La iluminación led transforma las farolas

Una de las farolas artísticas de la Alameda Segunda, en donde los globos se han sustituido por faroles. /Javier Cotera
Una de las farolas artísticas de la Alameda Segunda, en donde los globos se han sustituido por faroles. / Javier Cotera

El nuevo sistema obliga a eliminar cristales y globos para que la luz blanca fluya sin perder intensidad

JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

A finales de septiembre, si se cumplen los planes municipales, toda la iluminación pública de las calles de Santander, de las plazas y sus monumentos, será de color blanco. Cambia el aspecto de las calles, al pasar la luz del color amarillo al blanco, y cambian también el aspecto de las farolas. Porque, al parecer, el sistema led debe prescindir de los cristales para que la iluminación no pierda intensidad.

Así que se están eliminando los impedimentos. Los cristales de los faroles fernandinos están desapareciendo para que la luz fluya libremente. Los globos están siendo sustituidos por platos en las farolas y en las artísticas están dando paso a faroles fernandinos, también sin cristal. Se puede comprobar todo esto ya en los parques de La Marga y Mesones, en la avenida de García Lago y en la Alameda Segunda. Aquí, las farolas artísticas, como la de Las Cuatro Estaciones, han visto como los globos han sido cambiados por faroles. La decoración metálica es modernista y los faroles, fernandinos.

Farola en García Lago, con los cristales de los faroles ya eliminados; farola en la plaza de Cañadío, aún con globo; y l globo ha sido sustituido por un plato. / Roberto Ruiz | Javier Cotera

La instalación de la nueva luz de tecnología led está siendo realizada por la empresa santanderina Chispas, por encargo de Elecnor, empresa que realiza todo el proceso, después de serle adjudicado por el Ayuntamiento el trabajo de sustituir las viejas luminarias amarillas por led y coordinar todo el sistema con un ahorro del 80% en la factura de la energía y del 35% en el mantenimiento.

El proceso incluye la renovación o mejora de los 309 centros de mando existentes, y la implantación de un sistema de telegestión que permitirá el control punto a punto. Unas actuaciones que supondrán una inversión de alrededor de 11 millones de euros por parte de Elecnor en el primer año. A su vez, el Ayuntamiento pagará a la empresa 34.275.000 euros, a razón de 2.285.000 euros máximo al año, durante quince. La factura de la luz municipal es de unos 2,6 millones de euros al año. Hasta el inicio del proceso de renovación, en mayo pasado, en Santander había 22.000 bombillas de sodio de alta presión y 600 de tecnología led. Hay cien tipos diferentes de puntos de luz, desde las farolas de estilo Fernando VII hasta focos.

Javier Cotera

Fotos

Vídeos