La auditoría del Puerto advierte un ajuste de 1,1 millones por Marina de Santander

Puerto Deportivo Marina de Santander. /Antonio 'Sane'
Puerto Deportivo Marina de Santander. / Antonio 'Sane'
Santander

La Intervención General del Estado emite un informe «favorable con salvedades» correspondiente a 2016 después de reseñar, un año más, los desfases

Isabel Arozamena
ISABEL AROZAMENASantander

Como en años anteriores, nuevamente la auditoría de las cuentas anuales de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), emitida por la Contabilidad General del Estado, revela una serie de desfases presupuestarios que se deben corregir, principalmente motivados por la falta del cien por cien de los ingresos que debería aportar la sociedad del puerto deportivo Marina de Santander en concepto de tasas impagadas. En las cuentas correspondientes a 2016, los auditores advierten de la necesidad de un ajuste de más de 1,1 millones, lo que supondría el aumento de pérdidas en igual cantidad.

El informe publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y firmado por la interventora regional Ana Jiménez García, emite una opinión de auditoría «favorable con salvedades» debido a la situación de Marina de Santander. En este sentido, la Intervención señala que «para mostrar la imagen fiel de la situación patrimonial del Puerto de Santander, las cuentas anuales deberían mostrar la situación real» de Marina de Santander, «bien con un deterioro total de su saldo como deudor o bien, directamente como pérdidas de créditos incobrables».

En todo caso, indica que procedería un ajuste de -1.161.985 euros del saldo de deudores. Según consta en la memoria, el deudor «más significativo» de la Autoridad Portuaria es el puerto deportivo ubicado en Raos, cuya deuda exigible a 31 de diciembre de 2016 ascendía a 8.354.520 euros, de los que sólo se encuentran provisionados 7.192.534 euros. Por ello, la auditoría apunta que «resultaría procedente» ampliar la dotación por el importe de la diferencia, es decir, 1.161.985 euros.

Esta «salvedad» ya se ha recogido en anteriores informes de auditoría de cuentas anuales «sin que se haya procedido a su rectificación», recuerda la Intervención, así como que el embargo existente sobre Marina de Santander, formalizado el 30 de marzo de 2016, «no es óbice para no provisionar la totalidad de la deuda» sino que, al contrario, «reafirma su necesidad».

Ya el pasado año, en la auditoría correspondiente a 2015, los auditores apreciaron que las cuentas debieran incluir una provisión completa de la deuda. «Esta salvedad ha sido puesta de manifiesto en anteriores informes... sin que se haya procedido a su rectificación», puntualizaron los auditores. Y, nuevamente, inciden en ello. El ajuste en el anterior informe ascendía también a 1,1 millones del saldo de deudores.

De haberse producido esta anotación, las cuentas finales del ejercicio de 2016 de la Autoridad Portuaria de Santander hubieran terminado en números rojos, ya que el beneficio declarado ascendió a la cantidad de 459.971 euros, frente a los 257.553 millones de 2015.

Durante el pasado año la cifra de negocios pasó de 19 millones a 18,6 millones y los ingresos por tasas portuarias se mantuvieron en 16,2 millones de euros, similares al ejercicio anterior.

El Gobierno, segundo deudor

El Gobierno de Cantabria es el segundo deudor más importante de la Autoridad Portuaria en concepto de tasas, recargos de apremio e intereses de demora. A 31 de diciembre de 2016, su deuda ascendía a algo más de 1,4 millones de euros, el 14% de la deuda exigible total. Este importe pendiente de cobre se corresponde con liquidaciones devengadas por la Ciudad del Transportista. Actualmente se hace cargo de la deuda la unidad gerencial de la Dirección de Transportes que «aunque con retraso, viene pagando regularmente», señala el informe.

Fotos

Vídeos