En busca de la OLA perfecta

Los vecinos opinan sobre los cambios que pretende introducir el Ayuntamiento de Santander para hacer una OLA menos restrictiva. / Foto: Javier Cotera | Video: Pablo Bermúdez

'Zonas verdes' exclusivas para residentes, prohibir las motos gratis en las plazas para turismos y hasta construir parkings verticales. Éstas son algunas de las ideas que las asociaciones de vecinos de Santander trasladarán al Ayuntamiento en la reordenación del estacionamiento de pago en superficie

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Se avecinan cambios en la OLA de Santander. Los problemas de aparcamiento de muchos residentes de la capital han empujado al Ayuntamiento a buscar soluciones para uno de los males endémicos de la ciudad. Una solución pasará por ampliar el radio de acción de las tarjetas de residentes en las zonas más saturadas. Pero aprovechando que hay una nueva empresa adjudicataria de la zona azul, se harán más modificaciones «puntuales», aún por determinar, para reducir el tiempo que pasan los conductores dando vueltas para aparcar.

El abanico de posibilidades que se abre ahora es muy amplio, si tenemos en cuenta las sugerencias de las asociaciones de vecinos y que la última vez que se modificó la ordenanza fue en 2014 , a petición de los de Tetuán. 'Zonas verdes' reservadas para residentes y una mejor proporción entre el «número de tarjetas» otorgadas y plazas disponibles son algunas de las que más se repiten. Según datos facilitados por el Ayuntamiento de Santander, en la actualidad hay alrededor de 10.000 tarjetas para residentes (en el montante se incluyen también las concedidas a comerciantes), mientras que el número de plazas reguladas de pago se acerca a las 7.000. Un desfase de 3.000 que varía según las zonas de la ciudad.

Prohibir aparcar gratis a las motos en los huecos para los coches, estacionamiento a precio de OLA en aparcamientos subterráneos infrautilizados y hasta el 'parking vertical', son otras ideas que aportan colectivos vecinales consultados por este periódico, y a los que el Ayuntamiento todavía tiene pendiente llamar para aportar sus ideas al proyecto. En los análisis de las distintas alternativas se está contando con el Grupo de Investigación de Transportes de la Universidad de Cantabria.

Entre las zonas más saturadas (según el último cómputo, facilitado en marzo) se encuentra la 2, que comprende el entorno de San Fernando y Cuatro Caminos, que cuenta con 593 tarjetas por 305 plazas. En la zona 8 (Castilla-Hermida), hay 1.416 tarjetas tarjetas para residentes y 901 plazas de aparcamiento, y en la 10 (el entorno de las calles Cisneros y Cervantes) hay 215 plazas para casi 500 tarjetas.

De momento, el Ayuntamiento valora la posibilidad de adoptar medidas similares a las implantadas durante las obras de la calle Cisneros, cuando se acordó permitir a los residentes aparcar en zona OLA inmediata a la suya, funcionando como una única zona.

Esas fronteras invisibles

Así las cosas, la hartura de los que viven en esos barrios con el doble de tarjetas que de plazas podría suavizarse si, tal y como se anuncia, se les permitirá ir a aparcar a zonas de OLA cercanas que no son la suya. Es el caso de Francisco Javier, que vive en la calle Floranes y muchas veces no le queda otra que «ir a General Dávila o hasta a Los Castros». Para él, una solución a la saturación de su calle sería que se ampliara el radio al grupo Amaro y a todo Perines y Porrúa, «como antes, pero luego se puso un corte y empezaron los problemas».

Esas fronteras invisibles marcan la diferencia entre la calidad de vida del conductor que vuelve a casa y el que admite que su vida «es un infierno», dice María, recién trasladada a Cisneros, donde aparcar es «superdifícil. Das vueltas y vueltas. Y si no tienes tarjeta todo se complica, cada dos horas tienes que moverlo…». Su solución -de lógica- pasaría por crear «más zonas de aparcamiento; lo que no sé es de dónde se sacan, pero eso compete al Ayuntamiento».

Ideas de las asociaciones de vecinos

El Ayuntamiento asegura que a raíz de «solicitudes puntuales» planteadas por algunas asociaciones «se están valorando mejoras» que faciliten el aparcamiento de residentes en zona OLA.

Si hablamos de ideas para mejorar la OLA, las asociaciones de vecinos plantean soluciones variopintas. Aquí va una batería:

Ricardo Sáinz, presidente de la Fecav «Aparcar con tarjeta de OLA en los parkings subterráneos vacíos»

«Dos cosas tenemos muy claras: el aparcamiento en superficie tiene que ser para residentes y el Ayuntamiento no puede dar más tarjetas que coches pueden aparcar», dice Ricardo Sáinz, que piensa que la concesión de tarjetas debería limitarse a una por hogar, «aunque tengan dos o tres coches. Si no, estoy quitando a otro de aparcar». Otra idea interesante que plantea la Fecav es que se permita aparcar en los parkings subterráneos infrautilizados con la tarjeta de residente sin subir el precio. «Tenemos dos que están vacíos totalmente, el de Mendicouague y el de la Residencia Cantabria. Al primero podrían ir los de Porrúa, General Dávila y los juzgados, que se limite el tiempo pero que no paguen más. Así estarían llenos. Es la mejor solución para esas zonas de OLA tan saturadas y además, que el ciudadano no se tenga que hacer cargo de los parkings que se hicieron mal en esta ciudad».

José Vélez, Asociación de Vecinos de Cisneros «La solución es el 'parking vertical', como en Chicago o Nueva York»

«Cisneros está mal, muy mal. Han ido quitando plazas por el Metro TUS y mil historias más y ahora no hay dónde aparcar. La solución no es fácil», lamenta Vélez, que vive en una zona que se está saturando ahora por los coches 'rebotados' del centro-centro, «se vienen al centro relativo», dice, mientras lanza una propuesta que le parece la solución perfecta: «el 'parking vertical'. Para que aparquen todos, vecinos y foráneos, y a bajo coste. Ya se ha puesto en práctica en Chicago y Nueva York, con un resultado fantástico». A quien le suene raro, Vélez le contesta que «no hay que tener miedo a plantear cambios que puedan solucionar un problema serio como el que tenemos».

Ricardo Alea, AAVV de Pombo, Cañadío y Ensanche «Que se implante la 'zona verde', exclusiva para residentes»

Primero: «¿A qué viene esto ahora?», se pregunta Alea, presidente de una asociación vecinal que cubre buena parte del llamado centro-centro, desde la Porticada a Puerto Chico y de Pereda a Sol, «llevamos años con esta historia, y ahora adjudican la OLA por cinco años y sin consultar a las asociaciones», se queja. Aún no le han llamado para que su colectivo aporte sus sugerencias, pero aprovecha para lanzar la de su asociación, «que nunca es tarde»: «un gran problema son las motos, que aparcan en la OLA donde les da la gana». Fuera con ellas, «o si no, que paguen». Teniendo en cuenta que esta zona ha perdido bastantes espacios con el Metro Tus, ve «correcto» que a los residentes se les deje aparcar en zonas aledañas. Pero, además, lanza otra propuesta: «somos de las pocas ciudades de España que no tienen 'zona verde', exclusiva para vecinos y, para el resto, que sea más cara que la azul cuando hay plazas libres. Esta es nuestra lucha».

Miguel Ángel López, AAVV Numancia «Que se unifiquen zonas para poder aparcar cerca de donde vivas»

Para los vecinos de Numancia la solución pasa por «unificar zonas OLA», de manera que en un barrio como el suyo «la gente pueda aparcar cerca de donde vive». Porque hay calles en este entramado que carecen de aparcamiento, como Burgos o San Luis, y la solución tiene que ser para todos. «En su día propusimos que la zona 4 y la 6 fuese una sola. A ver cómo se va a reorganizar, espero que quede parecido».

Roberto Hernández, AAVV Miralpuerto, de la C/ Castilla «Que la OLA se extienda por la calle Castilla de principio a fin»

La asociación Miralpuerto dice que la OLA cambió para bien la vida de los vecinos de la calle Castilla. «Estamos encantados», señala Roberto Hernández. «Desde que hay OLA el movimiento de vehículos es continuo, si necesitas parar en un bar o en una tienda ahora puedes hacerlo... Sí, se puede aparcar. Es raro que a dos calles no puedas hacerlo», comenta. El problema es que hay un tramo en la calle Castilla, el que llega a La Marga, que carece de OLA, «porque la asociación vecinal de allí no la quiso». Y ¿qué pasó? «que la sobrecarga de furgonetas dejadas días y días y de coches abandonados que sufríamos se fue para allí. Hay una bolsa de coches sin control ninguno». Su solución, es, por tanto, que la OLA se extienda por esta vía de entrada a Santander de principio a fin. «Hay mucha demanda de vecinos para que llegue hasta el final».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos