Nuevo encontronazo entre el equipo de gobierno y el PSOE por las últimas adjudicaciones en Santander

Calle Lope de Vega, donde se instalarán unas escaleras mecánicas./Andrés Fernández
Calle Lope de Vega, donde se instalarán unas escaleras mecánicas. / Andrés Fernández
Santander

Pedro Casares, denuncia «bajas temerarias» en obras y servicios contratados por el Ayuntamiento, y el PP responde que «es preocupante» que el portavoz del PSOE «no sepa qué es una baja temeraria»

DM .
DM .Santander

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Santander y el PSOE han tenido un nuevo encontronazo a cuenta de las últimas adjudicaciones realizadas por el Consistorio. Pedro Casares ha denunciado «nuevas bajas temerarias» en las adjudicaciones de varias obras y algunos servicios municipales recientemente. Esto ha provocado que el concejal de Contratación, Daniel Portilla, haya salido al paso para «explicar» a Casares qué es una baja temeraria.

El secretario general del PSOE de Santander y portavoz municipal, Pedro Casares, denunció que, tanto la limpieza de edificios municipales y las rampas mecánicas de Lope de Vega, como el asfaltado de nueve calles, se hayan adjudicado con baja temeraria, en el último caso, "hasta con un 42% con respecto a la licitación".

Por lo que respecta a la adjudicación del asfaltado de nueve calles, ha indicado que el presupuesto de licitación era de 1.239.613 euros y se ha acabado adjudicando en 713.900 euros. En este sentido, el líder socialista ha señalado que se ha adjudicado las rampas mecánicas de Lope de Vega en 1.358.279 euros, mientras que en la licitación estaba previsto en 2,1 millones euros, lo que supone una baja del 35%.

Lo mismo ocurre con la limpieza de edificios municipales, que se ha adjudicado con 1.578.897 euros, y su licitación se sacó por 1.779.716 euros, con una baja del 12%.

En este caso, ha apuntado que, "aunque la cuantía de baja es menor, es un servicio municipal muy intensivo en mano de obra y luego vienen problemas como la precarización laboral, como se ha visto con la recogida de basuras".

"Es la forma habitual para el PP en Santander, licitan a un precio alto que impide a muchas empresas acceder al concurso y adjudican por mucho menos del precio de licitación, con bajas de casi el 50%", ha criticado Casares. Y ha recordado ejemplos anteriores como las obras de remodelación en la Plaza de las Estaciones, la Bajada del Polio, las escaleras mecánicas de General Dávila o el carril bici de Tetuán, entre otras.

Normalizar una irregularidad

Para el líder de los socialistas santanderinos, el PP "pretende normalizar una irregularidad", con la que perjudica a muchas empresas y al resultado final de las obras y la prestación de servicios.

"Es inadmisible que el Partido Popular haya adoptado la mala práctica de adjudicar proyectos con bajas tan elevadas", ha subrayado el edil.

A su juicio, "las bajas temerarias no pueden ser una costumbre en la gestión de proyectos por parte del Ayuntamiento de Santander" porque, además, "no estamos hablando de bajas razonables si no de muchísimo dinero" lo que "desvirtúa" todos los procesos de contratación municipales.

Por último, Casares ha considerado que esta situación "no puede mantenerse en el tiempo" ya que "genera incertidumbre sobre la calidad de las obras y en el caso de los servicios municipales siempre se hace a costa de los trabajadores y sus condiciones laborales".

Respuesta del Ayuntamiento

La respuesta del concejal de Contratación del Ayuntamiento de Santander no se ha hecho esperar. Daniel Portilla ha respondido con firmeza al portavoz municipal del PSOE.«Es preocupante que Casares desconozca a estas alturas lo que es una baja temeraria», ha dicho Porilla y además ha recalcado que todas las adjudicaciones que realiza el Ayuntamiento de Santander cuentan con informes técnicos favorables.

El responsable municipal de Contratación ha resaltado que las licitaciones del Ayuntamiento y las adjudicaciones son el resultado de expedientes que tramitan los servicios municipales y que cuentan con informes técnicos favorables de las áreas de contratación, el servicio técnico correspondiente, el servicio jurídico y la intervención general.

Además, ha aclarado a Casares que el hecho de adjudicar un contrato por debajo del precio de licitación «no es sinónimo de baja temeraria, como debiera saber el portavoz socialista».

«El señor Casares no distingue entre baja y baja temeraria e interpreta que por ser una baja importante ya es temeraria», ha agregado Portilla, quien ha explicado que «la baja es temeraria si supera en diez puntos la baja media de todas las ofertas presentadas, no es temeraria porque le parezca a Casares».

Ha subrayado que «la calidad de las obras o de los servicios contratados está asegurada a pesar de las bajas, y también el cumplimiento de las condiciones laborales de los trabajadores de las empresas adjudicatarias».

En este sentido, ha añadido que las condiciones laborales que aplican las adjudicatarias a sus trabajadores se rigen por convenios de obligado cumplimiento y no pueden repercutir nunca en el personal el importe de las bajas.

«El hecho de que la baja sea mayor o menor no recae nunca en las condiciones laborales de los trabajadores, porque el convenio hay que cumplirlo sí o sí», ha apostillado el edil.

Por último, Portilla ha afirmado que gracias a una gestión económica responsable «el Ayuntamiento de Santander lleva años desarrollando un importantísimo esfuerzo inversor que se manifiesta en una licitación constante de obras y servicios, que implican actividad para las empresas y puestos de trabajo para las personas, algo que no pueden decir otras administraciones en las que gobierna el PSOE, como el Gobierno regional, cuyo perfil del contratante es un auténtico desierto de licitaciones».

Fotos

Vídeos