La bailaora María Pagés, una de las artistas invitadas. / DM

Más de cien citas convertirán el entorno del Centro Botín en eje dinámico y vivo de la ciudad

  • Los renovados Jardines de Pereda y el nuevo anfiteatro acogerán de julio a octubre un programa ingente de conciertos, cine, teatro, muestras y talleres

Dinamizar la vida de Santander, ofrecer una ingente agenda en el que se funden lo cultural y social y el ocio, y configurar una actividad «continua, cosmopolita y abierta» son los pilares de la programación con la que arrancará la vida del Centro Botín y su entorno.

La cultura, el arte y la educación son los fundamentos de las actividades, más de un centenar, que se sucederán en cuatro grandes áreas entre el perímetro del doble edificio de Renzo Piano –aún en construccción– y los nuevos Jardines de Pereda. Este calendario en el que confluyen y se suceden conciertos, cine, teatro y citas escénicas, exposiciones y talleres, discurrirá desde el 22 de julio, fecha inaugural de los Jardines ampliados y renovados y del túnel, como ya se avanzó, y el próximo 10 de octubre. No es una propuesta que busque los grandes nombres, sino la empatía y la generación de actividad pública y ciudadana en un nuevo espacio para la ciudad, No obstante, la bailaora María Pagés, el cantante Tony Hadley, quien fuera vocalista de Spandau Ballet, el grupo pop Miss Caffeina, y la intervención artística de Carsten Höller, creador elegido para la muestra inaugural, son algunos de los referentes de la actividad.

La Fundación Botín, el Ayuntamiento y la Fundación Santander Creativa han impulsado este programa que supone la primera prueba de vida de lo que será el proyecto del Centro Botín, aunque la infraestructura que se construye frente a la bahía aún no tiene fecha de inauguración. El director de la Fundación, Iñigo Sáenz de Miera, se remitió a las palabras del presidente de la entidad, Emilio Botín, e insistió en que la apertura del centro se anunciará próximamente.

Por su parte, el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, no restó adjetivos ni dudó a la hora de calificar la programación de este verano, ligada al nuevo espacio ciudadano, como la más importante en la historia de la ciudad. Asimismo, se mostró convencido de que «no habrá ciudad en España en esta época que pueda ofrecer una vida cultural abierta a sus habitantes y al visitante» como la que albergará la capital cántabra en los próximos meses. Los representantes de este «ejemplo de colaboración» público privada matizan que además esta es una oferta «abierta, un actividad que llamará o generará más actividad y a la que aún están por sumarse otras citas en un calendario abierto».

De la Serna, asimismo, recordó que en mayo se darán a conocer otras dos programaciones complementarias y con entidad propia, paralelas a la revelada este lunes: aquella asociada al Mundial de Vela y, por ende, a la Semana del Mar, y la específica del verano.

El programa destinado al entorno del Centro Botín se celebrará en cuatro áreas principalmente: las de creatividad, en Alfonso XIII, cafetería y zona infantil; el corazón de los nuevos jardines y templete; el anfiteatro, ubicado en la nueva conexión ciudad-bahía generada tras las obras junto al edificio oeste, y la de las intervenciones artísticas. Anque la actividad se ha organizado conjuntamente, ambas entidades fragamentaron sus respectivos anuncios.

El Ayuntamiento volcará gran parte de la Semana Grande en esta agenda. Del 23 al 27 de julio, conciertos, talleres y citas teatrales se sucederán en estas zona, siempre al aire libre y de manera gratuita. A los conciertos de la banda municipal, se les sumarán las actuaciones de dieciséis bandas locales, la celebración de la Feria del Libro Viejo, el proyecto teatral ‘semillero’ de Espacio Espiral, o las citas con el microteatro de Teatro Expréss. Y además, parte de los contenidos de la VI edición de la Muestra de Artes Fantásticas y el ciclo de conciertos del conservatorio.

El director general de la Fundación Botín subrayó que la programación servirá de «pistoletazo de salida» para el Centro Botín. Los contenidos que corresponden a esta entidad se cifran en 67 acvitividades de cine, música y escena con un presupuesto de 600.000 euros.