El nuevo itinerario del carril bici pasará por el centro de Santander

Gráfico
A. F.

El Ayuntamiento va a habilitar a finales de 2018 un nuevo trazado por las calles Hernán Cortés, Plaza Pombo, Porticada, Calvo Sotelo, Jesús de Monasterio, San Luis, Numancia o Vargas

DM .
DM .Santander

El carril bici de Santander pasará por el centro de la ciudad. Una vieja demanda de los usuarios habituales de bicicletas -que ahora tienen que pedalear por la periferia de la capital para llegar al núcleo urbano-, que se hará realidad a finales de 2018.

Colectivos vecinales afectados por el nuevo trazado dudan de la utilidad de este otro carril bici y lamentan «no haber sido consultados» en su diseño.

Para llevar a cabo esta actuación está previsto que desaparezcan en torno a 20 plazas de aparcamiento en la calle Padre Rábago y un centenar de las destinadas a motocicletas en la calle Vargas, para las que se buscará una alternativa en las calles aledañas.

En PDF

El nuevo itinerario de seis kilómetros de carril (tres de ida y otros tantos de vuelta) entre Puertochico y Valdecilla tendrá un presupuesto de 887.000 euros. El proyecto aún se está redactando para licitarlo en octubre y comenzar con las obras en el primer trimestre de 2018.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha explicado este miércoles que el nuevo carril «será fundamentalmente de transporte» al ser el primero que se adentra en el entorno urbano, a diferencia del resto, que al transcurrir por el borde de la ciudad se destina principalmente al ocio.

Leer más

Dos trazados

El itinerario de Puertochico a Valdecilla constará de dos trazados diferentes (ida y vuelta) que discurrirán casi en su totalidad «independientes a la calzada» o por calles con velocidad limitada a 30 km/hora, excepto a su paso por Calvo Sotelo y Jesús de Monasterio.

La actuación ayudará a aumentar la capacidad de aparcamiento para 190 bicicletas y a reducir los tiempos: los usuarios tardarán 12 minutos en cubrir los tres kilómetros del itinerario.

La intención es habilitar dos aparcamientos para bicicletas que estarán cubiertos y vigilados en Valdecilla y Las Estaciones (60 plaza cada uno), cinco aparcamientos modulares a lo largo del recorrido (14 unidades cada uno) y dos nuevos puntos de alquiler de bicicletas, en Valdecilla y en la plaza del Ayuntamiento.

Salida de Puertochico

El carril de ida irá por las calles Hernán Cortés, Plaza Pombo, Porticada, Puente, Calvo Sotelo, Jesús de Monasterio, San Luis, Numancia, Vargas (en sentido contrario por carril que se habilitará junto a la alameda), Padre Rábago y Valdecilla norte (aparcamiento cerrado al que se accederá con tarjeta y puesto de TUS-bici con 25 plazas).

El carril de vuelta, discurrirá por Padre Rábago, Vargas (con tráfico rodado al ser calle de bajada), Jesús del Monasterio, Calvo Sotelo, Ataulfo Argenta, Peñarbosa y Puertochico.

«Hacen lo que les da la gana sin consultar a nadie» Ricardo Alea | presidente de la asociación de vecinos de pombo-cañadío-ensanche

El presidente de la asociación de vecinos Pombo-Cañadío-Ensanche lamenta que en el diseño de este nuevo itinerario no se haya consultado a su colectivo, que representa a ciudadanos directamente afectados por el trazado. «Hacen lo que les da la gana sin consultar a nadie, siempre igual», ha dicho Ricardo Alea, que deja claro que «no estamos en contra de que se fomente el uso de la bici» pero piensa que existen otras maneras de armonizar la circulación dentro de la ciudad.

«Es más interesante que se limiten a 30 kilómetros por hora las calles del centro a andar haciendo carriles bici, y menos sin consultar a los vecinos», ha añadido. A su juicio, respetando los límites de velocidad sería suficiente para que coches y bicicletas circulen por sin problema por el centro de Santander.

«Las bicicletas deberían tener matrícula y seguro» Ramón Carrancio | presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Santander

Ramón Carrancio, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Santander, no ve negativo que se diseñen itinerarios adecuados para la circulación de bicicletas, pero piensa que, de forma paralela, tendrían que adoptarse medidas como la obligatoriedad de que vayan matriculadas y tengan su seguro. «Sobre todo porque este nuevo itinerario, por todo el centro, discurre por zonas por las que pasea mucha gente, y puede haber problemas».

También expresa sus dudas sobre el «tipo de ciclista» que acabará utilizando estos carriles bici. «Me parece bien si es para desplazarse por la ciudad, no tanto si acaba siendo utilizado como pista de entrenamiento» e insiste en la necesidad de que las bicicletas vayan identificadas «si de lo que se trata es que poco a poco vayan sustituyendo a los coches».

«El proyecto está bien, pero no nos gusta que desde Calvo Sotelo hasta San Luis las bicis tengan que compartir la calzada con los autobuses del Metro-Tus y los coches» Román Palacios | colectivo conbici

Por su parte, los colectivos ciclistas defienden el trazado aunque con algunos matices. «El proyecto que nos han enseñado está bien», admite Román Palacio, de ConBici. El principal problema que localiza se encuentra en la calle Calvo Sotelo. «Aquí las bicis tendrán que compartir calzada con los autobuses del Metro-Tus y los coches, y puede ser un problema para los ciclistas que estén menos acostumbrados», añade.

«Estamos expectantes con el trazado, que cogido el modelo de Madrid que señala la calzada y evita que las bicicletas 'invadan' las aceras para evitar el conflicto peatón-bici», finaliza.

Fotos

Vídeos