Las diez viviendas que quedaron en pie en la calle del Sol están «en buen estado»

María Gil Lastra

La revisión realizada ayer descarta que el edificio tenga que ser derribado en su totalidad, aunque los pisos más cercanos a la zona desplomada tendrán que ser «consolidados»

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

. Las diez viviendas que quedaron en pie tras el derrumbe parcial del número 57 de la calle del Sol de Santander «están en buen estado» y «no se han visto afectadas por el desplome», aunque las más cercanas a los pisos que se vinieron abajo –todo el bloque izquierdo– tendrán que ser consolidadas. Esa es la principal conclusión a la que llegaron ayer los técnicos que, tres días después del siniestro, pudieron acceder al interior del inmueble. La alcaldesa Gema Igual y el concejal de Infraestructuras, César Díaz, transmitieron a continuación a los vecinos los resultados de la revisión. «Son buenas noticias», subrayó Igual. Se descarta, por tanto, que el edificio tenga ser demolido en su totalidad, una opción que fue perdiendo fuerza con el paso de las horas y que ayer se confirmó por completo.

En la tarde del viernes finalizó el derribo controlado de las partes inestables y ayer lo hicieron las labores de desescombro. En un descanso de las mismas, los técnicos entraron en las diez viviendas que no desplomaron, situadas a mano derecha y en el centro, y pudieron certificar su «buen estado». No obstante, en los pisos centrales aparece una «patología» en la habitación que está pegada a las viviendas que se derrumbaron, que fueron las cinco de la mano izquierda. Esta patología está derivada de «un machón –pilar adosado a la parte exterior del muro del edificio para reforzarlo– entre la planta baja y la primera que está «deteriorado» y que habrá que «intentar consolidar». Por su parte, de los cinco pisos ubicados en la parte izquierda sólo ha quedado en pie un dormitorio, que habrá que derribar.

En la inspección participaron técnicos de la empresa Palomera, responsable de las tareas de derribo y desescombro que se han ejecutado desde el miércoles por la noche, el especialista externo que ha contratado el Ayuntamiento, un arquitecto y un ingeniero de la comunidad de propietarios y el jefe de los bomberos municipales.

Siguientes pasos

Mañana se pondrán en marcha los trabajos de apuntalamiento del edificio y de consolidación de las viviendas más próximas a las del derrumbe. Ayer mismo se empezaron a colocar los andamios para tal fin. También este lunes se va a consolidar el machón afectado. Por su parte el martes no se podrá trabajar porque esa consolidación tiene que fraguar y el miércoles y el jueves se continuará apuntalando hacia las plantas superiores, tal y como detalló César Díaz.

VER MÁS

Si se cumplen las previsiones, se estima que el próximo viernes los vecinos puedan entrar en sus domicilios, acompañados por los bomberos, para recoger sus pertenencias personales, una vez que hayan finalizado los citados trabajos. Aún así, el Ayuntamiento ha hecho saber que si se necesitan algo de forma urgente, se lo hagan constar para facilitárselo antes del lunes. Igual destacó que el consistorio sigue «a pie de obra con las necesidades de los vecinos» mientras agiliza «lo máximo posible» el expediente que ha abierto para esclarecer las causas del derrumbe y «depurar responsabilidades».

Por el momento, ni en el Juzgado de Guardia ni en la Fiscalía de Cantabria se ha registrado ninguna denuncia ni atestado sobre este asunto. Según fuentes consultadas por este periódico, la Fiscalía podría abrir diligencias de investigación de oficio si se considerara que hay indicios de un delito penal, pero todavía no se ha dado ningún paso en este sentido.

Fotos

Vídeos