Carsten Höller protagonizará la exposición inaugural del Centro Botín en verano de 2014

/ Una de las obras del artista alemán.
  • Artista alemán de origen belga, estudió en Kiel y ahora vive en Estocolmo. Protagonizó el séptimo proyecto de ‘Unilever Series’ de la Sala de las Turbinas de la Tate Galler. Considerado uno de los artistas más aplaudidos internacionalmente, sus creaciones se configuran como una búsqueda de sensaciones psicológicas nuevas

Carsten Höller, uno de los artistas más importantes del panorama contemporáneo global, será el primer gran nombre del nuevo Centro Botín al convertirse en el artífice del proyecto expositivo inaugural en junio de 2014, según ha desvelado la Fundación Botín.

Höller, artista alemán de origen belga, estudió en Kiel y ahora vive en Estocolmo. Protagonizó el séptimo proyecto de ‘Unilever Series’ de la Sala de las Turbinas de la Tate Galler. Considerado uno de los artistas más aplaudidos internacionalmente, sus creaciones se configuran como una búsqueda de sensaciones psicológicas nuevas. Para ello intenta ir más allá en la frontera de la percepción humana creando espacios psicológicos diferentes. Höller también dirigirá uno de los talleres internacionales de la Fundación santanderina.

Vicente Todo ha anunciado, además, que el Programa de Artes Plásticas del Centro Botín girará en torno a los propios programas de formación e investigación de la Fundación. El 80% será contemporáneo. El Centro Botín, que abrirá el próximo verano, será «un centro de arte y un nuevo lugar de encuentro en Santander» que usará el arte para desarrollar la creatividad». En su construcción la Fundación Botín invertirá 80 millones de euros.

«Aquí y ahora, invertir en arte y cultura es más necesario que nunca. Este es el proyecto más social de la Fundación, y el más necesario», ha dicho Paloma Botín en sus palabras.

Carsten Höller es uno de los artistas más importantes del panorama contemporáneo internacional, según subrayó Todolí, presidente de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín. Será la primera gran presentación de Carsten Höller en España, un artista que busca la interacción con el espacio y el público, provocando sus emociones de forma que pasa a ser parte de la obra misma. Es el mejor ejemplo del arte que, en palabras de Paloma Botín, «hace a la gente mejor».

El Centro Botín, que será dirigido por Fátima Sánchez, supondrá el impulso definitivo para el Programa de Artes Plásticas que la Fundación Botín lleva desarrollando desde hace más de 25 años. Un programa que está considerado como uno de los más completos y ambiciosos del panorama artístico español y cuyos ejes principales ha detallado hoy Vicente Todolí, presidente de la Comisión Asesora de Artes Plásticas.

La formación a través de las becas y los talleres de artes plásticas, la investigación y catalogación del dibujo de los grandes maestros españoles y la divulgación a través de las exposiciones producidas desde la propia Fundación Botín que acogen estos proyectos, conforman esos ejes. Todo ello, dijo Vicente Todolí, unido a la colección de la propia Fundación, que reúne la obra de artistas, becarios y directores de taller.

La Fundación Botín ha contado hasta ahora con la Sala de Exposiciones y con Villa Iris para mostrar todas esas exposiciones. De hecho, Villa Iris se mantendrá vinculada a la formación artística, si bien se ampliarán a dos los talleres que en ella se realizarán al año. Pero desde el verano de 2014, la Fundación dispondrá ya de 2.500 metros cuadrados en las dos nuevas salas del Centro Botín. Ello permitirá consolidar el programa de Artes Plásticas y ampliar no sólo el número de exposiciones, sino el contenido de las mismas, así como mantener los objetivos marcados con ambiciosas producciones propias.

Todolí precisó que en la planta baja del Centro Botín siempre habrá una muestra de la colección que variará con cierta periodicidad, y que será un vínculo excelente para relacionar con el programa educativo. La colección ocupará un espacio flexible que, a lo largo del calendario anual, compartirá con las muestras dedicadas a los becarios y al dibujo.

La exposición de invierno, que también se situará en la planta baja, seguirá la línea de anteriores proyectos de la Fundación, de la que es un excelente ejemplo la actual, ‘El Arte en la época de Altamira’, realizada en colaboración con el British Museum. Con un contenido histórico, permite conocer un artista, un periodo histórico… bajo otra dimensión que ayuda a comprender y apreciar las propuestas más contemporáneas.

La planta superior del Centro Botín acogerá la muestra de los dos directores de taller y una exposición con marcada proyección internacional, que tendrá un carácter extraordinario por el contenido, por la importancia de los artistas o por las instituciones que colaboren para llevarlas a cabo. Realizada específicamente por la Fundación o en colaboración con importantes instituciones y profesionales, estará ligada al programa, al lugar y acercará a Santander grandes proyectos internacionales. Además, dentro de estas especiales exposiciones, se iniciará una línea relacionada con el paisaje, poniendo de relieve la íntima relación que el Centro Botín tiene con la Bahía de Santander. Se realizarán exposiciones de artistas que utilizan el paisaje como línea discursiva en su trabajo, y que no lo utilizan como telón de fondo.

Vicente Todolí explicó que lo detallado anteriormente corresponde a una programación tipo, lo cual no quiere decir que, en ocasiones, la magnitud e importancia de alguna de las muestras programadas pueda exigir que se ocupen todos los espacios o los exteriores del Centro Botín. En definitiva, el espacio estará al servicio del programa, no al revés, siendo todo lo flexibles que sea necesario.