«Crecer no es vender cada vez más entradas o discos»

Rulo presenta hoy su nuevo disco en Cantabria. / Andrés Fernández

El cántabro se sube hoy, por tercera vez con la Contrabanda, al escenario de La Magdalena, donde presentará 'El doble de tu mitad'. «Es un privilegio volver a tocar allí», destaca Rulo

JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZ SANTANDER.

Tras Mikel Erentxun, será Raúl Gutiérrez, Rulo, quien se subirá al escenario de la campa de La Magdalena. «A las once en punto», avisa. Acompañado de la Contrabanda que lidera en la etapa que puso en marcha tras abandonar La Fuga, el músico reinosano presentará por primera vez en Cantabria los temas de su último disco, 'El doble de tu mitad', publicado el pasado otoño y con el que ha encontrado un complejo y atractivo equilibrio entre el cantautor y el rockero que lleva dentro. Este trabajo combina en armonía, seda y trueno, corazón y pólvora, caricia y arañazo, baladas y electricidad, amor y guerra, en definitiva. Sobre él estructurará el repertorio de esta noche, aunque también habrá hueco para los temas de 'Señales de humo', 'Especies en extinción' y un par de guiños a los grandes éxitos cosechados con La Fuga.

-Vuelve a un escenario que está entre sus preferidos.

-Es un sitio increíble para tocar, es un privilegio poder hacerlo de nuevo. Puede que lo diga en exceso porque soy de aquí, pero todos los que vienen de fuera opinan lo mismo. Me pongo mucho más nervioso actuando en La Magdalena que en el Palacio de Deportes de Madrid ante todos los críticos del país: aquí están mi familia, mis amigos, mi gente... Creo que estoy mucho más nervioso que la primera vez. Además, en 2011 grabamos en directo el CD y DVD 'A ras de cielo', por lo que es un sitio que forma parte importante de la historia de la banda. Sin duda, la de hoy es una de las fechas que tengo grabadas a fuego de la gira.

-Siempre se guarda alguna sorpresa para 'casa'...

-Las habrá. Tenemos preparadas dos grandes sorpresas de forma premeditada y alguna otra que saldrá sobre la marcha.

-¿De qué tipo?

-En forma de colaboraciones y de algún tema que no hemos tocado durante la gira... Y subiremos a alguien del público a cantar un tema con nosotros dentro de una iniciativa que hemos puesto en marcha este año. Pero si sigo hablando dejarán de ser sorpresas (se ríe).

-Lleva diez meses frenéticos.

-Desde que publicamos el disco hemos dado cerca de 40 conciertos en salas de seis países. Los directos en América Latina fueron muy bonitos, el público se entrega y te demuestra muchísimo cariño. Y nunca olvidaré la experiencia increíble de los tres conciertos consecutivos en Madrid. Y ahora estamos con el formato de verano de grandes aforos, que es el que menos me gusta porque cada vez más soy de espacios cerrados, íntimos, pero donde también estoy disfrutando muchísimo.

-¿Se siente en el mejor momento de su carrera?

-Sí. La base de la Contrabanda llevamos ya siete años juntos y más de 300 conciertos, lo cual te da mucha tranquilidad. Y creo que hemos dado un salto de calidad respecto a la anterior gira. Tenemos una autoexigencia constante de querer crecer. Incluso a veces somos muy críticos con nosotros mismos, rozando la paranoia. Ahora por ejemplo grabamos todos los conciertos y 'Pati' Barraldés -convertido en director musical de la banda además de guitarrista- los escucha para pulir detalles o errores. La gente cree que crecer en la música es vender más discos y entradas, pero no, crecer es seguir aprendiendo cada día, de cada concierto que voy a ver, de cada artista o banda que escucho, de todos tienes algo que aprender.

-Su público ha ido cambiando y cada vez tiene aficionados más jóvenes.

-Es así. Hay mucha gente joven, incluso niños, que acuden a los conciertos o a las firmas de discos. Es una maravilla tener un público de tres generaciones distintas detrás. Haber tenido éxito con La Fuga y ahora con La Contrabanda es muy estimulante.

-Pero hay quien le acusa de haber perdido su ADN rockero...

-Es mucho menos rockero el disco anterior que éste, pero, en cualquier caso, no voy a entrar en ese debate de si soy más rockero o menos. Yo creo en las canciones, no en el estilo, no tengo ningún corsé al que ceñirme. Incluso me gustaría huir más de mi propio estilo, pero al final eres quien eres.

-Cantabria aún sigue conmocionada por el 'desconcierto' de Enrique Iglesias...

-No puedo opinar porque no estuve, pero ya he visto toda la polémica que ha habido. Sinceramente creo que Enrique Iglesias no se siente cantante. Es un productor increíble de 'hits' y vídeos musicales, ahí es insuperable, y en directo apuesta por espectáculos en los que la música no es lo más importante, sino una parte más de un despliegue brutal de pantallas, efectos visuales... Es otra forma de entender este negocio. A mí me gusta más dar importancia a las canciones, que nada distraiga la atención de ellas, que nada sobresalga en el escenario más allá de los músicos. Es importante cuidar la puesta en escena -en esta gira lleva un gran corazón de neón a sus espaldas-, los detalles, pero no por encima de la música.

-El futuro le lleva hacia...

-Al final del verano reeditaremos el disco y seguiremos con la gira, pero variando los formatos. Por ejemplo, para febrero, marzo y abril del próximo año estoy preparando una gira por teatros antiguos: el Arriaga de Bilbao, el Gayarre de Pamplona, el Romea de Murcia... Y en mayo volveremos a América, incluyendo esta vez Estados Unidos y Chile, donde no estuvimos este año. Tenemos la fortuna de poder elegir lo que queremos hacer.

Fotos

Vídeos