Las rampas mecánicas de Vista Alegre entrarán en funcionamiento en julio

Operarios en el momento de colocar una de las estructuras en los fosos que se han construido para ellas. Hoy continuarán estos trabajos.
Operarios en el momento de colocar una de las estructuras en los fosos que se han construido para ellas. Hoy continuarán estos trabajos. / DM .
  • El Ayuntamiento inició este miércoles la instalación de los tres primeros mecanismos con la ayuda de una grúa de gran tonelaje

Este miércoles se iniciaron los trabajos para instalar las tres primeras rampas mecánicas de la calle Vista Alegre y, a lo largo de este jueves, se espera dejar colocadas todas las piezas, para lo que se está contando con la ayuda de una grúa de gran tonelaje. Estos elementos unen la confluencia de Vista Alegre con la calle San Celedonio hasta el cruce con María Cristina y se están instalando de manera ascendente.

El concejal de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós, estima que la obra que se está ejecutando entre la plaza de Los Remedios y General Dávila para facilitar los desplazamientos peatonales –y que conlleva emplazar en total nueve rampas– va "a buen ritmo", lo que permite pensar que "el eje completo pueda estar en servicio a principios de julio".

De momento están en su sitio las cuatro rampas en Francisco de Quevedo. Ahora estas tres de Vista Alegre y habrá dos más en el tramo final de esta vía, junto al colegio de los Salesianos. La previsión es que esas dos últimas lleguen en el comienzo del mes que viene. Quirós espera poder empezar a hacer la pruebas de las máquinas en movimiento la próxima semana.

Actualmente, las intervenciones se centran en el arranque de la calle Vista Alegre. Cuando se hayan acabado de montar estas rampas, se continuará con las labores de ensamblaje de las distintas partes.

Las dos primera miden de 31,2 metros. Una se inicia en la confluencia con la calle San Celedonio y se divide en tres partes de entre 10 y 12 metros que pesan entre 3,5 y 5,5 toneladas. La segunda va de la calle Convento al número 25 de Vista Alegre y también se coloca dividida en tres trozos. La última es algo más corta (mide 22,6 metros) y discurre entre los números 25 y 31. Se montará en dos tramos que pesan 4,5 y 6 toneladas respectivamente.

Cámaras de videovigilancia

También se prevé concluir en breve la estructura que acogerá la que irá situada junto al colegio de los Salesianos. Después se pavimentará la acera de los últimos 60 metros de la calle, en la que ya han concluido los trabajos de renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento que llevaba aparejado el proyecto. A mediados de junio se prevé acometer las labores de asfaltado y colocación de barandillas y bolardos. Y por último, se instalarán cámaras de videovigilancia en todo el recorrido, señaló Quirós.

Esta actuación de movilidad vertical cuenta con un presupuesto de algo más de 2 millones de euros, cantidad que sirve para hacer toda la obra asociada a la instalación de 235 metros de elementos mecánicos. Ponerlo en marcha ha supuesto la desaparición de un total de 50 plazas de aparcamiento.

Con estas rampas se salvarán los 61 metros de desnivel que separan el centro de la ciudad y General Dávila a través de estas calles para facilitar la comunicación entre ambas zonas. General Dávila es uno de los paseos más poblados de Santander y, al quedar en alto, es difícilmente accesible a pie. Cuando se presentó el proyecto, el Ayuntamiento explicó que calcula que por esta nueva infraestructura pasarán un millón de usuarios al año.

La actuación ha conllevado cortar al tráfico, por fases, diversas calles, caso de Guevara, la calle Cubo o la parte trasera de Mercado de la Esperanza. Los trabajos están corriendo por cuenta de la constructora Copsesa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate