«El Centro Botín cambiará vuestras vidas»

  • El arquitecto italiano, que visitó las obras durante el fin de semana, afirma que el edificio «se convertirá en un gran atractivo para la ciudad»

«¡Bellissimo! Todo va según los previsto». Un sonriente Renzo Piano abandonaba este domingo las obras del Centro Botín, después de haber pasado el fin de semana revisando la construcción del edificio del que es diseñador. Su balance, tal y como manifestó, no puede ser más optimista, pese a que, hoy por hoy, pueda resultar difícil de apreciar. «Ahora no puede verse en toda su dimensión, por las barreras y defensas que se han situado, pero la gente va a disfrutar mucho con este edificio -comentó-. Va estar terminado muy pronto. Este próximo verano estará hecho».

En cuanto a la evolución de los trabajos en los Jardines de Pereda, Piano se mostró encantado. «He pasado todo el día (por el sábado) visitando la zona junto al paisajista encargado del proyecto, Fernando Caruncho, que me ha hablado de cada uno de los árboles».

Para el arquitecto italiano, que destacó las bellas vistas de la bahía santanderina que podrán disfrutar los ciudadanos y visitantes, se trata de un «gran proyecto que va a cambiar vuestras vidas y que será un gran atractivo para la ciudad».

Han sido unos días de gran movimiento en Santander. A la presencia de Renzo Piano, se sumó la del presidente de Banco Santander, Emilio Botín, que mantuvo varias reuniones con el arquitecto. Además, durante la mañana de ayer, el alcalde de la ciudad, Íñigo de la Serna, visitó el edificio junto a Paloma y Carmen Botín y el presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, así como varios responsables de las obras del centro de arte.

Una de las novedades de la jornada de ayer fue la inspección que Renzo Piano realizó sobre las piezas de la fachada, que ya han comenzado a revestir la estructura del edificio. Se trata de piezas de cerámica nacarada, que conformarán el aspecto externo del centro. Una vez concluida la inspección, Renzo Piano abandonó Santander durante la tarde.

Por otro lado, el cineasta Carlos Saura siguió con mucho interés la filmación del documental que prepara sobre la construcción. El director aragonés fue el último en abandonar el edificio, en compañía de otros miembros de su equipos, y no dejó de dar indicaciones a sus colaboradores.

La presencia de Emilio Botín durante la doble jornada de visitas a las obras del centro de arte permitió que se desarrollase una nueva reunión del Patronato de la Fundación Botín que, con toda seguridad, será la última que tenga lugar durante este año. En el encuentro, celebrado en la tarde de ayer, se detalló el avance de las obras, con las aportaciones que ofreció Renzo Piano durante su visita a Santander.

Las obras del Centro Botín encaran su recta final. Apenas quedan seis meses para la inauguración oficial, sin que, por el momento, se haya hecho pública una fecha exacta.