La Policía no está para fiestas en Santander

Imagen de archivo de un conductor realizando la prueba de alcoholemia en Santander.
Imagen de archivo de un conductor realizando la prueba de alcoholemia en Santander. / Antonio 'Sane'
  • Cinco personas dan positivo en un control de alcoholemia en Reina Victoria en la noche de la Gala de Hostelería

Cinco conductores dieron positivo en la madrugada del martes al miércoles en el control de alcoholemia que la Policía Local de Santander realizó en la Avenida Reina Victoria. Esa misma noche, muy cerca de allí, en el Palacio de la Magdalena, más de 500 personas disfrutaron de la Gala de Hostelería por lo que no se descarta que pudieran venir de esa fiesta.

En declaraciones a este periódico, el presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, Ángel Cuevas, no confirmó ese extremo, aunque reconoció que el control policial se realizó «justo a la salida». «Cuando yo me marché eran alrededor de las cuatro de la mañana y no había ningún control, pero luego me han comentado que se estableció en torno a la una y media más o menos. Desconozco si las personas que han dado positivo procedían de la gala o eran otros conductores que circulaban por esa zona», precisó. Según consta en el parte de intervenciones del día, el primero que no superó el control fue G. A., a la 1.35 de la noche. Cinco minutos después (1.40) fue sometido al test de alcoholemia la conductora V. R., con resultado positivo. A la 1.45 le tocó a R. C., con idéntico resultado. Luego hubo un ‘parón’ de positivos hasta que a las 2.20 horas sorprendieron al cuarto de la noche, N. F. El último de los de Reina Victoria fue P. A., que dio positivo a las 2.35 horas.

El grado de alcoholemia de todos los conductores no alcanzó el nivel delictivo y la infracción se ha quedado en sanción administrativa. Terminado el control en Reina Victoria, la patrulla se desplazó a la Avenida Calvo Sotelo, donde dio positivo otro conductor, L. T., a las 3.20 horas.

Dado que ya se ha empezado a percibir un preambiente navideño en la ciudad, con la celebración de cenas y comidas de empresa, los agentes reconocen que están cambiando de lugar sus controles habituales con el objetivo último de impedir que las personas conduzcan si han bebido.

«El pan nuestro de cada día»

Fuentes de la Policía Local de Santander indican que cuando se acerca la Navidad –y queda casi un mes– el aumento de alcoholemias positivas «es el pan nuestro de cada día», cifra que se eleva si los controles se efectúan en puntos no habituales, «porque lo normal es que se instalen en la salida del túnel de Tetuán, en las inmediaciones del Centro Botín...». A partir de ahora, «si el servicio lo permite» –si hay efectivos suficientes–, habrá controles de alcoholemia en el casco urbano de Santander entre semana de manera puntual y, siempre, los viernes y los sábados.