Nuevas barandillas para El Camello, La Maruca, El Sardinero y el minizoo de La Magdalena

Nuevas barandillas para El Camello, La Maruca, El Sardinero y el minizoo de La Magdalena

Los trabajos han sido adjudicados a la empresa Inoxmar Entreacerox, que renovará mil metros de balaustrada en un plazo de cinco meses

MARÍA CAUSO SANTANDER.

El Ayuntamiento de Santander renovará alrededor de mil metros lineales de barandillas en los alrededores de las playas de El Camello, la Primera playa de El Sardinero, La Maruca y el área del minizoo de la península de La Magdalena. El concejal de Medio Ambiente del Consistorio santanderino, Ignacio Quirós, anunció ayer que la partida total de los trabajos, que han sido adjudicados a la empresa Inoxmar Entreacerox, asciende a 87.290 euros.

La empresa adjudicataria tiene un plazo máximo de ejecución de cinco meses para la instalación de la red de balaustrada, que corresponde a cuatro modelos distintos y suma una longitud final de 973,4 metros. Dentro de los trabajos previstos en la operación, se incluye el reemplazo de 493,4 metros de barandilla en los paseos que discurren junto a las playas del Camello y la Primera de El Sardinero.

Concretamente, se van a sustituir once tramos de 4,5 metros de longitud cada uno; otros trece de 5,5 metros; y un conjunto de 49 tramos de 7,6 metros. Todas las piezas serán fabricadas en acero inoxidable y acabados en color azul.

Sin embargo, en las labores previstas para el minizoo de La Magdalena, se van a cambiar 140 metros de barandilla de acero inoxidable en el área del recinto de los leones marinos. En cuanto al entorno de La Maruca, en Monte, se instalarán un total de 340 metros de balaustrada de dos modelos diferentes. Por un lado, 300 metros de barandilla de protección de acero galvanizado en caliente y cuarenta metros más de madera tratada.

El edil de Medio Ambiente hizo hincapié en la apuesta que mantiene el Ayuntamiento por la renovación periódica de estos espacios que tienen «el objetivo de mejorar la seguridad en zonas en las que, por su especial exposición al oleaje y al salitre, se produce un mayor deterioro de las barandillas».

Climatología adversa

Una vez más, el fuerte temporal de viento, lluvia y oleaje de estas últimas semanas se ha vuelto a cebar de lleno con el litoral cántabro, que ha sufrido olas de hasta seis metros de altura y vientos que alcanzaron los 60 kilómetros por hora. Los resultados han dejado sus huellas en las playas de la región, en las que decenas de metros de los arenales desaparecieron con las grandes mareas. Un ejemplo ha sido el destrozo que sufrió el tramo de la pasarela de madera que facilita las caminatas entre Los Peligros y la playa de La Magdalena. Algo imposible para los vecinos de la ciudad durante los últimos días por culpa de la pleamar, que se llevó las tarimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos