«Él estará orgulloso, feliz, satisfecho y seguro que poniendo alguna pega»

La viuda del torero muerto el pasado año en la plaza de Teruel asegura que «a veces busco su nombre en los carteles y no está»

D. R. SANTANDER

«Víctor estará muy orgulloso, feliz, satisfecho y poniendo alguna pega de cómo han salido las cosas, pero ha sido el día del estreno y todo se puede mejorar», así se expresaba ayer Raquel Sanz, la viuda del torero Víctor Barrio que falleció a consecuencia de una cornada en la plaza de toros de Teruel en julio del pasado año. Ella es la coordinadora del 'Programa Víctor Barrio' que intenta dar a conocer el mundo de la tauromaquia a los niños y niñas de todo el país. Raquel Sanz estrenó esta actividad ayer en Santander y se mostró muy satisfecha del resultado. «Todo ha salido muy bien -dijo- ya que los niños han disfrutado mucho con los talleres y han jugado a los toros con Enrique Ponce, Cayetano y Ginés Marín. Este ha sido el primer día y como sigamos así no sé dónde vamos a ir a parar».

«El día ha sido inmejorable. Los niños tenían cara de felicidad, estaban contentos de tener en sus manos los trastos del toreo y de estar con los toreros. Y también han sido felices los padres viendo a sus hijos», señaló la viuda del diestro segoviano.

Preguntada sobre el ambiente más hostil antitaurino, aseguró que «sabemos que hay gente a la que no le gustan los toros y no les obligamos a que vengan. Lo que estamos haciendo son actividades totalmente legales».

Hace un año ya de la muerte de Víctor Barrio y, según su esposa, «todavía lo llevo mal. Esto es muy difícil. De hecho, ni tan siquiera sé qué estoy haciendo aquí, cuando el que realmente debía estar es él. A veces miro en los carteles de las ferias para ver si está su nombre, y lógicamente no está anunciado. Y también lo echo en falta en casa, que ya no esté conmigo. Pero bueno, esté es su legado -refiriéndose al programa que ayer se puso en marcha en Santander- y sé que está muy orgulloso. Nos ha metido en este lío y yo, de esta manera, me mantengo entretenida».

Una de las actividades previstas dentro de este programa es llevar la tauromaquia a los colegios. «Esto -señaló- lo vamos a hacer en enero que es cuando ya ha acabado la temporada en América y no ha empezado la española. Queremos que sean los toreros, picadores, banderilleros y aficionados los que vayan a los centros e impartan clases didácticas». La próxima parada del 'Programa Víctor Barrio' será en Huelva, en la Feria de La Merced. «Empezamos en Santander y después nos vamos al sur. Tendremos que empezar a viajar como los toreros, de una punta a otra. Creo que vamos a tener que comprarnos una furgoneta, como ellos». Y es que este programa mueve a entre 10 y 12 personas.

Fotos

Vídeos