Emilio Botín estrecha la mano del arquitecto genovés Renzo Piano, momentos antes de presentar el proyecto definitivo del Centro de Arte. / Fundación Marcelino Botín

La luz y el agua, protagonistas del Centro Botín diseñado por Renzo Piano

  • El presidente de Banco Santander espera que complejo acoja a 150.000 visitantes en su primer año y se convierta en referencia mundial

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, espera que el Centro Botín acoja a 150.000 visitantes en su primer año (2014), y se convierta desde el primer momento en un centro de arte de “referencia mundial” y “pionero en la formación de creatividad”. Botín está presentando en estos momentos en Santander, junto al arquitecto encargado del diseño del edificio, Renzo Piano, y las autoridades cántabras el que será uno de los iconos de la ciudad.

La luz y el agua serán protagonistas en el edificio diseñado por Piano, y es que, no todo el Centro Botín estará sobre el suelo, una buena parte de él sobresaldrá hacia el mar porque el edificio “pertenece al mar”, ha señalado Piano, quien a través de varias infografías ha demostrado que la altura de la infraestructura no sobrepasará la de los árboles.

El arquitecto genovés ha explicado que el edificio, de 6.500 metros cuadrados separados en dos volúmenes y unidos por una pasarela, se levantará sobre el muelle de Albareda, no sobrepasará la altura de los árboles de los Jardines de Pereda, e irá ubicado en el extremo este del actual aparcamiento del Ferry. Piano ha comparado, a través de diapositivas, la parte frontal acristalada del centro Botín con la sede del periódico New York Times. Además, se creará una plaza y unas sala diáfana de 2.200 metros cuadrados.

Las obras, que comenzarán en el primer semestre de 2012, costarán 60 millones de euros y requerirán otros siete millones anuales para su mantenimiento. El centro contará con una zona dedicada a la formación y otra a la educación, con un teatro con alrededor de 300 asientos. Por debajo de los dos cubos discurrirá una plaza pública y abierta. “La gente se sentirá orgullosa de este edificio, no sólo desde el punto de vista arquitectónico, sino porque será un nuevo punto de encuentro”, ha dicho el arquitecto genovés.

La Fundación Botín, la mayor fundación privada de España, ha presentado el Centro de Arte Botín, con el objeto de convertirlo en un centro de arte de referencia mundial que además será pionero en la formación de la creatividad a través del arte. En palabras del presidente de la Fundación, Emilio Botín, será “un Centro verdaderamente global y local al mismo tiempo; pensado para que lo disfruten los de aquí, pero que al mismo tiempo traerá el arte de todo el mundo a Santander” y que tendrá “un efecto económico muy positivo y de atracción de turismo de calidad” para la región.

Emilio Botín y el prestigioso arquitecto Renzo Piano han dado a conocer hoy en la sede de la Fundación Botín las características del proyecto. La Fundación Botín, creada en 1964 por Marcelino Botín y Carmen Yllera para promover el desarrollo social de Cantabria, invertirá 62 millones de euros en la construcción de este Centro de Arte, que se levantará en un terreno de titularidad pública. El objetivo es que la Fundación Botín lo gestione en un régimen de concesión durante un máximo de 52 años, para lo cual ya se ha comprometido a invertir otros 7 millones de euros anuales que asegurarán una programación artística de primer nivel.

Renzo Piano, responsable de obras como el Centro Georges Pompidou en París o el Aeropuerto Internacional de Kansai en Japón y galardonado con el premio Pritzker entre otros reconocimientos, ha sido el encargado del diseño. Se trata de su primera obra en nuestro país, y servirá para revitalizar y recuperar una zona de Santander actualmente ocupada por un aparcamiento y que ha constituido una barrera física entre el centro histórico y el mar.