El ‘pachinko’ es la estrella

El ‘pachinko’ es el escenario público que acapara la atención. Es el epicentro de una arquitectura que desata pasiones. / María Gil Lastra

El Centro Botín cumple hoy su primer mes de vida, convertido en el espacio público de moda

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Es la nueva cubierta de Santander. La proa se adentra en la bahía y la popa propicia otra perspectiva de la fachada de la ciudad. El impacto de la arquitectura de Renzo Piano acapara la atención. El ‘pachinko’, ese entramado de pasarelas y escaleras que une los dos volúmenes del edificio construido sobre el muelle de Albareda, es el espacio público de moda en la ciudad. El arquitecto genovés concibió esta superficie con el objetivo de convertirse en una plaza de comunicación entre la ciudad y la bahía y tal función es la actual estrella de la nueva infraestructura. El Centro Botín cumple hoy su primer mes de vida. La Fundación santanderina dice que prefiere no obsesionarse con los números, pero admite que «el impacto generado ha superado todas las expectativas». No hay cifras oficiales. La entidad ha optado por evitar que se conviertan en el mantra de la marcha del Centro. Iñigo Sáenz de Miera, director general de la institución santanderina, asegura que tal «como ha primado en nuestra gestión durante los meses anteriores preferimos dar prioridad a la calidad sobre la cantidad». Sin obsesiones por los números, la Fundación cree que hay que tener la mirada fijada a medio plazo. «Siempre lo hemos dicho. Lo importante es que poco a poco el Centro Botín vaya impregnando la sociedad y la comunidad».

Inmersiones semanales en el arte y lo arquitectónico

La Fundación mantiene desde la última semana de junio su agenda cultural de actividades. La música y el cine dominan los primeros contenidos en coherencia con la oferta que ya existía en la sede de Pedrueca. No obstante, el estreno ha conllevado propuestas complementaria fundamentadas en la experiencia del nuevo lugar. Son visitas que invitan a acercarse tanto al edificio como a las exposiciones. Esta semana, por ejemplo, el jefe de Conservación de Pintura del XIX del Prado, Javier Barón, guiará un recorrido por los dibujos de Goya. Y la arquitecta y especialista en educación artística Marina Pascual explicará cómo los espacios arquitectónicos «son en realidad pieles que condicionan nuestra forma de vivir», e invitará a utilizar los cinco sentidos para conocer de cerca el Centro Botín.

El ritmo de visitantes al Centro ha mantenido una secuencia incesante y constante de miles de personas. El fin de semana inaugural sigue siendo, no obstante, la referencia: el edificio atrajo a cerca de 40.000 personas. El maridaje entre la bahía, los Jardines de Pereda y la estructura constituye el motor del espacio público. El paseo por las pasarelas y el ascenso a la azotea que enseña ese ‘skyline’ inédito de Santander, ha dominado durante estas semanas el vínculo entre el visitante y el Centro. En el arranque se sumaron 3.500 entradas a los espacios donde se muestran los grabados de Goya, las piezas interactivas del artista belga Carsten Höller y la colectiva de fondos de la Fundación.

«Estamos muy ilusionados, pero lo importante es mantener el pulso. El sentido de la responsabilidad es aún más grande»

Sáenz de Miera apunta, un mes después, que «en la Fundación estamos muy ilusionados, pero los resultados solo han provocado que nuestro sentido de la responsabilidad sea aún más grande». La estimación oficial es que un diez por ciento de los visitantes que recibe el edificio accede a las salas de exposiciones. Como propuesta primordial se exhibe la creación de Höller, ‘Y’, comisariada por Vicente Todolí y Udo Kittlemann. Es la primera y más ambiciosa exposición monográfica del reconocido artista alemán de origen belga realizada hasta ahora en España. Una selección de catorce obras que incluye tanto piezas nuevas para el público como otras más icónicas.

Una de las ‘joyas’ de este arranque es la que configuran los 83 dibujos de Goya. ‘Ligereza y atrevimiento’ coincide con la publicación del primer volumen del catálogo razonado de los dibujos, fruto de un programa de investigación que a lo largo de cinco años plasmará una singular colaboración entre el Museo del Prado y la Fundación Botín. Y, como tercer pilar, la primera selección de la colección permanente de la Fundación Botín que cuenta con obras de artistas que han impartido talleres de artes plásticas en los últimos quince años, así como con trabajos de beneficiarios de las Becas de Artes Plásticas. La muestra, comisariada por Benjamin Weil, incluye obras de maestros contemporáneos y también de artistas jóvenes que son figuras clave de su generación.

El Muelle, espacio de referencia

La terraza, que será dotada con más sillas y mesas, el restaurante y la tienda conforman la vida de El Muelle, una zona bajo el edifico Oeste, de intersección entre los accesos, los jardines y la bahía que ha generado nuevos espacios ahora de referencia en el tránsito cotidiano. El director de la institución considera que muchos de los aspectos y factores que estaban en el proyecto, y que ya eran subrayados por Piano, han quedado certificados en estas primeras semanas: esa mezcla de técnica y poesía a la que apela siempre el Premio Pritzker y la generación de un lugar que juega con esa frontera a la hora de vivir el edificio tanto desde dentro como desde fuera.

Sáenz de Miera destaca el impacto reflejado en los medios nacionales e internacionales, desde el Financial Times o el New York Times a publicaciones asiáticas y, por supuesto, revistas especializadas en arte y arquitectura de todo el mundo. «Es un arranque esperanzador pero lo importante es pensar y programar a medio plazo, y analizar cómo responderán los ciudadanos en invierno. El desafío es aún mayor». A juicio de la Fundación, se subraya el sentido de responsabilidad de todo el equipo ante la próxima perspectiva: la asignatura que el Centro Botín pondrá en marcha con la Universidad de Cantabria, la convocatoria reglada de becas de prácticas para estudiantes a través de un convenio de cooperación educativa, y la organización de talleres sobre la creación científica que impartiría el profesorado de la UC; la apertura del proyecto a los centros escolares y el trabajo de cara a las exposiciones de la temporada 2018-19. Una infraestructura que responde a un objetivo: el desarrollo de la creatividad a través de las artes, tras la investigación abordada entre la Fundación y el Centro de Inteligencia Emocional de la Universidad de Yale, eje principal del programa formativo del Centro Botín.

El público ha mostrado una gran respuesta a las exposiciones inaugurales del centro. / María Gil Lastra | Daniel Pedriza | Celedonio

La puesta en marcha ha supuesto un «auténtico reto» que la entidad afrontó con nota alta. El director de la Fundación cree que «todo ha salido razonablemente bien». En este mes, como es lógico, se ha procedido a afrontar determinados ajustes en la distribución del auditorio, o se ha hecho frente a problemas registrados con los ascensores que han soportado una gran demanda. A la entidad no le constan reclamaciones a causa de caídas en la zona del ‘pachinko’, aunque se han registrado diversos casos desde la propia jornada de inauguración. Sáenz de Miera señala que ya se aplicaron medidas de antemano para evitar resbalones en las escaleras de acceso y se corrigió la formación de charcos detectada en algunas zonas del ‘pachinko’.

Y mientras el Centro canaliza y asume ese vínculo entre sus dotaciones, exposiciones, agenda semanal e integración en el tejido urbano, la demanda ciudadana no ha dejado de crecer. Las tarjetas Amigo hasta el pasado viernes superaban las 4.900 y se rozaba ya la cifra de cien mil Pases.

Los ciudadanos de Cantabria, empadronados o nacidos en la región, pueden obtener este Pase permanente (2 euros), que permite acceder de forma ilimitada y gratuita a todas las exposiciones. Las modalidades de acceso, cuya exitosa respuesta ha sorprendido a la propia Fundación, se plasman en el caso de la figura de Amigos en una serie de beneficios y ventajas, tales como actividades exclusivas, descuentos en restaurante, tienda y actividades, visitas guiadas especiales y acceso prioritario para la compra anticipada de entradas.

El Programa de Amigos contempla cuatro modalidades: Individual, Joven, Familiar y Premium. Y los precios de inscripción oscilan entre los veinte y los doscientos euros.

Fotos

Vídeos