Semana Grande

Los agentes se quejan de la falta de policías locales en las noches de la Semana Grande

La Policía Local se queja de la escasez de agentes durante la Semana Grande
  • El colectivo asegura que tres policías y un sargento integraban el servicio nocturno

La Asociación de Policía Local de Cantabria ha denunciado la carencia de efectivos del Cuerpo "suficientes" en el servicio nocturno durante la Semana Grande de Santander.

En un comunicado, el presidente autonómico de la Asociación, Luis Manuel Gutiérrez, se ha quejado de la "inseguridad" sufrida por los agentes locales de este servicio nocturno al no haber efectivos suficientes para garantizar el disfrute de las fiestas tanto a los ciudadanos de Santander como a los miles de visitantes recibidos.

Ha explicado que durante la Semana Grande "solo" han estado en el servicio nocturno tres policías y un sargento "para poder atender a una ciudad en fiestas y una ocupación hotelera del 100%".

"Estamos seguros, que después de esta denuncia pública saldrá el concejal de turno desmintiendo estos números, pero los hechos son demostrables, existe una orden del Cuerpo, y sus datos totalmente contrastables lo contrastan, dejando de manifiesto las carencias de personal necesario para garantizar un mínimo de seguridad ciudadana", ha dicho.

El presidente autonómico de la Asociación se ha quejado de la "permisibilidad" de las autoridades ante el botellón en zonas como Cañadío, Santa Lucía o el Río de la Pila; la "ausencia" de controles de alcoholemia. En su opinión, esto ha dado "la sensación de que en fiestas todo vale".

También ha asegurado que durante la celebración de los fuegos artificiales la noche del 24 de julio no se pudo atender ninguna llamada, porque todos los efectivos se encontraban realizando el corte de circulación.

Desde la Asociación opinan que el inspector jefe era el máximo responsable de la Policía Local. "Desconocemos si son órdenes concretas o directrices a seguir, recibidas del señor alcalde o del Concejal Delegado", ha añadido.

Así, ha responsabilizado tanto al alcalde de Santander, Iñigo de la Serna; al concejal delegado, Antonio Gómez, y al inspector jefe "en igual medida, de la desorganización y falta de personal existente durante la celebración de la Semana Grande".