Medio Ambiente ya sabía que existen yacimientos en la zona de los diques de La Magdalena

Vista del espigón de La Magdalena . /Alberto Aja
Vista del espigón de La Magdalena . / Alberto Aja

El Ministerio aseguró al dar luz verde al estudio de impacto ambiental que la obra no afectaría a ninguno de los restos arqueológicos

VIOLETA SANTIAGO SANTANDER.

La Dirección General de la Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Medio Ambiente ya sabía cuando emitió su informe favorable de impacto ambiental del proyecto de estabilización de las playas santanderinas que hay yacimientos en la zona en la que se trabaja.

Lo recogió de esta manera en el citado documento: «el promotor indica que es patente la presencia arqueológica con varias localizaciones de yacimientos, a pesar de ser una zona altamente degradada y urbanizada, aunque ninguno de ellos (los yacimientos) se verá afectado directamente, con la excepción del antiguo embarcadero de piedra de La Magdalena» sobre el que se había proyectado la nueva escollera.

La denuncia y el hallazgo

Por su parte, en el proceso, la Dirección General de Cultura regional recomendó que se hiciera un informe detallado de impacto arqueológico y que, durante la obra, se debería realizar un seguimiento arqueológico continuo de todas las excavaciones en zona de playa.

Finalmente, un buzo profesional (Ángel Méndez San Martín) solicitó que se efectuase una prospección arqueológica subacuática de las zonas afectadas directamente por el proyecto y propuso que toda la obra tuviera un especial seguimiento arqueológico durante el dragado. El Ministerio contrató a una empresa que hace el control de esta parte del proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos