El Ayuntamiento restaura una talla gótica que sobrevivió al incendio de 1941

El Ayuntamiento restaura una talla gótica que sobrevivió al incendio de 1941

Expuesta en el museo de la torre de la catedral, es de madera y, en origen, estuvo coloreada. Ahora ha sido sometida a un tratamiento especial

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Expertos contratado por el Ayuntamiento han restaurado una talla gótica de una Virgen, del siglo XIV, que ocupaba antiguamente una hornacina en la fachada oeste de la catedral y sobrevivió al incendio de 1941 que arrasó el centro urbano, destruyendo gran parte del casco histórico y del patrimonio artístico de la ciudad. La empresa que ha realizado los trabajos de restauración ha sido Gestión y Restauración de Arte y Patrimonio S. L. y el importe de los trabajos ha sido de 1.859 euros.

La imagen, que es una de las escasas piezas que se conservan de la zona afectada por el incendio y que estuvo durante años guardada en el interior del templo catedralicio, puede ahora contemplarse de nuevo y ya restaurada en el museo montado en la torre de la catedral, donde se exponía desde la apertura de este espacio.

DATOS DE INTERÉS

uMaterial
Realizada en madera de tilo. Siglo XV.
uPropiedad
Catedral de Santander, por donación.
uDaños
Ataque de polilla y otros xilófagos.

Según ha explicado la concejala de Cultura y Turismo, Miriam Díaz, se trata de una pieza excepcional, de madera de tilo, que se cree que fue tallada en Inglaterra y adquirida por algún comerciante de Santander del linaje Escalante, que la donó a la entonces iglesia colegial de los Cuerpos Santos. La talla, que además de sobrevivir al incendio del 15 de febrero de 1941 había sufrido el ataque de la polilla y otros xilófagos, se guardó durante algún tiempo en el interior de la catedral hasta su exposición en el museo de la torre.

Ahora, con el fin de garantizar su conservación futura, ha sido sometida a un tratamiento para asegurar su pervivencia. Los trabajos, que se han realizado entre los meses de junio y julio, han incluido la limpieza de polvo y residuos adheridos, la desinfección de xilófagos en la madera, un estucado de nivelación mediante ceras, la hidratación de la madera, consolidación y un acabado de protección con aceite de linaza.

Finalizadas esas labores de conservación, la talla vuelve a exponerse ya en la torre de la catedral, donde puede ser contemplada por los visitantes junto al resto de piezas y elementos que se exhiben en el Centro de Interpretación de la Historia de la Ciudad.

Restauración de escudos

El tratamiento realizado en esta imagen se enmarca en una política de recuperación del patrimonio cultural de Santander que, en el caso de la torre de la catedral, ha incluido también en el último año la restauración de un tesorillo de monedas medievales y una colcha sacramental filipina del siglo XVIII.

También se está trabajando en la recuperación de varios escudos heráldicos depositados en dependencias municipales, procedentes en su mayor parte del antiguo convento de San Francisco, que se ubicaba en el solar actualmente ocupado por el ayuntamiento y el mercado de La Esperanza.

El objetivo es «recuperar, conservar el patrimonio histórico-artístico del municipio como un elemento más de dinamización cultural que se sume al resto de atractivos turísticos que ofrece la ciudad», explica la concejala.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos