El Ayuntamiento reclama más de 7.000 euros al asistente de Tatiana Yáñez-Barnuevo

Tatiana Yáñez-Barnuevo, en rueda de prensa. /María Gil Lastra
Tatiana Yáñez-Barnuevo, en rueda de prensa. / María Gil Lastra

La cantidad corresponde a lo cobrado por los 10 meses de trabajo en los que tenía que haber acudido a su puesto en el Consistorio y no lo hizo

VIOLETA SANTIAGOSantander

El Ayuntamiento de Santander le ha reclamado a Francisco Seguido Sánchez, auxiliar contratado por el grupo municipal de Ganemos, los 7.150 euros que percibió en 2017 de la Administración local sin haber ocupado su puesto laboral entre los meses de enero -cuando tomó posesión de la plaza- y el de noviembre, momento en que fue cesado por la alcaldesa Gema Igual. A Seguido Sánchez se le han dado diez días para restituir esa cantidad en una cuenta municipal desde que reciba la notificación oficial. De no hacerlo, el Ayuntamiento iniciará contra él un procedimiento de ejecución forzosa.

Según pudo saber este periódico, el procedimiento de cese del trabajador es firme por la vía administrativa. El expediente de reclamación de haberes se inició el pasado 23 de enero y el asistente de la concejala Tatiana Yáñez-Barnuevo presentó alegaciones que han sido valoradas por el Servicio de Inspección, Evaluación y Calidad del Consistorio, que las ha desestimado todas. La función de Seguido era apoyar en su labor a la citada concejala, portavoz y única edil del grupo de Ganemos Santander Sí Puede, que le fichó tras haberse constituido en grupo y haber expulsado del mismo a Antonio Mantecón, quien fue cabeza de lista bajo estas siglas.

Todas las organizaciones políticas tienen derecho a ayuda económicas de las arcas municipales para desarrollar su actividad. En esta legislatura, tras crearse los grupos de Ganemos y Ciudadanos (que antes compartían el Grupo Mixto con el edil de Izquierda Unida), estos tres partidos se repartieron porcentualmente un auxiliar. A Ganemos le correspondía un 40% de jornada laboral, a Ciudadanos otro 40% y a IU, el 20% restante.

Si el expedientado no abona la cantidad en el plazo de 10 días, se irá a una ejecución forzosa

Durante la instrucción del expediente, Seguido se defendió diciendo que su destitución responde a una maniobra política para perjudicar a Ganemos, que él es una víctima colateral del enfrentamiento que mantiene su grupo con el equipo de gobierno local, que no responde a una decisión del departamento de Recursos Humanos del municipio, y que él puede ser despedido por la concejala que le contrató, pero no por la alcaldesa.

Sin embargo, el citado servicio municipal le contestó que el expediente responde al hecho de que no ha cumplido su horario de trabajo, algo probado por la Conserjería de la institución, que no le encontró en el despacho de Ganemos en días distintos a horas distintas durante varios meses. Ni él por su parte, ni Tatiana Yáñez-Barnuevo, han aportado ninguna evidencia de que sí había acudido al lugar en que debía desempeñar su trabajo pese a que se lo reclamaron los medios de comunicación en una comparecencia de la edil.

El ayudante también argumentó que el procedimiento de cese es ilegal y que se le ha denegado el acceso a documentación. A las dos reclamaciones se le respondió que el interesado confunde el procedimiento de reclamación de haberes con uno disciplinario y que el Ayuntamiento no le ha aplicado ni un expediente disciplinario ni uno sancionador.

Seguido Sánchez expuso que él es una víctima del enfrentamiento entre Ganemos y el PP

Por el contrario, en el expediente se le insiste en que la jornada laboral efectivamente realizada desde que tomó posesión es igual a cero, por lo que cabe reclamarle el 100% de lo que ha cobrado de las arcas públicas.

Cese en el boletín

Este caso trascendió a mediados del pasado mes de diciembre, cuando se publicó en el BOC (Boletín Oficial de Cantabria) el despido. La portavoz del grupo de Ganemos reivindicó a su auxiliar como un «experto investigador de la corrupción del Ayuntamiento».

Al cese en cuestión, la edil respondió 48 después con el anuncio de la presentación de una demanda contra el primer teniente de alcalde, César Díaz, a quien acusó de una «desastrosa tramitación» de los expedientes municipales en la obra del número 57 de calle del Sol, edificio que se derrumbó parcialmente en julio. Yáñez-Barnuevo enmarcó la actuación del equipo de gobierno en una supuesta campaña de acoso por parte del PP, a quien molestaría su acción política en el Consistorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos