Sin pleno por la renovación del lucernario

fotogalería

Los andamios ocupan ahora el salón de plenos. / Javier Cotera

  • El Ayuntamiento no podrá celebrar la sesión de marzo el último jueves de mes por las obras. La Corporación se reunirá dos veces en abril

Las obras de rehabilitación de las cubiertas del Ayuntamiento de Santander han alcanzado ya al salón de plenos, que no podrá ser utilizado para la sesión del mes de marzo. La pieza se encuentra actualmente levantada con andamios y así seguirá aproximadamente tres semanas, por lo que el equipo de Gobierno ha trasladado la siguiente cita de la Corporación al 6 de abril. El mes próximo, por tanto, se celebrarán dos plenos, puesto que a finales se convocará el preceptivo del cuarto mes del año. La decisión ya ha sido comunicada a los grupos municipales.

El salón está inhabilitado desde el lunes, día en que se empezó el desmontaje del lucernario de cristal que le servía de techo. Será sustituido por otro de metacrilato, un material más fácil de limpiar en el futuro ya que el cristal es pesado y delicado y el metacrilato es más manejable. Al retirarse la tapa de cristal ha quedado al descubierto todo un patio superior hasta la cubierta del edificio que estaba muy deteriorado, sobre el que apenas se había actuado desde los años 60 del siglo XX y sobre el que ahora se harán unas pequeñas obras de mantenimiento porque, según el arquitecto municipal Ramiro Amorrortu, "no podía dejarse como estaba".

En el espacio se están acometiendo dos obras distintas, una que será visible y otra que no. En las cubiertas superiores se están sustituyendo los paneles originales y en el área muerta que quedaba entre éstas y la lucera se están saneando las instalaciones metálicas, revisando toda la instalación eléctrica (las luces pasarán a ser leds) y adecentando las paredes, que se enfoscarán y pintarán. Estas mejoras no serán apreciables cuando reabra el salón de plenos, ya que volverán a estar ocultas debido a la división de espacios que genera el lucernario.

Salón más luminoso

Los responsables de la obra creen, por el contrario, que la Corporación y los asistentes a las sesiones notarán más luz en el salón cuando se cambie el material. Ayudará a la luminosidad del salón el que toda la parte superior a los paneles de madera se pintará de blanco.

Esta parte de la obra está incluida en la rehabilitación de cubiertas y ventanas que se está acometiendo en la Casa Consistorial desde hace varios meses. El Ayuntamiento está gastando casi un millón de euros en sustituir la gran claraboya del patio de operaciones (construida entre 1963 y 1967, que ya está instalada) y en renovar los 41 grandes ventanales de la planta baja del edificio, entre otros muchos trabajos.

Segunda fase de obras

Según aseguró este miércoles César Díaz, concejal de Infraestructuras, Vivienda y Urbanismo, este proyecto ha puesto al descubierto las numerosas necesidades del inmueble, por lo que el equipo de Gobierno está planificando una segunda fase en la que se incluirán arreglos que para esta primera no se habían contemplado porque se consideraron "secundarios", aunque igual de necesarios. Por ejemplo, la sustitución de otras dos luceras: la que está sobre el patio a la izquierda de la entrada principal y el que se ubica sobre la escalera central del Consistorio.

La sede del Ayuntamiento de Santander está formada, en realidad, por dos edificios diferentes. El primero data de 1907 y, el segundo, de 1967. Ambos lados son fácilmente identificables. La parte antigua tiene numerosos ornamentos en sus tres fachadas (zona Oeste del edificio). La zona nueva (zona Este) reproduce los huecos, pero sin tanto ornato. En la parte centenaria, el tejado había resistido bastante bien el paso del tiempo y ahora sólo ha requerido de mejoras y refuerzos. Pero el de la parte nueva está muy estropeado y éste se ha tenido que levantar entero para ser reconstruido.

Esta gran reforma se empezó el pasado mes de agosto, con todos los movimientos preliminares de montaje de grúas exteriores y andamios. El plan de trabajo está resultando bastante complejo, dado que el Ayuntamiento sigue en funcionamiento y que ha habido que mover a cargos y trabajadores de sus despechos. Debido a que el proyecto está bastante centrado en las cubiertas, la constructora SIEC está al albur de las lluvias, pero se espera poder terminar para mediados del mes que viene.