El grupo de expertos comienza los debates sobre los nombres de las calles

El paseo del General Dávila es una de las vías que podría ser renombrada.
El paseo del General Dávila es una de las vías que podría ser renombrada. / Alberto Aja
  • Establecerá los criterios para denominar las vías de la ciudad, primer paso para la eliminación de los recuerdos franquistas

El grupo de expertos de Patrimonio, Historia e Identidad se reunirá a finales de este mes para proponer los criterios que deberían guiar los procesos de denominación de calles en la ciudad en el futuro. Este grupo de expertos está integrado en el Consejo Municipal de Cultura y los criterios que establezca serán imprescindibles para el cambio de los nombres franquistas de las calles de la ciudad.

Como explica la concejala de Cultura y Turismo, Miriam Díaz, "entre las tareas del renovado Consejo está el debate sobre las pautas u orientaciones que se deberían tener en cuenta cada vez que se da nombre a una calle en la ciudad, ya sea por la incorporación de nuevos viales a la trama urbana o por cambios de denominación de otros ya existentes". Es el caso de la veintena de calles franquistas que el año pasado una comisión de expertos nombrada por el Ayuntamiento decidió que hay que cambiar para aplicar la Ley de la Memoria Histórica, de 2007.

Las recomendaciones del grupo de trabajo de Patrimonio, Historia e Identidad se elevarán a la Comisión Municipal de Cultura. Y será ésta la que analice las propuestas presentadas por colectivos y ciudadanos para renombrar calles de la ciudad. Las últimas propuestas hechas públicas han partido de la Asamblea de Mujeres. Ha propuesto que el Paseo del General Dávila (la calle más larga de Santander) pase a denominarse Paseo del 8 de marzo, día de la mujer. Y que la calle dedicada a la Columna Sagardía (en el barrio Castilla-Hermida), pase a denominarse Calle de las rederas.

Los nombres franquistas que el grupo de expertos nombrados para tal fin decidió que deben cambiarse son Alcázar de Toledo, Alto de los leones, Alféreces Provisionales, Belchite, Brunete, Capitán Santiago Cortés, Agustín Zancajo Osorio, Carlos Haya, Columna Sagardía, División Azul, Joaquín García Morato, General Camilo Alonso Vega, General Dávila, General Díaz de Villegas, General Moscardó, Montejurra, Ruiz de Alda y Sargentos Provisionales.

En la Comisión de Patrimonio, Historia e Identidad están representados la Fundación Bruno Alonso, la Universidad de Cantabria, el Centro de Estudios Montañeses, la Agrupación Cultural Plaza Porticada, la Asociación Cantabria@Europa, el Colegio de Arquitectos, los expertos Ramón Saiz Viadero, Manuela Alonso Laza, Fernando Obregón Goyarrola y Concha González González, así como los concejales Miriam Díaz, Amparo Coterillo, Tatiana Yáñez-Barnuevo, Cora Vielva, Miguel Saro Díaz y Javier Antolín. Los concejales tienen voz pero no voto.

La comisión también deberá decidir si las calles que deben ser renombradas recuperan la denominación que tenían antes del franquismo y que forma parte de la historia local.