El desfile multicolor

Los animados miembros de la peña taurina El Desfiladero.
Los animados miembros de la peña taurina El Desfiladero. / María Gil Lastra

La cabalgata inaugural de las fiestas reunió a mil componentes de peñas, agrupaciones y casas regionales

JUAN CARLOS FLORES- GISPERT

santander. Los santanderinos tenían ganas de fiesta después de un año de espera. Y lo demostraron ayer lanzándose a las ocho de la tarde a la calle para abarrotar el Paseo de Pereda y la avenida de Calvo Sotelo y disfrutar del desfile inaugural de la Semana Grande, una caravana de mil colores en la que participaron casi mil personas de peñas, asociaciones, agrupaciones, casas regionales, grupos folclóricos cántabros y andaluces, academias de baile, charangas y peñas taurinas. El número de participantes en el gran desfile va en aumento porque los santanderinos quieren a la Semana Grande.

El desfile fue la antesala de la gran fiesta de diez días y diez noches de fiesta que siempre saben a poco. Por el Paseo de Pereda desfiló el Centro Gallego de Santander con su grupo Airiños da Terra; la animada Hermandad del Rocío de Cantabria, las casas de Asturias, Andalucía, Aragón y Castilla-La Mancha, Los Amigos de las Tradiciones de Cantabria, las peñas El Desfiladero, Los Vividores, La Pirula, El Pezón, La Pera, Los Chatos, Los Otros, Los Arreglaos, los taurinos de Puerta Gayola, Bahía de Santander y los Hijos de Julio; las charangas San Martín de la Mar, Los Ronceros de Santoña, San Juan de Colindres y El Cancaneao; el grupo flamenco de Cristina Osorio, el centro Básico, El informal, Latin Dance y Apemón, además de la Asociación de Peñas de Monte.

Tampoco faltaron este año los artistas del Circo Quimera, con su director, el mago Raúl Alegría, al frente, instalado en El Sardinero con su espectáculo diurno 'Adrenalina' y, por la noche, 'El cabaret', una creación ésta sólo para adultos.

Y ya hay más que han decidido incorporarse el año que viene a este arranque de fiestas. Así que la gran cabalgata de apertura de la juerga santanderina es todo un acontecimiento que fue seguido por una multitud de personas que, al final de la tarde, abarrotó la plaza del Ayuntamiento y que tomó el Paseo de Pereda y su calzada, sin tráfico para el desarrollo del desfile inaugural de la Semana Grande.

Al frente del desfile estuvo la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo. Y, detrás, las numerosas comparsas musicales, los alegres Ronceros, las flamencas del Rocío bailando sevillanas y las agrupaciones de baile marcando el ritmo sin parar. Y las seis peñas solidarias portando la bandera de Santander.

Acudieron padres con niños y abuelos, familias enteras, pandillas juveniles, turistas que tomaron muchas fotos y todo tipo de tribus urbanas, porque las ganas de vivir la fiesta no conoce de edades.

Las peñas fueron de los grupos más animados. Desde hace semanas preparan las jornadas festivas y el desfile inaugural. Hicieron gala de su lema en estas fiestas -'La peña se va de marcha'- y anunciaron su trabajo solidario para estas jornadas El Desfiladero recaudará fondos para becas de comedores escolares; La Pirula colabora con la ONG Médicos Mundi; La Panderetuca, con Educo y sus proyectos para el desarrollo; Los Vividores colaboran con las Hermanas operarias, y La Pera apoya a Alouda en su proyecto para colaborar con la media luna roja y los campamentos de Tinduff.

Los miembros de La Pera fueron muy aplaudidos durante el desfile porque Santander sabe muy bien quienes son, alegres, dispuestos a todo y que, además, celebran su 25 aniversario. Son habituales de la Semana Grande, de los toros y del Carnaval. Son el alma de la fiesta.

Y hasta el tiempo ayudó. Cambió la veleta del Marítimo y bajo un tibio sol se inició el gran desfile desde Puertochico. Las casas regionales y sus bandas de música desfilaron bajo la gran bandera de España y las de Colombia, México y Chile, en los balcones del Paseo de Pereda número 35.

Así que no faltó de casi nada en el gran desfile. Hubo cientos de fotógrafos aficionados, con sus teléfonos móviles inmortalizando el momento. Y muchos extranjeros, que asistieron divertidos a una fiesta que tiene en su base eso mismo, la diversión. La Pirula desfiló con su barco pesquero y un grupo de Seat 600 dejó claro que lo antiguo, como la fiesta, tiene un gran valor.

Fotos

Vídeos