Igual anuncia para este año medio centenar de obras en Santander con una inversión de 108 millones

Fotos: María / Vídeo: Pablo Bermúdez

Durante el primer Debate de la Ciudad, la alcaldesa llama a la oposición a ser leales y trabajar juntos, mientras los partidos lanzan duras críticas a su gestión

ANA DEL CASTILLO , JUAN CARLOS FLORES-GISPERT y EFESantander

Cinco horas ha durado el debate sobre el Estado de la ciudad, primero que se celebra en Santander, y de las que la alcaldesa, Gema Igual, ha consumido dos horas en las que desgranó todos los proyectos municipales realizados, los que están a punto de iniciarse y los que el equipo de gobierno del Partido Popular pretende realizar antes de que acabe la legislatura, en mayo del año próximo. Igual, a pesar de las descalificaciones por parte de la oposición, les lanzó el reto de que «participen en buena lid en el desarrollo de la ciudad. Porque está claro –dijo– que desde que empezó la legislatura no quieren participar en nada. Ni proponen ni preguntan, solo critican y destruyen y tienen un discurso lleno de mentiras». Ante las críticas no se inmutó y solo dijo que «nos gustaría tener enfrente a políticos elegantes, no barriobajeros. Pero, a pesar de todo, quiero contar con ellos, con el diálogo de todos los concejales para seguir construyendo Santander. Nuestra puerta está abierta a la oposición y a todos los vecinos para seguir haciendo grande Santander», dijo.

Este debate del estado de la ciudad fue una iniciativa del PSOE que fue aprobada en 2016 con el apoyo de todos los grupos excepto la abstención del PRC, aunque el formato con el que se ha celebrado no ha gustado a la mayoría de los grupos de la oposición, que han coincido en tacharlo de «paripé» y en lamentar que no haya servido, a su juicio, para confrontar ideas y plantear propuestas.

El equipo de Gobierno del PP, en palabras de la alcaldesa «tenemos la ilusión y las ganas intactas, tenemos mucho que hacer por Santander. Queda un cuarto de legislatura y hay proyectos para hacer y sacar adelante, contamos con proyectos estratégicos y con trabajo continuo», como es sacar adelante un nuevo Plan General de Ordenación Urbana. Y para ello «contaremos con la aportaciones de todos los santanderinos. Y también con la oposición, si es que quiere», acabó.

Entre las críticas más feroces estuvieron, una vez más las del concejal no adscrito Antonio Mantecón, que acusó al gobierno municipal del PP de haber quemado el Museo de Bellas Artes. El resto de la oposición reprobó con gestos tamaña acusación falsa. Igual fue generosa en los tiempos que usó cada uno de los portavoces. Mantecón, del que el portavoz del PP, César Díaz, dijo que «solo se representa a sí mismo después de ser expulsado de su partido», se excedió en más de diez minutos.

En resumen, el equipo de gobierno de Santander (PP) ha defendido que su gestión al frente del Ayuntamiento está consiguiendo que Santander avance y mejore la calidad de vida de sus vecinos, mientras que la oposición la ha calificado de fracaso y le criticado sus errores y su «falta de autocrítica».

La alcaldesa ha incidido en que Santander está siendo «el verdadero motor» de la inversión en Cantabria, tras señalar que está previsto que este año comiencen 50 obras, en las que se van a invertir 108 millones.

Igual ha destacado que la anulación del Plan General de Ordenación Urbana no está impidiendo que la actividad económica siga adelante en Santander y ha indicado que ya están redactados los pliegos del nuevo plan, que se someterá a un proceso de participación aún más amplio que el anterior.

El MetroTUS ha sido uno de los proyectos que más han criticado en sus intervenciones los grupos de la oposición, pero la alcaldesa se ha mostrado convencida de que es «un gran salto» para la movilidad. «Espero que muy pronto todos podamos valorar sus ventajas», ha apuntado.

Para el portavoz socialista, Pedro Casares, la alcaldesa que «puso Íñigo de la Serna», su antecesor, ha demostrado que »no tiene un relato propio para la ciudad» y en un «año de incoherencias» ha demostrado que representa «un modelo agotado». Casares ha tendido la mano al resto de la oposición y ha dicho que habrá que esperar a una nueva legislatura para que llegue «un nuevo tiempo para Santander».

El regionalista José María Fuentes-Pila ha criticado la «oscuridad y la parálisis» de un Santander en el que ve cada vez hay más distancia entre los ciudadanos y el equipo de gobierno, cuya gestión «está siendo la peor de los últimos doce años». Fuentes-Pila ha dicho que los «errores y fiascos» del PP están «reventando el marcador de los despropósitos» de un equipo de gobierno que no tiene iniciativa y «se dedica a apagar fuegos» y le ha reprochado que a su «incapacidad» sume «la soberbia marca De la Serna».

También el concejal no adscrito Antonio Mantecón ha aludido al ahora ministro de Fomento y ha dicho que después de «muchos años de idolatría al líder, se fue el líder y quedó el atrezzo» y la agenda política se ha convertido en una sucesión de «escándalos, bochornos y esperpentos».

Y para el edil de IU Miguel Saro, el ayuntamiento ha perdido a «su hechicero» que cubría «la tramoya con una nube de humo». «Se ha caído un edificio, se quema el museo, han anulado el plan general y el modelo de ciudad se ha ido por el sumidero», ha añadido.

Tatiana Yáñez, de Ganemos, ha utilizado su turno para denunciar que el equipo de gobierno haya convertido este debate en «un mitin para el autobombo», con «una actitud aún más déspota que la del anterior alcalde".

La concejal no adscrita Cora Vielva ha tachado el debate de inútil, además de afirmar que Santander «se ha convertido en una ciudad paralizada, imposible para vivir».

El portavoz del equipo de gobierno, César Díaz, ha criticado la «obsesión» de la oposición con De la Serna, que, a su juicio, «evidencia que la envidia es muy mala» y ha opinado que su objetivo es «destruir y destruir» y que sus propuestas «ni son creíbles ni representan una alternativa al equipo de gobierno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos