«No sé el dinero que nos ha tocado, pero es una ilusión...»

Alberto Aja

Cinco trabajadoras del servicio de limpieza de Caminos se reparten dos décimos del segundo premio

Álvaro G. Polavieja
ÁLVARO G. POLAVIEJASantander

Charo no puede casi ni hablar de la emoción, pero sus cuatro compañeras ya se encargaban de hablar, saltar y celebrar por ella y por todas las demás personas que han asistido esta mañana con una sonrisa al momento en que este grupo de cinco limpiadoras de la Facultad de Caminos de la Universidad de Cantabria han recibido la gran noticia: dos de los décimos que compartían han sido agraciados con el segundo premio del sorteo de Lotería.

Ver más

Lloros, risas, abrazos, besos, gritos... La alegría se ha desbordado en la tercera planta de la facultad. Charo Concha, una de las trabajadoras agraciadas, era de las más emocionadas al recibir la noticia: «Yo me he enterado por las compañeras, que han subido a decírmelo, que nos habían tocado dos décimos del segundo premio entre cinco compañeras. No sé el dinero que es pero bueno, una ilusión... Me emociono porque este año he perdido a una hermana y todo no van a ser penas... Se lo dedico a ella.»

Su compañera Lucía del Solar Herrán también ha conseguido centrarse un momento para atender a este periódico. Difícil, porque no todos los días se lleva una alegrías como ésta, pero Lucía ha conseguido contener la emoción: «Yo no me había enterado. Al pasar por conserjería me han dicho que había tocado un segundo premio aquí, y cuando he subido otro compañero me ha dicho que estaban mis compañeros brincando. Ahí he pensado que si les había tocado a ellas también me había tocado a mí, y así es».

Un premio que puede calificarse como fruto de la constancia, porque la de compartir participaciones en este sorteo es una dinámica habitual entre ellas: «A la lotería jugamos todos los años, unas veces más otras veces menos, pero todos los años participamos con el de la Universidad y otros, dos o tres décimos según los que juguemos. Esta vez nos habíamos repartido dos décimos entre cinco, me parece que los jugamos a ocho euros. Y nos ha tocado a las cinco compañeras.»

Cuestionada por qué supone para ella este premio, Lucía del Solar afirma el dinero será una ayuda para su familia: «¿Expectativas? Muchas. Gracias a Dios en mi casa a mi marido y mi hijo mayor no les falta trabajo, pero al menor lo tengo estudiado fuera, así que este premio nos va a venir muy bien para que nos sea más fácil ayudarle». También podrá hacerle un regalo muy especial a su padre, de 92 años, que cumple años el día de Navidad. Estas serán sin duda alguna unas fiestas muy especiales para estas cinco afortunadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos