El comercio se echa a la calle
/ María Gil Lastra

El comercio se echa a la calle

  • Asociaciones de diversas zonas de Santander se reinventan para atraer al cliente

Comercios que nacen y desaparecen en lapsos de tiempo cada vez más breves. Franquicias que se expanden por modas para cerrarse a la misma velocidad que surgen. Antiguos negocios obligados a terminar su historia y Aperturas dominicales que se convierten en encarnizados debates. No son buenos tiempos para el comercio. No desde hace varios años, como consecuencia, entre otras cosas, de la crisis que sacudió todos los estamentos sociales (y aún sigue haciéndolo).

Sin embargo, la unión hace la fuerza y los comerciantes se han aplicado en su objetivo de resistencia. Por zonas, por barrios y hasta por calles, los dueños de los comercios se asocian bajo diferentes denominaciones. La meta; potenciar sus productos y, con ello, sus ventas. También, de paso, generar interés, promover actividades paralelas que inviten al comprador a acercarse y consumir. Incluso al turista y a los vecinos de provincias limítrofes si el calendario cuadra. Y, si es posible, combatir a las grandes superficies, el enemigo silente que arrastra al cliente potencial con sus infinitas posibilidades conjuntas.

Los últimos en formar escuadrón han sido los comerciantes de la populosa Hernán Cortés, en el centro de Santander. Quieren convertirse en la calle de moda y recursos no les faltan. Además de una situación estratégica, suman 33 establecimientos de hostelería, moda y ocio. Cuentan ya con una web en la que detallan lo que se puede encontrar tras las puertas de cada uno de sus locales y han ido haciendo pruebas con desfiles y conciertos durante las semanas previas. Se trata de pasear la calle, no sólo pasar de largo.

No son los únicos en Santander. Hace cuatro años, los hosteleros de Tetuán decidieron promocionar su barrio todos a una. Convirtieron la calle en un espacio más disfrutable con pequeños detalles. Unas farolas de colores por aquí, unas estrellas de homenaje por allá, programación musical, hasta San Fermín.

Las Terrazas del Ferry, cuya ubicación es evidente, siguieron su estela en 2015. Los hosteleros de las calles Cádiz y Calderón de la Barca querían recuperar "el espíritu de la ronda", saltando de un bar a otro entre vinos y tapas. Así, los ocho locales organizaron su primer concurso de pinchos, jornadas del bacalao, del bonito, se sumaron a la programación diurna del Santander Music... Aprovecharon para ello la peatonalización de las calles o la remodelación de la plaza del Machicaco, un entorno que invita al peatón a detenerse y disfrutar.

En Peña Herbosa se organizaron aún antes, allá por 2009. Tenían claro, ya entonces, que o se movían ellos, o nadie les salvaría. Sacaron las mesas a las calles, celebraron su propio Oktoberfest y subieron la música a los balcones, obligando al viandante a levantar la mirada de las baldosas para dirigirla a los edificios. Y funcionó. Los números les avalan; cuando programan actividades para los clientes, doblan la caja.

Los de Sol, el grupo Amaro o Castelar son otros ejemplos de generación de ideas en torno al comercio. Muchos de ellos se agrupan, a su vez, en entidades más amplias con complejas siglas. La Federación de Asociaciones Empresariales de la Distribución y el Comercio de Cantabria (Fediscom) cobija a cerca de 2.000 establecimientos minoristas de la provincia.

Por su parte la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios, Comerciantes y Autónomos de Cantabria (APEMECAC), está integrada por varios colectivos como la Asociación Barrio Concha Espina; Colectivo de Industriales y Comerciantes de Astillero, Guarnizo y Camargo (CICAGC); Asociación de Comerciantes de la Plaza de Abastos (Acoplaza); Asociación Estación Cuatro Caminos; y Asociación del Polígono Empresarial Tanos-Viérnoles (APETAVI).

Paraguas sobre los que guarecerse y hacer presión cuando vienen mal dadas, que en el caso del sector comercial, es casi un estado vital. Por ello, reinventarse o morir. Y parece que han optado por la primera opción.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate