«¿Cuántos árboles se han talado en la finca de Reina Victoria?»

Estado en el que se encontraba ayer la finca de Reina Victoria en la que los propietarios se han «excedido del permiso». /Celedonio Martínez
Estado en el que se encontraba ayer la finca de Reina Victoria en la que los propietarios se han «excedido del permiso». / Celedonio Martínez

La asociación ecologista ARCA pide explicaciones al Ayuntamiento sobre la propiedad en la que se ha realizado una «corta masiva»

V. S.Santander

Ya hay un expediente municipal en marcha sobre los propietarios de la finca número 28 de la avenida de Reina Victoria, pero la Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA) le ha preguntado al Ayuntamiento cuál ha sido el número de árboles de medio y gran porte talados y las especies arbóreas a las que pertenecían.

La cuestión ha sido planteada por la asociación que lanzó la alerta sobre una tala que califica de «masiva», realizada en los últimos días a pocos metros del lugar en que existía una bolera, zona que fue remodelada. Según informó el martes el concejal de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós, los propietarios tenían autorización para limpiar, desbrozar y podar en su terreno, pero la Policía Local levantó una denuncia al comprobar que se había «excedido el permiso» concedido, por lo que el Ayuntamiento adoptará a partir de ahora «las medidas que correspondan a las infracciones cometidas».

ARCA ha lamentado públicamente la «total indefensión en la que se encuentran jurídicamente los árboles urbanos de toda Cantabria». Para la asociación ecologista «no es aceptable ni propio de estos tiempos seguir considerando a los árboles como simple mobiliario urbano, al igual que bancos, papeleras o semáforos, que puedan ser talados cuando se desee», porque «aportan muchos beneficios a la salud de la población y el clima y absorben ruidos», además de que contribuyen a naturalizar el paisaje urbano.

Explicaciones oficiales

ARCA ha pedido explicaciones oficiales sobre la persona o entidad propietaria de la finca en la que se ha procedido a la tala, con qué finalidad y con qué criterios técnicos se ha realizado y si se ha realizado un informe sobre la repercusión de la corta del arbolado en el paisaje del entorno de la bahía.

La asociación también ha demandado al Ayuntamiento que ponga fin a la improvisación «e irresponsable» ligereza con que se ponen y quitan árboles «como si se tratara de simples postes. Los árboles son seres vivos a los que hay que dejar que se desarrollen. Para ello es necesario planificar a medio y largo plazo lo que se pretende conseguir en los espacios urbanos». La organización verde aprovechó para recordar que Cantabria es una de las pocas comunidades que carece de una ley de protección del arbolado urbano. ARCA elaboró una propuesta que llevó al Parlamento regional en 2016 que no salió adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos