El Centro Doctor Madrazo reabre con la idea de ser el faro cultural de Puertochico

Participantes en el taller de relatos, celebrado este martes en las renovadas instalaciones del centro / Sane
Santander

El pequeño teatro de las nuevas instalaciones municipales lleva el nombre de Isaac Cuende y el edificio cuenta con zona infantil, dos salas de exposiciones y biblioteca

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Puertochico ha recuperado uno de sus edificios más representativos. La antigua almotacenía, la vieja lonja del pescado, que hace treinta años fue reconvertida en Centro Cultural ha sido totalmente reformada, adaptándola a los nuevos tiempos. Su pequeño teatro lleva desde ahora el nombre de Isaac Cuende, en recuerdo del fallecido dramaturgo.

El centro reabre como faro cultural de Puertochico, una zona en la que no todo son bares. Detrás del Centro Madrazo está la galería de Estela Docal; en la calle del Sol están las galerías de Juan Silió e Inder Espacio, de Luisa Díaz; en Santa Lucía, la galería Siboney de Juan Silió; en Daoiz y Velarde, la sala José de la Fuente, y en el Paseo de Pereda, la sala Pereda 36, de Elena Acebo. Hay dos espacios más dedicados la exposición y venta de cuadros, como El ducado, de Paqui Ceballos, y La central 1897, de Nieves Fernández Pardo, ambas en la calle Gándara.

El Centro Cultural Doctor Madrazo siempre fue la sede del Cronista Oficial de Santander, Benito Madariaga de la Campa, y en este edificio estuvo expuesto el despacho del insigne médico y humanista que da nombre al centro, mobiliario ahora instalado en el Palacio de la Magdalena. El primer director del centro, que en ese momento era sede del archivo fotográfico municipal, fue Alfonso Suárez. Hoy lo dirige la artista Sara Huete, que ha montado en la primera planta una exposición con los trabajos realizados por los alumnos del curso de grabado realizado en 1995 dirigido por Daniel Gutiérrez Adán. En la sala de la planta baja se muestra una selección de obras de la colección del Centro, donados por los cientos de artistas que han expuesto en el recinto.

En la última planta se aloja la biblioteca, que sigue recibiendo donaciones de libros de los santanderinos. Los volúmenes repetidos van a otras de las cinco bibliotecas de la red municipal. Como explica la alcaldesa Gema Igual, «las instalaciones remodeladas permitirán potenciar y relanzar su actividad para convertirse en un espacio más dinámico y atractivo para los vecinos, que actúe como punto neurálgico de actividad para el barrio de Tetuán y el entorno de Puertochico». La concejala de Cultura, Miriam Díaz, acompañó a la alcaldesa en la reapertura y el homenaje al dramaturgo, actor y director de teatro Isaac Cuende, fallecido en octubre de 2015 y que da nombre al auditorio del centro cultural, tal como reza la placa descubierta por su viuda, Rosa Gil.

La remodelación del centro ha supuesto una inversión municipal de 467.000 euros y ha incluido la redistribución de espacios, la instalación de un ascensor y la mejora integral de la biblioteca y del auditorio, entre otras actuaciones. En la década de los setenta fue lugar de encuentro para los intelectuales y acogió recitales de Alberti o José Hierro. Y en sus salas estuvo un pequeño museo de Manuel Cacicedo, escultor de San Román de la Llanilla.

Programas de apertura

El auditorio ha sido dotado de los recursos técnicos para propuestas de pequeño y medio formato, como recitales, proyecciones, conciertos acústicos y teatro. Las mejoras en los espacios se acompañará «de un refuerzo de los contenidos» y ya se han programado las primeras actividades para festejar la reapertura del Centro.

A lo largo de esta semana hay teatro, música y talleres. Hoy, a las 12.00 horas, Hilo Producciones pondrá en escena 'Sancho Panza visita el Centro Cultural'; y el viernes, a las 20.00 horas, Los Arrancacorazones ofrecerán un 'Concieríntimo'. También se han programado varios talleres para niños y jóvenes: de escritura creativa, con Juan Morán, y de ilustración creativa, con Cecilia Álvarez de Soto.

Fotos

Vídeos