El PP le dice a Casares que es «preocupante» que no sepa lo que es una baja temeraria

Daniel Portilla, concejal de Contratación del Ayuntamiento de Santander./Javier Cotera
Daniel Portilla, concejal de Contratación del Ayuntamiento de Santander. / Javier Cotera
Santander

«La baja es temeraria si supera en diez puntos la baja media de todas las ofertas presentadas, no es temeraria porque le parezca a Casares», dice el concejal de Contratación

DM .
DM .Santander

El concejal de Contratación del Ayuntamiento de Santander, Daniel Portilla, ha respondido con firmeza al portavoz municipal del PSOE, Pedro Casares, quen ha criticado las «bajas temerarias en las últimas adjudicaciones de obras y servicios del Ayuntamiento de Santander. Portilla dice que es «preocupante» que Casares, «desconozca a estas alturas lo que es una baja temeraria» y ha recalcado que todas las adjudicaciones que realiza el Ayuntamiento de Santander cuentan con informes técnicos favorables.

El responsable municipal de Contratación ha resaltado que las licitaciones del Ayuntamiento y las adjudicaciones son el resultado de expedientes que tramitan los servicios municipales y que cuentan con informes técnicos favorables de las áreas de contratación, el servicio técnico correspondiente, el servicio jurídico y la intervención general.

Además, ha aclarado a Casares que el hecho de adjudicar un contrato por debajo del precio de licitación «no es sinónimo de baja temeraria, como debiera saber el portavoz socialista».

«El señor Casares no distingue entre baja y baja temeraria e interpreta que por ser una baja importante ya es temeraria», ha agregado Portilla, quien ha aclarado que «la baja es temeraria si supera en diez puntos la baja media de todas las ofertas presentadas, no es temeraria porque le parezca a Casares».

Ha subrayado que «la calidad de las obras o de los servicios contratados está asegurada a pesar de las bajas, y también el cumplimiento de las condiciones laborales de los trabajadores de las empresas adjudicatarias».

En este sentido, ha añadido que las condiciones laborales que aplican las adjudicatarias a sus trabajadores se rigen por convenios de obligado cumplimiento y no pueden repercutir nunca en el personal el importe de las bajas.

«El hecho de que la baja sea mayor o menor no recae nunca en las condiciones laborales de los trabajadores, porque el convenio hay que cumplirlo sí o sí», ha apostillado el edil.

Por último, Portilla ha afirmado que gracias a una gestión económica responsable «el Ayuntamiento de Santander lleva años desarrollando un importantísimo esfuerzo inversor que se manifiesta en una licitación constante de obras y servicios, que implican actividad para las empresas y puestos de trabajo para las personas, algo que no pueden decir otras administraciones en las que gobierna el PSOE, como el Gobierno regional, cuyo perfil del contratante es un auténtico desierto de licitaciones».

Fotos

Vídeos