José Luis Arango deja su cargo tras nueve años como director de Cáritas

José Luis Arango. /María Gil Lastra
José Luis Arango. / María Gil Lastra

El obispo de Santander anuncia el nombramiento de Sonsoles López Huete como nueva responsable de la institución

M. CAUSO/C. NORIEGASantander

«He considerado que ya se había cumplido mi trabajo y mi etapa en Cáritas». Son las palabras de despedida de José Luis Arango tras más de nueve años al frente de una institución que atiende en Cantabria a más de 13.300 personas en situación de necesidad. «Nunca es fácil tomar este tipo de decisiones», contaba Arango justo el día en que se hizo oficial su relevo en el cargo. Fue ayer, pero la idea rondaba su cabeza desde hace ya un año. Por entonces, se lo comunicó al obispo. «El tránsito ha durado tanto porque tenían que encontrar a la persona adecuada para el relevo». Ayer dieron su nombre. Sonsoles López Huete será su sustituta al frente de la institución.

«Esta es una entidad donde las personas pasamos, pero la institución permanece» José Luis Arango

El acto de despedida de Arango se celebró en las Caldas del Besaya con dos encuentros. El primero, con el personal y los representantes de Cáritas en el Consejo Diocesano. Una despedida con los que han compartido la labor a diario. Y, seguidamente, también con una misa presidida por el obispo don Manuel Sánchez Monge. En el encuentro, José Luis Arango reconoció «la oportunidad que le han dado estos nueve años de conocer y servir a Cáritas en profundidad y, por tanto, a los hermanos más desfavorecidos». «Este privilegio será impagable por mi parte», añadió.

«En la actualidad, son muchas las personas que viven una situación dramática. Por ello, el voluntariado es más necesario que nunca», comentaba la nueva responsable de la organización para un reportaje publicado en su día por este periódico en torno a la labor de la familia de Cáritas. López Huete es voluntaria desde 2006 y hasta ahora ocupaba un puesto en el Consejo Diocesano. Una trayectoria que, según Arango, le permite «ser, sentir y conocer perfectamente la linea de acción de Cáritas». «Una entidad donde las personas pasamos, pero la institución permanece».

Ayudas públicas

En el último año, el Gobierno central y el regional redujeron las ayudas a Cáritas en un 7%. En concreto, la administración central aportó un total de 206.995 euros, lo que supone un 2,69% menos respecto a 2015. Por su parte, el Gobierno cántabro destinó 265.602 euros, 12.214 menos que en el ejercicio anterior.

Sin embargo, 2016 colocó a Cáritas Cantabria en el segundo puesto en donaciones privadas del territorio nacional. «Estamos orgullosos de que la sociedad cántabra haya contribuido tanto», aseguró el ya exdirector hace un par de semanas en la presentación de la memoria anual de la entidad. En total, Cáritas obtuvo fondos por valor de 2,59 millones de euros, de los cuales el 81,28% (127.915 euros) provenían de instituciones privadas.

La mayoría del presupuesto, 1,18 millones de euros, se destinó a cubrir necesidades básicas de los demandantes; vivienda, gastos del hogar, alimentación, ropa, calzado, etc. En la memoria anual de Cáritas se recordaba «la importante labor» que realiza la organización en la sociedad, sobre todo en la contribución con todo aquello que la renta social básica actual no cubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos