". "Se quieren llevar al sector de voto más duro. Con su discurso han llegado al límite y tienen que buscar por otro lado, en este caso, en la basura".

Ejemplos y explicaciones

En Vitamin reconocen que sí, que los grupos a los que se recuerda (todos ellos disueltos hace más de una década), ofrecieron conciertos en campañas políticas, "algo normal en los años 80 y 90", señalan, y que hoy en día "ha dejado paso a políticos que recitan palabras huecas para mentes previamente convencidas". Pero la máxima de aquellos grupos "siempre fue su propia independencia y libertad de ideas".

La participación de solistas o bandas fue como bien señalan, un reclamo por parte de diversos partidos. Cabe recordar las apariciones de los músicos y artistas que respaldaron a Zapatero con su simbólica ceja (Joan Manuel Serrat, Miguel Bosé, Joaquín Sabina, Ana Belén, Víctor Manuel, Pedro Almodóvar o la familia Bardem...) o sus némesis, posicionándose a favor de la derecha (Bertín Osborne, Norma Duval, Francisco, Albert Boadella, Juanjo Puigcorbé...). Entre los casos más recientes, podría mencionarse a Nacho Vegas, mostrando su consonancia con el ideario de Podemos a través de su vertiente de canción populista (sea esto lo que sea).

Abiertos a dar las explicaciones necesarias, desde Vitamin "a pesar de nuestra desazón y de la tristeza que nos provoca esta situación", invitan "a quien quiera saber de verdad en qué consiste este festival" a que se pongan en contacto con ellos a través de sus redes sociales en Facebook y Twitter

"No seremos nosotros, los trabajadores de la industria de la música, los que digamos a los políticos cómo deben hacer su trabajo, al igual que esperamos que no los políticos no intenten dar una palada más en la tumba que llevan años cavando y en la que, con su ayuda, va cayendo nuestra industria y con ello, nuestro modo de vida".