Nueva vida para el trasatlántico a Cuba

Será restaurado el mural de la línea Holland-America cuyo agente era Francisco García.Está en la fachada del edificio de su propiedad, con sus oficinas y vivienda, en la plaza de Pombo/María Gil Lastra
Será restaurado el mural de la línea Holland-America cuyo agente era Francisco García.Está en la fachada del edificio de su propiedad, con sus oficinas y vivienda, en la plaza de Pombo / María Gil Lastra
Santander

Es un símbolo del viejo poderío santanderino cuando desde los muelles operaba línea regular a Cuba, México, Estados Unidos y América del Sur El Ayuntamiento restaurará el antiguo mural publicitario ubicado en una fachada de la plaza de Pombo

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

El mural de la antigua naviera Holland-America Line junto a la plaza de Pombo, en el que la compañía publicitaba las líneas de pasajeros y carga que operaba desde Santander hacia el continente americano, será restaurado para que se pueda contemplar este elemento que recuerda una etapa histórica de gran apogeo y actividad comercial en el puerto santanderino.

La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Santander se hará cargo de los trabajos de restauración del mural, ubicado en la fachada de un edificio que hace esquina entre las calles Hernán Cortés y Las Infantas. Los trabajos serán realizados por la empresa cántabra GRAP SL, especializada en restauración de arte.

En el mural publicitario aparece un transatlántico como los que cruzaban el océano en los primeros años del siglo XX. Un anuncio de la naviera holandesa Holland-America Line, de Rotterdam, que ofrecía servicios de pasajeros y de carga a puertos de Cuba, Estados Unidos y América del Sur, a través de su agente Francisco García, que representaba a la compañía en Gijón y Santander.

Se ubica en la esquina noroeste de la Plaza de Pombo, en el centro del Ensanche de Santander, uno de los espacios que mejor representa el esplendor que alcanzó la ciudad en el siglo XIX con el apogeo del puerto y de su actividad comercial, como explica la concejal de Cultura, Miriam Díaz.

El mural, que tiene alrededor de un siglo de historia y está expuesto a las inclemencias meteorológicas y del paso del tiempo, muestra un deterioro bastante avanzado, lo que ha llevado al Ayuntamiento a encargar su restauración para poder preservar este patrimonio. Ya fue restaurado hace unos veinte años.

Mural cerámico de la Compañía Trasatlántica, que fue propiedad de los marqueses de Comillas. Está en el Mercado del Este
Mural cerámico de la Compañía Trasatlántica, que fue propiedad de los marqueses de Comillas. Está en el Mercado del Este / María Gil Lastra

La actuación se enmarca en una política de recuperación del patrimonio cultural de la ciudad que está sirviendo para restaurar algunas piezas históricas que se exponían ya al público en distintos espacios o para sacar a la luz otros que hasta ahora no se habían mostrado al público. La concejala pone como ejemplo el escudo del siglo XV procedente de una antigua casa gótica destruida durante el incendio de 1941, que se incorporó hace unos meses a la exposición del Centro de Interpretación de la Muralla Medieval.

Viejos murales publicitarios

En el Ensanche santanderino hay varios antiguos murales publicitarios. Dos de ellos se encuentran en las fachadas del Mercado del Este. Como el del agua de Borines, en la fachada Norte. Y el del anuncio de la Compañía Transatlántica, en la Sur. Ambos realizados en azulejo y restaurados por la Escuela Taller de Santander. Sigue comecializándose la marca de agua y está en funcionamiento el balneario de Borines, que ha sido ampliado en su 125 aniversario. Se desconoce el año de colocación del mural publicitario pero, dicen desde la Escuela Taller, se pueda ubicar en la primera década del siglo XX. El agua de Borines comenzó a comercializarse en 1873.

Mural cerámico publicitario del Agua de Borines, situado en la fachada Norte del Mercado del Este
Mural cerámico publicitario del Agua de Borines, situado en la fachada Norte del Mercado del Este / María Gil Lastra

En cuanto al mural de la Compañía Transatlántica, es muy posible que se colocara en los años 20 del siglo pasado. Los inicios de la Compañía Transatlántica se remontan a 1878. La naviera (por aquel entonces A. López y Cía.) contaba con 13 vapores para sus líneas regulares desde Santander y Cádiz a Cuba y Puerto Rico. En 1894 la empresa tenía 33 buques, siete líneas (tres a América, tres a África y una a Filipinas) y 211 agencias en todo el mundo. La compañía se disolvió en 2012.

Ver más

Fotos

Vídeos