El Banco de Alimentos espera llegar este sábado a las 275 toneladas con la 'Gran Recogida'

Dos voluntarias meten las bolsas a las cajas de recogida en un Supermercado Lupa /Javier Cotera
Dos voluntarias meten las bolsas a las cajas de recogida en un Supermercado Lupa / Javier Cotera
Cantabria

Este viernes arrancó la iniciativa solidaria para recoger alimentos y productos de higiene por toda Cantabria con un elevado apoyo ciudadano

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

'¿Quiere colaborar con el Banco de Alimentos con lo que pueda?' Si este sábado le hacen esta pregunta a la entrada de un supermercado, debe saber que la donación servirá para cubrir las necesidades de 24.000 personas que viven con graves carencias en la región y que han sido derivadas al Banco de Alimentos desde los servicios sociales del Gobierno de Cantabria. A las nueve de la mañana del viernes, los voluntarios ya estaban en sus puestos. Conocían muy bien su misión: informar, sin atosigar, a los clientes que entraban en alguno de los 115 establecimientos que en Cantabria colaboran este año con la 'Gran Recogida', una campaña que comenzó este viernes y que se extenderá todo el sábado, y que se organiza de forma simultánea a nivel nacional.

En la quinta edición de esta campaña solidaria existen muchos indicadores por los que alegrarse sobremanera: «Nos estamos superando, con 800 voluntarios, 200 más que el año pasado, y la gente sigue apuntándose. Calculamos que a este ritmo superemos la cantidad de alimentos del año pasado en un 20% y lleguemos a recolectar 275 toneladas de comida y otros productos», señalaba Francisco del Pozo, presidente del Banco de Alimentos en Cantabria, al cierre del último turno de ayer.

De esta forma, la 'Gran Recogida' crece cada año en abundancia. En 2016 se recogieron 220 toneladas y en esta edición se aspiraba a reunir 270 toneladas, pero la cifra se quedará pequeña, según las estimaciones de la organización.

El reto de involucrar a 600 voluntarios es otra de las cifras que se ha superado con creces. «La gente en Cantabria es muy generosa con su tiempo y con sus donaciones. Nuestra organización se pone manos a la obra para colaborar a reducir las situaciones de emergencia social», explicó del Pozo.

Bajo el lema 'Cuento contigo. Pequeños gestos que dan vida', la campaña solidaria del Banco de Alimentos llenará las despensas de personas sin recursos con productos para pasar el invierno y el resto del año. Botes de legumbres cocidas, aceite, azúcar, pasta, arroz, leche, potitos de bebés, pañales, café, aceite, cereales y productos de limpieza son algunas de las principales demandas. Se piden productos no perecederos, para no perderlos y con fecha de caducidad a medio o largo plazo.

Solidarios

«Con todo lo que gastamos a lo tonto, ¿cómo no voy a contribuir con un gasto de dinero en algo que sí es importante?», explicaba Candela González, una compradora solidaria en el supermercado Dia, en La Albericia, al entregar su donación.

«Ninguno de los compradores pone pegas, salvo casos muy excepcionales; a los que acuden a la compra les parece buena idea y se anima a colaborar con un kilo o dos de alimentos o una o varias bolsas. Los contenedores se van llenando muy rápido», indicaba la voluntaria Carmen Bermúdez, que hacía su turno, este viernes, en el Lupa de la S-20. Efectivamente, tan solo habían pasado dos horas desde el pistoletazo de salida de la 'Gran Recogida' y los contenedores ya comenzaba a rebosar.

Los voluntarios explicaron que participar es una experiencia satisfactoria. «Vamos poco a poco, la gente colabora con los medios que puede», apuntó Elena Cámara, voluntaria. «Se trata de echar una mano», añadía María José Lapuente, voluntaria en su primera 'Gran Recogida', que acababa de empezar su turno, con algunos nervios, en el Lupa de El Sardinero. «Ya conocía la iniciativa de otros años. Relleno la bolsa con productos variados, no perecederos, pensando un poco en los distintos miembros de una familia», explicó Cecilia Torralba.

Siempre hay bajas de última hora y la organización se ocupa de cuadrar los turnos para que los equipos de los supermercados no se queden cortos. Cada grupo nombra un coordinador, informan a los clientes, recogen y clasifican los alimentos.

«La gente se vuelca con la campaña. En Laredo, Castro Urdiales y Reinosa hemos notado especialmente el aumento de voluntarios, que es proporcional al incremento de donaciones. Hemos comprobado que en los supermercados donde no han llegado voluntarios, la recogida disminuye», explicó la coordinadora María Calvo, y dijo que, «cuantas más manos, mejor».

A partir del dominfo comenzarán las labores de clasificación de los alimentos en la nave de Tanos, cedida por el Gobierno de Cantabria. Estas labores se realizan durante los fines de semana. Este año contarán con el apoyo logístico del Centro Retro y la empresa de logística y formación profesional Integra2.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos