Las peñas piden coordinar los horarios y más variedad de música en las fiestas

Imagen del desfile previo al chupinazo, en el que las peñas son las principales protagonistas. / María Gil Lastra
Santander

Hacen un balance «muy positivo» de la Semana Grande, en la que ha mejorado la participación y han recaudado más para fines benéficos

CRISTINA NORIEGA SANTANDER.

Acabada la Semana Grande, las peñas de Santander hacen balance. Coinciden en que la participación popular durante las fiestas ha sido mayor. No sólo han colaborado sus socios, sino los vecinos de los barrios en los que han organizado actividades y los de otras partes de la ciudad. Personas, que según la presidenta de El Pezón, Marina Martínez, «se enteran a través de los anuncios o de las redes sociales de lo que organizamos. Eso es lo que realmente nos gusta». Algo a lo que ha contribuido un mayor número de propuestas para todos los públicos. Pero también hay peticiones. Entre ellas, más variedad de música en el programa, una mejora en la distribución de los horarios para evitar coincidencias, más aseos públicos en la calle, mayor protagonismo y espacios para las propias peñas o más flexibilidad para gestionar los permisos municipales.

Las cifras son contundentes. Todas las peñas han superado este año el dinero recaudado en las anteriores ediciones para las distintas asociaciones benéficas con las que colaboran durante las fiestas. En esta edición cambiaron la tradicional recogida de alimentos por huchas para recibir los donativos destinados a los comedores sociales. Necesitaban más dinero que productos. El resultado de la recaudación en la plaza de toros fue «una cifra que ronda los 1.900 euros».

Pero dentro de su balance positivo, hay 'peros'. Las peñas creen que hay aspectos que pueden mejorar en temas como los horarios, las ayudas o las infraestructuras. Para conseguir un punto de inflexión en el futuro. «La única pega que pondría es sobre la música. Me encanta el rock y aquí hay poco porque se centran en estilos como el pop o el latino. En cambio en Torrelavega hay más variedad». Es el apunte de Alicia Carrera, presidenta de la Asociación de Peñas de Monte (Apemon). Martínez (de El Pezón) subraya que en su peña llegó tarde el suministro de agua «por la organización de los talleres». «Nosotros contábamos con los servicios de agua y luz que nos daba el ayuntamiento y por problemas de los talleres, que tenían mucho trabajo, llegó un poco más tarde el agua». Fermín Aja, presidente de El Desfiladero, va un poco más lejos y se centra en el ámbito de la tauromaquia. «Ha sido la semana más baja de los últimos años». Atribuye su opinión «a la mala calidad de los toros» de las ganaderías y asegura que echó en falta «alguna figura relevante más» en el cartel. Sin embargo, recalca que «en lo referente a lo festivo ha ido muy bien».

«La única pega sería la música, porque en Santander hay poca variedad de estilos» Alicia Carrera (Asociación de Peñas de Monte)

«En los toros ha sido la semana más floja de los últimos años por la mala calidad de las ganaderías» Fermín Aja (El Desfiladero)

«Pedimos más espacios y protagonismo para las peñas. Y flexibilidad con los permisos municipales» Luna Alonso (Los Vividores)

«Deberían organizarse los horarios porque nos hacemos competencia entre unos y otros» Ismael de la Vega (La Pera)

«Nos llegó un poco tarde el suministro de agua por la cantidad de trabajo de los talleres municipales» Marina Martínez (El Pezón)

Otro de los asuntos mejorables, a su juicio, son los horarios y la distribución de los eventos. Insisten en que se trata de «una de la programación de fiestas más completa», pero algunos entienden que hay demasiadas coincidencias a lo largo del día. Hay debate. Donde Carrera señala que si «se pudiera asistir a todas la actividades sería un rollo porque lo divertido es elegir», Ismael de la Vega, presidente de La Pera, explica que «deberían organizarse porque nos hacemos competencia entre unos y otros». «Y ese no es el resultado que se quiere conseguir, sino sumar entre todos», añade. Aja va en el mismo sentido. Cree que hay que «organizar los horarios» porque a veces «no te da tiempo a acudir a todo lo que deseas».

Hay peticiones de todos los colores. Silvia Señas, la presidenta de La Panderetuca, reclama «más aseos en las fiestas de las peñas». O Luna Alonso, de Los Vividores, que pide «más espacio y protagonismo» y «mayor flexibilidad para conseguir los permisos municipales».

Casetas

Las casetas son también objeto del debate. Sobre todo, por la subida de precios de este año. De la Vega, de La Pera, habla de ponerse en la piel de los hosteleros. En el trabajo durante estos días y en el dinero que se gastan como inversión (materia prima, pago por la propia caseta, empleados...). Anima a que «la gente lo haga en casa, que cocine varios pinchos y sumen todos los gastos para que luego puedan criticar». Aja (El Desfiladero) le replica. «No es normal» una bebida en vaso de plástico y un pincho por tres euros cuando, por ese precio, «te metes en cualquier establecimiento que tiene aseos, que está limpio y en mejores condiciones». «O lo estudian y hacen algo -afirma-, o cada año irá disminuyendo el número de casetas y la participación».

Fotos

Vídeos