Los fondos del MAS, que inicia la cuenta atrás de su reforma integral, ya reposan en la Caja

Adecuación. Imagen general del espacio habilitado en el Centro Cultural en Tantín. El lugar responde a las necesidades que requiere un almacén temporal para albergar obras de arte./Celedonio
Adecuación. Imagen general del espacio habilitado en el Centro Cultural en Tantín. El lugar responde a las necesidades que requiere un almacén temporal para albergar obras de arte. / Celedonio

Concluido el traslado al Casyc de las más de 3.000 obras del museo de arte, el Ayuntamiento quiere que la sede de la calle Rubio reabra antes de dos años

GUILLERMO BALBONA SANTANDER.

Las más de 3.000 obras y piezas que integran los fondos del Museo de Arte de Santander se encuentran ya en su nuevo hogar. Cerca de tres meses después de que la sede del MAS en la calle Rubio sufriera un incendio (cuyas causas aún no han quedado esclarecidas) se han consumado las labores de traslado y asentamiento de la colección del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria a su nuevo depósito estable en el Centro de Acción Social y Cultural de Caja Cantabria (Casyc). Durante algo más de una semana se materializaron las labores de seguimiento, registro y control, tareas prácticamente finalizadas, y en las que han participado casi una treintena de personas. No obstante, el diseño de esta operación venía gestándose desde hace semanas, una vez que a las pocas horas del siniestro la Fundación Caja Cantabria ya había ofrecido su ayuda al Ayuntamiento. Un convenio, tal como adelantó El Diario, suscrito entre la institución municipal y la entidad bancaria, encauzó el objetivo: el Casyc se ha convertido en «depósito estable de los fondos del museo santanderino» tras el incendio del pasado 20 de noviembre. El acuerdo se mantendrá hasta que finalicen las obras de rehabilitación en el edificio, «una cesión del espacio de la Fundación que no tiene coste para las arcas municipales».

Ahora comienza la cuenta atrás del 'nuevo' museo santanderino que deberá afrontar una reforma integral en un plazo aún no fijado, pero que el Ayuntamiento pretende no llegue a dos años. En paralelo se seguirá trabajando en el proyecto de ampliación del MAS -a través del solar de la imprenta Gráfica Martínez-, en la rehabilitación de la Biblioteca de Menéndez Pelayo y en la edificación de la nueva Biblioteca Municipal, actuaciones dentro del proyecto cultural de La Florida.

Para el traslado de la colección de arte del MAS a Tantín, tras el citado convenio, se solicitó el servicio externo de una empresa, Tres A Restauración, a cuyo frente se halla Pilar Chaves, con objeto de emitir un informe en el que se reflejara la adecuación del nuevo espacio en consonancia y rigor «a las necesidades que requiere un almacén temporal para albergar obras de arte», según el protocolo establecido por el Ministerio de Cultura.

Las obras dañadas en el incendio no se han destinado a este depósito puesto que se va a proceder ya a su restauración

Entre otras medidas de seguridad y control de las piezas artísticas, se ha verificado que en las salas destinadas en el Casyc para almacén se reforzara el sistema de seguridad existente ya en el edificio, «creando para ello una antesala a la entrada principal del almacén, con puertas de seguridad cortafuegos, y material ignífugo».

En lo que se refiere al almacenamiento de las obras, se han colocado palets (de PVC) para aislar la obras del suelo; la iluminación es indirecta, de fluorescencia, excepto unos focos de led con luz tenue, que permanecerán en todo momento encendidos para facilitar la grabación de las cámaras. En el aspecto técnico, las obras, convenientemente embaladas, se han revestido «con una primera capa interior de papel tisú y bulkraft como capa exterior con esquineras de forma e identificadas, y para su ubicación se han tenido en cuenta aspectos como sus dimensiones y pesos».

Los más de 140 metros cuadrados habilitados en las dependencias interiores de la planta baja del Casyc contemplan pasillos de al menos 80 centímetros para facilitar el tránsito de personal. Y se registran las adecuadas constantes estables de temperatura (entre 16 y 18 grados) y una humedad relativa del 50%. Los responsables del nuevo depósito hacen hincapié en que tiene las mismas características y dotaciones que configuraban el búnker del MAS, diseñado cuando el museo comenzó sus obras de accesibilidad.

Cultura convocará a la Comisión asesora tras la cita de ARCO

La comisión asesora del MAS se reunirá en marzo, tras la celebración de la feria de arte ARCO (la próxima semana), con objeto de analizar el expediente informativo abierto. Asimismo se estudiará el informe de la historiadora de arte Lola Jiménez Blanco sobre «la línea programática y museística a desarrollar en esta nueva etapa», teniendo en cuenta la nueva realidad expositiva que se ha modificado con la apertura del Centro Botín y la futura llegada de la Colección Enaire y el Centro Asociado al Reina Sofía Archivo Lafuente. El periodo de reflexión que se abre en torno al museo analizará su futuro inmediato. La inversión anunciada por Fomento, que financiará la rehabilitación de la Biblioteca de Menéndez Pelayo y la propia ampliación del MAS, puede ser el impulso que acelere los plazos.

Tras concluir la pasada semana las labores de registro y almacenamiento, el tramo final está destinado ya a detalles y lógicas inspecciones y revisiones. Por ejemplo, el etiquetado inicial colocado durante el registro de control de salida de la anterior nave -ubicada en Nueva Montaña-, y la entrada de las obras en el almacén del Casyc, era provisional. Ahora, una vez que las obras y piezas están asentadas en su lugar correspondiente, «se etiquetarán definitivamente para su completa identificación en un lugar visible». En paralelo se viene elaborando «un mapa de situación de las obras en el espacio-almacén», que permanecerá en un casillero a la entrada del mismo, para que pueda ser consultado en caso de necesidad por personal autorizado al paso. Periódicamente se realizará una revisión de la estancia, para confirmar su buen estado, así como las condiciones ambientales.

Obras de la Colección Norte

Las únicas obras de arte que no han sido trasladadas desde Nueva Montaña al Casyc son una treintena de piezas de la Colección Norte. El Ayuntamiento ha inquirido al Gobierno Regional si prefiere que sean almacenadas junto al resto de los fondos en Tantín, u opta por que sean trasladadas a sus depósitos (en la nave existente en Guarnizo).

Finalmente, las cuatro obras de arte dañadas durante el siniestro tampoco forman parte del nuevo depósito «puesto que se va a proceder ya a recuperarlas mediante la correspondiente restauración», según explicó la concejala de Cultura y Turismo, Miriam Díaz.

Leer más

Semanas antes de consolidar el traslado, los técnicos municipales abordaron una inspección para determinar que el estado de conservación de las obras era óptimo y poder así «contrastar los datos resultantes, antes de comenzar con el embalaje de cada pieza con su correspondiente reporte de situación».

En este sentido, la concejala explicó que el equipo técnico del MAS, que se reforzó con dos nuevos ayudantes de museo, «ha trabajado desde que se produjo el traslado de emergencia en la supervisión de cada pieza, además de en las necesidades de adecuación del nuevo depósito de Casyc para albergar la Colección».

Celedonio

Durante el tiempo que los fondos permanezcan en el Casyc una comisión de seguimiento, de la que formarán parte representantes del Consistorio y de la entidad cultural, «velará por el buen cumplimiento de los fines del convenio y de las acciones que se puedan emprender además del propio depósito». Ahora se elaborarán sendos informes, uno interno y otro externo, relativo al protocolo llevado a cabo.

La incógnita, dado que se desconoce el tiempo que transcurrirá hasta la reapertura del MAS, radica en la posibilidad de celebrar alguna exposición en las propias salas de la Fundación de la Caja a partir de la colección del MAS, ya que el convenio lo permite.

Esta posibilidad no está descartada, aunque «de momento la actividad expositiva está paralizada», ha reiterado Miriam Díaz. No obstante, gestores culturales y entidades como la Asociación de Amigos del MAS, con la colaboración del museo, desarrollarán actividades de divulgación relacionadas con el arte como ciclos, conferencias y charlas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos