Huelga de basura en la Semana Grande

Los trabajadores aprobaron ir a la huelga durante la Semana Grande, en una asamblea celebrada este mediodía en la Plaza del Ayuntamiento de Santander.
Los trabajadores aprobaron ir a la huelga durante la Semana Grande, en una asamblea celebrada este mediodía en la Plaza del Ayuntamiento de Santander. / Roberto Ruiz

Los trabajadores de Ascán han decidido hacer huelga entre el 21 y el 28 de julio, como protesta por la falta de acuerdo en la negociación de su convenio colectivo

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Los empleados de la empresa Ascán, concesionaria del servicio de recogida de basura de Santander, han decidido ir a la huelga durante la Semana Grande. En una asamblea celebrada este mediodía en la Plaza del Ayuntamiento, los trabajadores (más de 200 acudieron a la convocatoria, de una plantilla total de 290) aprobaron de manera unánime convocar esta huelga entre los días 21 y 28 de julio, como medida de presión ante la fallida negociación del convenio colectivo, en la que llevan inmersos desde febrero.

Serán siete días de huelga, en un principio; ya que la intención de los trabajadores es convocar paros sucesivos en bloques semanales si continúan sin llegar a buen término las negociaciones.

El comité de empresa se reunió con la alcaldesa de Santander, Gema Igual, para explicarle en detalle la situación y ella "nos escuchó", según han contado representantes de los trabajadores. Pero la problemática que arrastran con su empresa continúa y de ahí que se haya tomado la drástica decisión de declararse en huelga durante los días más sensibles de la capital cántabra, con miles de visitantes en la semana de fiestas.

No obstante, esperan que de aquí al 21 de julio puedan cambiar las cosas, "seguiremos negociando con la empresa y con el Orecla", han contado. De hecho, el presidente del comité de empresa, José Ramón Hoz, ha asegurado que los trabajadores "no quieren ir a la huelga".

Una de sus principales reivindicaciones se basa en no perder poder adquisitivo en los próximos cuatro años, pactando subidas salariales equivalentes al IPC. Además, también reivindican que los empleados 'relevistas' (con contratos parciales) sean regularizados. Por último, tampoco están dispuestos a perder derechos en el futuro convenio colectivo, relativos a los días de descanso, entre otras peticiones.

Fotos

Vídeos