Casi 200 horas de luces navideñas para Santander

Así ha sido el encendido de las luces de Santander. / Héctor Díaz
Santander

La ciudad enciende su iluminación en un acto al que acudieron cientos de ciudadanos

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Santander tiene por delante casi 200 horas de iluminación navideña. Hasta el día de Reyes, vecinos y visitantes recorrerán las calles bajo el calor con el que la ciudad da ánimo para disfrutar de unas fiestas que empiezan con la iluminación y acaban el 6 de enero. 37 días «de alegría y felicidad» si hay que hacer caso al más famoso villancico. Este viernes, cientos de santanderinos se echaron hacia el Ayuntamiento a darle la bienvenida al mes más jaranero y para ser testigos del tradicional acto de encendido pese a que sobrevolaba amenaza de chaparrón.

Hubo gentío en los alrededores de la plaza desde las seis porque había propuestas para los críos disfrutadas –en algunos casos– más por padres e incluso abuelos. Aunque quien aún quiso madrugar más lo pudo hacer en la pista de hielo de la Porticada, que también se abrió ayer. En los preliminares participó la banda municipal de música, aunque las que causaron sensación fueron las cuatro acróbatas de La Glo Circo (procedentes de Bilbao), que se suspendieron sobre la fachada del Consistorio para una danza que alguno siguió conteniendo la respiración.

En cuanto ellas acabaron su espectáculo, la alcaldesa arrancó la iluminación en medio del fragor provocado por serpentinas y confeti en plata y oro que fueron muy celebradas por los más pequeños. Así que la Navidad está oficialmente inaugurada. A los no tan pequeños les iba la tarde en conseguir unos globos dorados que se repartían y en hincharse a selfies: daba igual el gran árbol destelleante que la gente de animación. El caso era posar.

En estas estuvo el chaval de Protección Civil que se movía al son «del chiquirritín» como si fuera un chotis y el grupito de adolescentes cantando por Mariah Carey el ‘All I want for Christmas is you’. Además acudieron varios concejales atentos a que nada se torciera y un montón de chicos con discapacidad, a los que el Ayuntamiento invita expresamente.

La dispersión, tras el encendido, fue rápida. Cada cual para su zona, a comparar lo que ha tocado este año en su barrio. En la calle Castilla, los adornos son de un rojo subido. En Jesús de Monasterio, han caído guirnaldas blancas, verdes y azules y, en San Fernando, árboles con bolitas rojas. En la calle Burgos, velones amarillos. Si se suma, son 778.140 bombillas de tecnología led.

A un taxista que trabajaba por el centro su nieto de tres años le había preguntado por la mañana: «Abuelo, ¿qué es la Navidad?» Y él le había dicho: «Esta tarde lo verás».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos