En recuerdo de un Hotel Real centenario

Interior del Hotel Real/Celedonio Martínez
Interior del Hotel Real / Celedonio Martínez
Santander

Su denominación de 'Dama Blanca' se debe a Ignacio Sánchez Mejías. Éste y otros datos están presentes en la muestra conmemorativa. El histórico establecimiento celebró su siglo de vida con una fiesta y el descubrimiento de una placa

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Un placa con la leyenda 'Cien años coronando la bahía de Santander' recuerda desde ayer en la recepción del Hotel Real que el establecimiento ha cumplido cien años. Cinco estrellas gran lujo es su categoría, pero su historia sobrepasa a cualquier denominación: fue impulsado por el Rey Alfonso XIII y en él se han hospedado todas las personalidades que han pasado por Cantabria, entre ellos miembros de la Familia Real Española. Este jueves, para conmemorar su centenario, el Real inauguró una exposición histórica que permanecerá durante un año; fue descubierta la placa conmemorativa y ofreció una pequeña fiesta a clientes, representantes de la vida social regional y de la cadena Eurostars, que desde el año 2013 se encarga de la gestión del establecimiento, propiedad en su mayor parte de la familia Botín. No faltó a la celebración el arquitecto Javier González de Riancho, nieto del famoso arquitecto del mismo apellido que diseñó el Hotel Real y junto con Gonzalo Bringas el Palacio Real de la Magdalena. Riancho nieto ha realizado varias de las obras de mejora del Real, dentro del plan de rehabilitación del edificio emprendido por los propietarios en el año 1987, cuya última fase se abordó en el año 2013 con la sustitución de la cubierta y las ventanas y la mejora de las fachadas, que ahora resultan más luminosas gracias al nuevo revestimiento en el que se incluyeron finas partículas de mármol de Macael. Ese color blanco que le hizo ganarse el apodo de 'la bella dama blanca', acuñado por el torero Ignacio Sánchez Mejías.

«Es un símbolo del esplendor de la ciudad que sigue representando su excelencia turística» Gema Igual. Alcaldesa de santander

Entre los presentes en la celebración del centenario estaban, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; la alcaldesa de Santander, Gema Igual; el presidente de la Fundación Botín, Javier Botín, y el presidente de el Eurostars, Amancio López Seijas, así como concejales, diputados regionales, miembros del Gobierno de Cantabria, artistas y un amplia representación de la sociedad local. Al frente del operativo, el director del establecimiento Koldo Díaz, el último de una lista de profesionales de primer nivel que se inició con el belga Georges Marquet en 1917. Entre uno y otro han dirigido el hotel Pedro Lozano, Doménech, Tenas, García, Manuel Armengol, Peter Lezius y Melchor Bosch.

Desde que el Real abrió como hotel durante todo el año y no solo en verano (en el año 1988), ha sido explotado primero por Husa(1988-2012) y desde 2013 por Eurostars. El Real tiene 123 habitaciones, de las que nueve son suites, incluida la denominada Suite Real, de dos plantas, ubicada en el torreón y que mide 120 metros. Del total de habitaciones, 44 están orientadas al Sur y 33 al Este, al Palacio de La Magdalena.

«Mi abuelo diseñó el Real con mimo y detalle, para que fuera un edificio que perdurara en el tiempo» Javier González de Riancho. Arquitecto

El Santander histórico

El Hotel Real cerró el círculo de grandes edificios de la época de esplendor de Santander, cuando Alfonso XIII y su esposa Victoria Eugenia de Battenberg, nieta de la Reina Victoria de Gran Bretaña eligieron Santander para su veraneo, entre 1913 y 1930. Ya tenía Santander el Palacio Real (entregado a los Reyes en 1912) y el Casino de El Sardinero (inaugurado en 1916) pero carecía de un gran hotel en el que hospedar a las personalidades que, siguiendo a los Reyes, elegían Santander para su descanso estival. El Real fue inaugurado con un gran fiesta en la tarde del 12 de julio de 1917 y ayer se rememoró aquella ocasión.

Para recordar la historia del Real se ha montado un exposición en dos ubicaciones. En el pasillo de acceso a la recepción, dos vitrinas acogen material histórico: piezas de la cubertería de plata, comprada en su día a Anduiza, de Bilbao; libros de contabilidad y registro de clientes; publicidad en francés de los años veinte sobre el hotel; fotografías de época; la factura de Ribalaygua de las alfombras para el edificio, así como diseños originales de González de Riacho para el logotipo del Real, entre otras piezas destacadas.

Además, en la carretera de acceso hasta el hotel y su talasoterapia se han instalado trece paneles, con leyendas y fotografías por ambos lados en los que se recoge la historia del Real y Santander, además del desarrollo de los baños de ola y la presencia de la Familia Real en Santander y su palacio de La Magdalena.

Fotos

Vídeos