Adiós al centenario Hotel París

Fachada del París, situado en la Avenida de los hoteles. Dos bloques casi gemelos unidos por un cuerpo central./María Gil Lastra
Fachada del París, situado en la Avenida de los hoteles. Dos bloques casi gemelos unidos por un cuerpo central. / María Gil Lastra
Santander

La familia que lo explota desde 1903 no sigue adelante y retorna a su dueño, el grupo Sardinero. Este verano no ha abierto y su futuro no está claro. Es necesaria una gran reforma o derribarlo y volverlo a levantar, como sucedió en el año 2011 con el Hotel Sardinero

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Un clásico de El Sardinero ha cerrado. Y así permanecerá varios años. El Hotel París, que desde 1903 está regentado por la misma familia de hoteleros, ya no está abierto este verano. Los sucesores de Felipa Brera del Castillo han decidido no seguir con este hotel y devolvérselo a sus propietarios, el grupo Sardinero, que es también dueño de los hoteles Sardinero, Hoyuela y Bahía, además de todos los bajos del edificio del Gran Casino.

El París es uno de los tradicionales. Situado en la Avenida de los Hoteles, donde está el Hoyuela y donde estuvo hasta hace dos décadas el Roma, reconvertido en pisos. El futuro del hotel París no está claro. En enero de 2018, los dueños recuperarán la propiedad y entonces sus técnicos con su arquitecto al frente, Luis de la Fuente, lo recorrerán y analizarán las posibilidades que hay de ser reformado en su totalidad (pues está obsoleto para la calidad del grupo hotelero) o derribarlo y reconstruirlo, porque puede hacerse. Aunque el inmueble tiene protección integral gracias al Plan Especial de El Sardinero, para permitir su derribo hay que modificar la ficha del Catálogo de Edificios. Tal como se hizo con el Hotel Sardinero. Pero, para empezar todo este proceso (análisis del edificio, estudio de posibilidades y decisión a tomar) «faltan meses», se explica desde el grupo hotelero. Así que el Hotel París permanecerá cerrado durante años. El acuerdo alcanzado para recuperar el edificio no ha querido ser revelado por ninguna de las partes.

Edificio.
Se cree que en origen fueron dos, unidos más tarde por un bloque central.
Propietarios.
El París es del grupo Sardinero, dueño de los hoteles Sardinero, Hoyuela, Bahía y los bajos del Casino.

Cuatro generaciones

Son dueños del negocio los bisnietos de Felipa Brera y, al frente del hotel está una de ellos, Esperanza Fernández-Abella que se encarga de resolver todo lo relacionado con desmontarlo. Un edificio que guarda interesantes muebles antiguos, como la primitiva centralita telefónica, en desuso hace décadas, o las lámparas del comedor, que proceden del Casino anterior al actual de 1916. Y consolas, mesitas, mesas, sillas y un conjunto de sofá y butacas que vinieron de Filipinas.

El edificio, según el Plan Especial de El Sardinero tiene protección integral, pero puede ser derribado

Todo ello forma parte de esta familia que sospecha, por la forma del edificio hotelero y los restos de un anuncio pintado en la fachada en el ala derecha que, en principio, fueron dos bloques a los que en una fecha indeterminada se unió el cuerpo central ampliando el hotel y convirtiéndolo en uno de los más conocidos en El Sardinero, con cincuenta habitaciones, de las que algunas aún conservan parte de su estilo de época.

La historia familiar de esta saga hotelera se inició con Felipa Brera en 1881 cuando abrió en El Sardinero una fonda con su marido, Cayetano Martín Amigo. Fonda 'La Esperanza' con un lema interesantísimo: 'Esmerado trato y precios económicos'. La familia conserva un anuncio de aquella época en el que se indicaba su emplazamiento: 'Casa la más próxima a la fuente de hierro con vistas al mar y frente al paseo donde se celebran las verbenas'.

En los últimos cuatro años, El Sardinero ha perdido las pensiones Soledad y Margarita y el Hotel Colón

Viuda desde 1891, Felipa Brera se hizo cargo del Hostal París en 1903 aunque hasta 1911 lo mantuvo con el nombre de 'La Esperanza'. Pilar Martín Brera tomó las riendas del hotel en 1921, a la muerte de su madre. Estaba casada con Pedro Fernández. El Sardinero estaba entonces lleno de hoteles: Castilla, Inglaterra, Madrid, Suizo o Colina. El París nunca dejó de abrir en verano, pues solo en esta época estaba activo. Solo dejó de ser hotel en la Guerra Civil, cuando se convirtió en hospital.

El matrimonio Fernández-Martín tuvo seis hijos. Uno de ellos, Pilar, a la muerte de Pedro Fernández en 1957 paso a dirigir el hotel. Estuvo al frente hasta que falleció, en 1997. A esta le sucedió su sobrina Esperanza Fernández-Abella. En 2017 la sociedad Herederos de Pedro Fernández, arrendataria del hotel, ganó un pleito al grupo Sardinero que pretendió recuperar el edificio al entender que el contrato quedaba extinguido atendiendo a la nueva ley de Arrendamientos Urbanos que entró en vigor el primero de enero de ese año. El juzgado dio la razón a los inquilinos al estimar que la comunidad hereditaria seguía activa y, por tanto, los cuatro nietos podían seguir explotando el hotel.

El París en los años 20 del siglo pasado, con el viejo Hoyuela.
El París en los años 20 del siglo pasado, con el viejo Hoyuela. / DM .

Historia hotelera

A lo largo de los años esta familia hotelera adquirió varias propiedades como los edificios de las pensiones Soledad y Margarita, en la avenida de Los Castros, muy cerca de Piquío. La primera cerró en 2014 y la segunda en 2015. No solo ha perdido El Sardinero Soledad, Margarita y París, sino que en 2014 cerró el hotel Colón, en la plaza de Las Brisas, frente a Piquío. Un edificio de alrededor de 1920, con fachada remodelada en 1965. Es propiedad de los herederos del matrimonio José Diego-Aurora Martínez, que lo compraron en 1941 a los hermanos Rabagán. Entonces se llamaba Hotel Concepción.

El grupo hotelero Sardinero ha realizado importantes inversiones en sus establecimientos en las ultimas décadas. En el nuevo hotel Bahía gastó 12 millones de euros, en el Hoyuela 6 y en el Sardinero, incluido el amueblamiento, nada menos que 16, reconstruyendo y ampliando el edificio de 1915 de Eloy Martínez del Valle, que mejoró el primitivo, levantado en 1860.

Felipe Brera del Castillo se hace cargo del Hostal París. Sus tataranietos son los inquilinos actuales.

Fotos

Vídeos