«Nadie ha llamado para decirme que mi obra se quemó en el museo»

Imagen de la madrugada del 20 de noviembre, con el humo saliendo del interior del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo./Antonio 'Sane'
Imagen de la madrugada del 20 de noviembre, con el humo saliendo del interior del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo. / Antonio 'Sane'
Santander

El artista madrileño Nacho Angulo, autor de una de las pinturas que ardió en el MAS, afirma que se enteró por «un amigo de Santander que lo vio en la prensa»

DANIEL MARTÍNEZ SANTANDER.

«Nadie ha llamado para decirme que era mía una de las obras que se quemó en el museo». El madrileño Nacho Angulo, autor de una de las cuatro piezas destruidas por el fuego que asoló el lunes de la pasada semana el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander (MAS), entiende que sucesos como ese no son evitables, pero también está convencido de que el proceder de los responsables del centro no ha sido las más adecuado. Según explica Angulo, fue un amigo que reside en Santander el que le comunicó que su pieza 'Altamira' (1985), una pintura en acrílico de 177x123 centímetros, estaba en la lista de las afectadas. «Lo vio en la prensa y me llamó», afirma el artista que, aunque es y reside en Madrid, pasa los veranos en Comillas y tiene «grandes amigos» en el ámbito cultural de la región, con los que estos días ha intercambiado impresiones sobre el asunto.

Está convencido de que los libros que se han perdido en el museo, prácticamente la totalidad de la biblioteca, alrededor de 28.000 ejemplares, tienen mucho más valor de lo que se ha estimado en un principio. De hecho, considera que algunos catálogos eran «únicos e irrecuperables». En este sentido se muestra molesto por la tasación que ha hecho el Consistorio de su obra: «Hablaban de 3.000 euros y el precio aproximado es de 15.000. Hay gente que tiene piezas mías en Cantabria y me han llamado para decirme que cómo era eso posible».

El artista Nacho Angulo, autor de 'Altamira'.
El artista Nacho Angulo, autor de 'Altamira'. / DM

En cambio, el Ayuntamiento sí que se puso en contacto con el otro autor vivo que ha perdido uno de sus trabajos en el suceso, el cántabro Joaquín Martínez Cano. De hecho, según afirmó el pintor, fue la propia alcaldesa de Santander la que le comunicó la noticia, que aceptó con resignación.

A la espera de informes

Por su parte, el Ayuntamiento sigue a la espera de que los bomberos, los arquitectos municipales y la dirección del MAS remitan los informes para ponerlos a disposición de los grupos de la oposición y hacerlos públicos. La concejala de Cultura, Miriam Díaz, recordó este jueves durante el Pleno y a preguntas de la concejala Cora Vielva que también la empresa Siec -encargada de las obras que se realizaban en el edificio cuando ocurrió el incendio-, la Policía Científica y los seguros tienen que pronunciarse al respecto. Además, remarcó que ante las «diligencias abiertas por el juzgado con motivo de la actuación policial», el Ayuntamiento se ha personado como parte interesada para acceder a más información.

También este jueves se manifestó sobre el asunto la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de Cantabria, que se mostró «escandalizada» de las imágenes que se han hecho públicas sobre el traslado de las obras. A su entender, demuestran que «estaban almacenadas sin la más mínima protección», y criticó las contradicciones sobre el número de piezas dañadas, lo que «pone en cuestión la existencia de un inventario».

El PRC llevará al Parlamento regional las dudas sobre el incendio

El Partido Regionalista de Cantabria (PRC) llevará al Pleno del Parlamento de Cantabria del próximo lunes las dudas que a su entender existen todavía sobre el incendio del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander (MAS). Su portavoz, Pedro Hernández, realizará tres preguntas al consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, para conocer si se ha comunicado al Gobierno regional el traslado de las obras y los daños causados por el incendio y también para saber si el Ejecutivo de Cantabria ha abierto algún tipo de expediente informativo.

Hernando recuerda que, según la Ley del Patrimonio de Cantabria, la Administración autonómica está obligada a velar por la protección de todos los bienes culturales de la región, con independencia de que sean propiedad del Gobierno o de otros poderes públicos y privados. «Después de dos semanas seguimos sin conocer cuestiones como los daños o si había un inventario», afirma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos