La lluvia no puede con una semana «cada vez más grande»

A pesar de la lluvia, muchas personas se acercaron ayer al mercado artesanal en el centro de la ciudad/ R. RUIZ
A pesar de la lluvia, muchas personas se acercaron ayer al mercado artesanal en el centro de la ciudad / R. RUIZ
Santander

La ciudad clausuró este domingo unas fiestas muy participativas, «positivas» para los hosteleros y en las que no ha habido apenas incidentes

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

En muchas de las 300 actividades que se han llevado a cabo en Santander desde el pasado 21 de julio con motivo de la Semana Grande se ha podido ver a una mujer atenta a todos los detalles y apuntando notas en una libreta. Era Lorena Gutiérrez, concejala de Festejos del Ayuntamiento, inquieta por escrutar cada uno de los puntos del programa en busca de posibles fallos. «Siempre se pueden mejorar cosas. Con un programa tan amplio y con tanta gente en la calle hay margen para ello, pero el balance que hacemos es más que satisfactorio», explica la alcaldesa de la capital, Gema Igual.

Ni la lluvia que ha hecho acto de presencia en varias ocasiones a lo largo de los últimos diez días ha podido deslucir unas celebraciones santanderinas que son «cada vez más grandes». En buena parte, por el compromiso de las asociaciones, peñas y charangas que contribuyen a dar vida a las calles y plazas. «No podemos hacer otra cosa que estar orgullosos y agradecidos a todos estos santanderinos», señala la regidora, quien considera que ellos tienen buena parte de la culpa de que cada vez más personas de fuera de la ciudad y de la región asistan a las actividades de la Semana Grande.

Actividades se han llevado a cabo dentro de la Semana Grande. No se suspendió ningún acto de los programados

Satisfacción desde el Consistorio y también, en línea generales, en la calle. «El tiempo desluce. Nosotros tenemos una carpa en la Plaza de México y nos ha afectado, pero la programación que hemos tenido ha sido muy buena», confirma Ismael de la Vega, presidente de la peña La Pera. Ellos son los perfectos representantes del carácter familiar y cívico de estas celebraciones que, un año más, se han saldado sin altercados destacados. «Se demuestra que son unas fiestas seguras. Es cierto que en esta ocasión teñidas por una situación triste como el derrumbe de la calle de El Sol. Hemos vivido las fiestas sin olvidarnos de los vecinos», remarca la alcaldesa, quien dice que si no hay incidentes es por la actitud de los participantes, pero también por la planificación municipal.

«El balance es más que satisfactorio. Hay que agradecer la implicación de peñas y asociaciones» Gema Igual. Alcaldesa de Santander

Ninguna de las propuestas tuvieron que ser suspendidas debido a la lluvia. Y tampoco el público suspendió sus ganas de fiesta. «Hemos visto que el tiempo no ha sido motivo para que la gente se quede en casa», destaca Igual. La mejor prueba es la Feria de Día. Las 46 casetas, menos que el año anterior, que ya han empezado a hacer balance.

«Todavía no tenemos números, pero en líneas generales parece que ha ido bien», afirma Ángel Cuevas, presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria. Para Cuevas, es necesario dejar a un lado el «debate absurdo» sobre el futuro de la Feria de Día y si este año «ha habido más o menos hosteleros». «Que la gente recuerde cómo era la Semana Grande cuando no existía esto. El cambio ha sido radical. El ambiente en la calle ha aumentado muchísimo», concreta. Además, recuerda la importancia de esta actividad para la dinamización de la economía y la generación de empleo. En principio, parece que el aumento en el precio -tres euros frente a los 2,50 que se pagaban hasta ahora por el pincho y la consumición- no ha desanimado al cliente. En esa línea se manifiesta también De la Vega: «Hay gente que dice en redes sociales que la calidad de los pinchos ha bajado, pero hay suficientes alternativas para elegir. Si una caseta no te gusta puedes ir a la de al lado».

«Las casetas todavía no han hecho números, pero en líneas generales parece que ha ido bien» Ángel Cuevas. Presidente Asoc. Hostelería

Antes de mirar los números, los más orgullosos entre los hosteleros son los responsables y trabajadores del Hotel Santemar y Bendita. Ellos han sido los ganadores de los primeros premios al mejor pincho y mejor caseta, respectivamente, de la Feria de Día de 2017. El Santemar se ha alzado con el galardón con su 'Gao Bao de pluma ibérica con Kanhum y tártara de encurtidos'. Para el jurado, el bocado ha sido tan exquisito como su denominación.

«El tiempo desluce, pero la programación que hemos tenido ha sido muy buena y hemos disfrutado» Ismael de la Vega. Peña La Pera

Continúa la actividad

Aunque la Semana Grande de Santander ya ha echado el cierre, las actividades festivas continuarán en la ciudad a lo largo de los próximos días. Hasta el próximo 6 de agosto estarán funcionando a plena actividad las 69 atracciones de las ferias para alegría de los más pequeños en el aparcamiento del estadio de El Sardinero. Lo harán en el mismo horario que hasta ahora, entre las 18.00 y las 0.30 horas -dos horas más los días festivos-. Tampoco cierra el telón el Circo Quimera de Raúl Alegría. El mago cántabro y maestro de ceremonias del espectáculo 'Adrenalina' seguirá en el parque de Mesones hasta el 13 de agosto, de lunes a viernes con una función única a las siete de la tarde y los sábados y domingos a las 17.00 y a las 20.00 horas. También continuará abriendo sus puertas el Cabaret Prohibido. Alegría será el encargado de dar el testigo a otro de los acontecimientos festivos ya habituales en los veranos de Santander. El 11 de agosto arrancará una nueva edición del Festival Intercultural de la capital. En este caso, el grueso de actividades también tendrán la zona de El Sardinero como principal epicentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos