Asamblea de los trabajadores celebrada en 2013
Asamblea de los trabajadores celebrada en 2013 / Andrés Fernández

Los empleados de la basura piden ayuda a Gema Igual para no llegar a la huelga

  • Bloqueadas las negociaciones con la empresa para la firma del convenio y la subida de los salarios congelados, quieren que la alcaldesa medie con Ascán–Geaser

Los empleados del servicio de limpieza y recogida de basuras de Santander pedirán a la alcaldesa, Gema Igual, su mediación con la empresa concesionaria del servicio para que «se respeten los derechos de estos trabajadores, se suban los salarios congelados y para alcanzar un acuerdo que respete la conciliación de la vida laboral y familiar», explicó ayer el presidente del comité de empresa, José Ramón Hoz.

La mediación de la alcaldesa se considera imprescindible para conseguir alcanzar un acuerdo después de que la entrevista mantenida ayer lunes con el concejal de Medio Ambiente, Ignacio Quirós, «no sirviera para nada». «Salimos peor de lo que entramos porque nos dejó claro que no intervendrá, que no mediará con la empresa. Está claro que con él no podemos contar». Como primera medida de presión para conseguir que se firme el nuevo convenio colectivo convocarán concentraciones en la plaza del Ayuntamiento durante el mes de julio y «no se descarta ninguna medida de presión», se explica desde el comité de empresa.

Entre esas medidas estaría la huelga de recogida de basuras en plena Semana Grande, «pero no deseamos llegar a ese extremo, por eso pedimos a la alcaldesa que intervenga y medie con la empresa», explica Hoz.

Huelgas en el pasado

Ya en la Semana Grande del año 2013 fue necesaria la mediación del alcalde Íñigo de la Serna para alcanzar un acuerdo y desconvocar la huelga de recogida de basura y limpieza que duró 24 horas. En el año 1994, también en verano, y también durante 24 horas, hubo huelga de limpieza y recogida. Y en el año 1995 el conflicto duró una semana, aunque en esa ocasión la huelga se desarrolló en invierno.

El servicio de recogida de basuras, limpieza de calles y de playas, así como la desratización fueron adjudicadas en 2013 por el Ayuntamiento a la UTE Ascán–Geaser, por un periodo de diez años, ampliable a uno más. El Ayuntamiento paga cada año a la empresa citada 17,5 millones de euros. La negociación para el nuevo convenio colectivo está bloqueada después de cuatro meses de reuniones entre la empresa y los trabajadores.El comité está formado por seis miembros de USO, tres de Siltra, dos de UGT y dos de CC OO. «Nos negamos a seguir perdiendo poder adquisitivo durante los cuatro próximos años con propuesta de congelación salarial. Y después de que en 2013 fueran bajadas las tablas salariales. Pedimos la subida del IPC y la garantía en el empleo». Además, como explicó el comité de empresa, otro punto de conflicto y bloqueo en la negociación del nuevo convenio es la «paulatina reducción de plantilla pactada entre elAyuntamiento de Santander y la empresa hasta el año 2019 no cubriendo las bajas por jubilación». El comité se opone a que no se cubran las bajas y «además la empresa no ofrece una estabilidad en el empleo a los 33 trabajadores con contrato de sustitución y que trabajan el 75% de la jornada anual». La UTE Ascán–Geaser tiene 300 empleados.

Medidas de presión

Hay más puntos de conflicto, explicó ayer José Ramón Hoz. «Como es que Ascán–Geaser haya anunciado que pretende realizar recortes en las pagas extra, las de nocturnidad y la antigüedad». Como explicó el comité de empresa, la representación de los trabajadores anuncia su plena disposición a la negociación pero, de mantenerse la situación de bloqueo, no descarta tomar ninguna medida legal a su alcance, «ninguna medida de presión».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate