Mantecón denuncia ante la Fiscalía el derrumbe de la calle del Sol 57

Javier Cotera

El concejal no adscrito de Santander pide, como ya hicieran PRC y PSOE, la dimisión de César Díaz

EUROPA PRESSSantander

El concejal de Santander no adscrito Antonio Mantecón ha presentado este jueves una denuncia ante la Fiscalía Superior de Cantabria por posibles indicios de delitos en el caso del derrumbe de la fachada de la calle del Sol 57, y ha opinado que, tras estos hechos, «lo mejor que podían hacer» tanto el concejal de Infraestructuras, César Díaz, como la alcaldesa, Gema Igual, es dimitir porque «no están a la altura» de sus puestos.

La denuncia se basa en cuatro elementos de sospecha sobre posibles indicios de delito de tráfico de influencias, cohecho, prevaricación administrativa, abusos en ejercicio de funciones y los derivados de la propia investigación de la Fiscalía.

Las penas por estos delitos llegan hasta los seis años de prisión y los diez años de inhabilitación.

Y los deriva sobre Guillermo Vega, responsable de la empresa Dos Imanes Producciones, que iba a abrir un local de copas en el antiguo Másters; el administrador o administradores de la empresa de ingeniería Tainsa, responsable de la dirección de obras; el concejal de Infraestructuras, César Díaz; y los responsables de los servicios municipales de Obras, Arquitectura y Disciplina Urbanística.

Así lo ha dado a conocer en rueda de prensa Mantecón, quien ha firmado la denuncia, y que ha estado acompañado de Susana Ruiz, coordinadora de Santander Sí Puede, formación a la que pertenece el primero pero a la que no representa en el Ayuntamiento (ya que concurrió a las elecciones bajo la firma Ganemos) y el abogado Juanma Brun.

Mantecón ha relatado que en la Comisión extraordinaria de Urbanismo del pasado viernes 21, solicitada por la oposición, él se sorprendió por las «no explicaciones» sobre los hechos y pudo «entrever un preocupante nivel de negligencia del Ayuntamiento». Además, dudó de la «legalidad de los promotores» y advirtió un posible «trato de favor de los responsables de Urbanismo hacia el promotor».

El lunes 24, «visto el trato de favor» que a su juicio ha existido y el hecho de que el expediente disciplinario abierto no derivase en uno sancionador, exigió que se iniciase éste y con la sanción máxima, que contempla cuatro años de inhabilitación y cuatro años de suspensión de subvenciones.

La «conclusión» de todo ello fue abrir una causa judicial para depurar responsabilidades «lo más pronto y extensamente posible» en lugar de una demanda. Una solución con la que se han mostrado de acuerdo los abogados de los vecinos.

Brun ha explicado que, en su opinión, hay «suficientes elementos de sospecha e indicios» para abrir una investigación policial, además de que «es la Fiscalía la que tiene los medios para investigar».

Hay cuatro «elementos de sospecha» en los que se basa la denuncia, uno de ellos la «extraordinaria celeridad» del Ayuntamiento en la concesión de las tres licencias de obra (dos menores y una mayor) que «da a entender un trato de favor».

El segundo es la »inacción absoluta» frente a las denuncias de los afectados, y el hecho de que el Ayuntamiento «ignoró» la segunda denuncia vecinal, donde Brum ha apuntado a la existencia de «retardos maliciosos» en el Servicio de Arquitectura que «deberían investigarse»; el hecho de que no se haya iniciado un expediente sancionador pese a existir una orden de paralización de las obras, y que tampoco se reparasen las grietas de la estructura, lo que nuevamente es indiciario de «trato de favor» a juicio de los demandantes; y la suspensión de la orden de paralización.

Exige dimisiones

Políticamente, Mantecón ha pedido, como ya hicieron PRC y PSOE, la dimisión de César Díaz porque «está absolutamente quemado». Tras recordar que fue él el primero en requerirla hace ocho meses, cuando se anuló el Plan General de Ordenación Urbana, y ahora otros grupos se han sumado a su demanda, ha afirmado que la continuidad de este edil 'popular' supone «un agravio para los intereses de los ciudadanos».

Según Mantecón, «su negligencia, incompetencia y trato de favor a los amigos ha puesto en riesgo la vida de los vecinos», lo que constituye «una línea roja que no podemos dejar que se pase».

«Y si la alcaldesa está empeñada en defender la no implicación de su mano derecha», también debería renunciar a su cargo, ha sostenido.

«Me parece increíble que en 13 días, desde la denuncia del 6 de julio hasta el derrumbe del edificio, en el Ayuntamiento nadie se entere de nada y que quien tiene que llevar a cabo la iniciativa de incoación de un expediente disciplinario, que es la propia alcaldesa, no actúe», ha declarado Mantecón, subrayando que, en este caso, «las decisiones son políticas».

«Si César Díaz, como dice la alcaldesa, no es el responsable, la responsable es ella, y lo mejor que puede hacer es dimitir e irse de la mano con su concejal de Urbanismo porque ninguno de los dos está a la altura de lo que requiere su puesto».

Por otra parte, a preguntas de la prensa, Mantecón ha sostenido que «no es tarde» para que la oposición municipal realice una «acción conjunta» respecto a los hechos.

Fotos

Vídeos