Los dos nuevos ediles no adscritos votan con el PP la formación de las comisiones de los plenos

Los exconcejales de Ciudadanos, ahora no adscritos, Cora Vielva y David González. / Javier Cotera
Santander

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Los dos exconcejales de Ciudadanos siguen votando con el PP en el Ayuntamiento de Santander. Ayer, entre el equipo de gobierno y los dos nuevos ediles sin partido aprobaron que las comisiones informativas municipales mantengan el número de representantes y que en cada una de ellas participen dos no adscritos, pese a que son tres, ya que Antonio Mantecón fue expulsado de Ganemos Santander en abril de 2016. Pero desde entonces, este edil formaba parte de todas las comisiones. Ayer Mantecón reclamó su derecho a continuar trabajando en ellas apelando a la doctrina del Tribunal Constitucional, «que antepone el derecho de representatividad al de proporcionalidad». Este segundo es el que invoca el PP para hacer una propuesta que siempre dejará fuera de las comisiones a uno de los tres ediles sin siglas.

Sin embargo, los 15 concejales que resultan de sumar los 13 votos del PP con los dos de David González y Cora Vielva (los salientes de Ciudadanos) dieron luz verde a una solución en dos fases. En la primera, los tres ediles estarán obligados a buscar un acuerdo para repartirse entre las ocho comisiones en las que se dirimen asuntos del municipio. Si no lo alcanzan en el plazo de tres días –contados a partir de hoy– se irá a un sorteo. Si las partes agotan el tiempo de negociación, el plazo acaba el lunes y es intención del equipo de gobierno ir al sorteo con rapidez (quizá el mismo martes) para constituir cuanto antes las nuevas comisiones.

Según lo declarado ayer tanto por González como por Mantecón, la opción final será el sorteo, ya que ambos consideraron harto improbable que vayan a entenderse. Antonio Mantecón, de hecho, anunció que está estudiando medidas jurídicas contra el acuerdo plenario. «Impugnaré o iré a un contencioso-administrativo», adelantó.

La mayoría de la oposición (PSOE, PRC e IU) votó en contra de la propuesta, junto al propio excabeza de lista de Ganemos. La portavoz de Ganemos Santander, Tatiana Yáñez-Barnuevo, se abstuvo en la votación tras haber declinado intervenir en su turno de palabra. Tampoco abrieron la boca durante la sesión los principales protagonistas, David González y Cora Vielva, cuya orfandad de partido se hizo oficial en el Ayuntamiento prácticamente dos semanas después de que ellos la hubieran hecho pública.

Un voto da y quita razones

Con el acuerdo al que se llegó ayer en el Ayuntamiento, a las seis comisiones informativas del Ayuntamiento (Acción Cultural, Socio-sanitaria, Participación, Desarrollo Sostenible, Economía e Innovación, Turismo y Comercio) seguirán acudiendo 15 concejales: siete del PP, dos del PSOE, dos del PRC, uno de Ganemos, otro de IU y dos no adscritos. Se hará lo mismo en las dos comisiones especiales (la de Cuentas y la de Sugerencias y Reclamaciones). El número de sillas en las comisiones y quién las ocupa no es cuestión baladí, ya que en ellas se tratan informaciones de enjundia para la gestión municipal y se votan las propuestas. Hasta ahora, el partido de gobierno se había garantizado en todas el apoyo de Ciudadanos. Por el contrario, Mantecón «odia de oficio» al PP, según declaró públicamente Carmen Ruiz hace poco. Un voto de más o de menos da y quita razones.

Para hacer su propuesta de futuro de las comisiones, los populares argumentaron que se habían amparado en un informe del secretario municipal. El ya exportavoz de Ciudadanos explicó tras el pleno que apoyó la proposición del PP porque nunca ha puesto en duda los informes de los funcionarios, como sí había hecho minutos antes con dureza Antonio Mantecón, quien calificó el planteamiento de «prevaricación de libro» tras acusar al secretario general del Pleno de someter el informe «a la voluntad del equipo de gobierno: si esto es independiente, que venga Dios y lo vea», se escandalizó Mantecón.

Su postura monopolizó gran parte de la media hora larga que duró el Pleno. Mantecón denunció que la propuesta aprobada «no tiene soporte jurídico» y dudó de que se pudiera apoyar porque que se salta la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. «Ser no adscrito no debe suponer una merma de derechos» – recalcó– tras recordar que las limitaciones de los no adscritos para desarrollar su trabajo vienen de que se les deja sin medios (el Ayuntamiento no les facilita despacho, ni salario de portavoz ni ayuda económica para asistentes de grupo). Así, exigió su «derecho a estar en todas las comisiones, no en las que me toquen por sorteo».

Los tres concejales sin partido tendrán que consensuar o se irá a un sorteo de las sillas

Calificó, además, la postura del PP de «cacicada», por lo que obtuvo una respuesta igual de contundente de César Díaz, portavoz del PP municipal, quien le reprochó que no esté «a la altura de este Pleno» por cuestionar el informe «de un funcionario independiente» y le instó a retirar su acusación. Mantecón no se retractó.

Por su parte, el portavoz socialista Pedro Casares declaró sentir «vergüenza» de que la corporación estuviera enfrascada en estas polémicas y acusó a González y Vielva, que llegaron al Ayuntamiento «diciendo que venían a regenerar la democracia», de ser «unos tránsfugas». También el portavoz regionalista Fuentes-Pila lamentó que la representación en las comisiones se vaya a resolver por medio de «una rifa». Miguel Saro, de IU, estimó que tiene que haber «fórmulas que hagan compatible la representación con la proporcionalidad».

Fotos

Vídeos