Unas escaleras mecánicas por la calle Valencia unirán Camilo Alonso Vega con Canarias

Celedonio Martínez

El Ayuntamiento sigue adelante con su plan para eliminar obstáculos al peatón y sustituirá los peldaños tradicionales en esta vía por elementos móviles

F.-G.Santander

Los vecinos del barrio de Porrúa se muestran muy satisfechos. El Ayuntamiento ha decidido intervenir en su barrio y sustituir la empinada escalera de la calle de Valencia, que comunica las calles Camilo Alonso Vega con Canarias, por otra mecánica. Se avanza así en la mejora de las comunicaciones atravesando los barrios de Santander y eliminando los obstáculos que dificultan a los peatones y viandantes moverse de la parte baja a la alta de la ciudad.

En Porrúa, un popular barrio muy poblado, la instalación de elementos mecánicos ha sido recogida con alegría habida cuenta de que una parte importante de los habitantes del barrio son personas de cierta edad, con dificultades para usar las escaleras. El tramo que se sustituirá está formado por una escalera tradicional, con cuarenta escalones, frente a la joyería Javier. Alrededor de 3.000 vecinos viven en este barrio de Porrúa, cuya urbanización se inició hace 62 años, con la construcción de las primeras quince manzanas, empezando por la calle Galicia.

Desde el año 2007, el Ayuntamiento viene desarrollando una campaña de instalación de escaleras y rampas mecánicas. Las últimas en ser inauguradas han sido las que comunican la plaza de Los Remedios con el paseo del General Dávila, compuesta por nueve tramos de rampas, con una inversión de dos millones de euros. Instalar elementos mecánicos conlleva también el arreglo de aceras y redes de servicios.

Hay otras tres obras previstas en las calles de Lope de Vega, Gurugú y Enrique Gran

En proyecto, el Ayuntamiento tiene la construcción de rampas mecánicas por la calle de Lope de Vega que, con un presupuesto de 2 millones de euros, está en proceso de adjudicación de la obra; si los plazos se cumplen, la obra se iniciará a finales de este mes. Las rampas se instalarán por la acera oeste de esta céntrica calle y seguirán por detrás de la iglesia de los carmelitas, hasta conectar con la finca de Jado, en el paseo del General Dávila.

Están en proyecto dos tramos más de elementos mecánicos y dos ascensores. Estos últimos unirán la plaza de Las Estaciones con la iglesia de Consolación, en la calle Alta. Y los tramos mecánicos discurrirán por la calle Subida al Monte Gurugú, con presupuesto de dos millones de euros, que ya tiene el proyecto técnico redactado. El segundo proyecto, en fase inicial, es la instalación de escaleras mecánicas por la calle de Enrique Gran-Entrehuertas, que salvara un desnivel de 17 metros.

En una década, el Ayuntamiento ha instalado rampas y escaleras mecánicas en las calles Alceda, Río de la Pila (incluido funicular hasta General Dávila), ascensor en el grupo Santa Teresa, escaleras en la calle de Eulalio Ferrer a la calle Alta, escaleras por la calle de Antonio Mendoza a General Dávila, los ascensores desde la calle Castilla a la calle Alta, escaleras desde Los Castros a General Dávila y rampas desde la plaza de los Remedios.

Lope de Vega, próxima obra

Ocho empresas han presentado ofertas para instalar las rampas y un ascensor para la obra por la calle Lope de Vega, Prado San Roque hasta acabar en Jado, con un presupuesto de 2,1 millones de euros. En Lope de Vega se instalarán dos rampas mecánicas (de 32,6 y 34 metros de longitud), en el tramo de mayor pendiente entre las calles Daoiz y Velarde y Santa Lucía. También se renovarán los viejos colectores y redes de saneamiento de hormigón y fibrocemento por otras de PVC. La obra también conllevará la eliminación de plazas de aparcamiento y la renovación de los árboles y la instalación de bancos.

Asimismo, está prevista obra de renovación de la calzada en la cercana calle Peña Herbosa, que también contempla la sustitución de las obsoletas redes de agua y saneamiento por unas modernas tuberías.

Fotos

Vídeos