Los últimos retoques del MetroTUS

Los operarios trabajaban ayer en las pantallas del intercambiador que hay frente al campo del Racing, aún rodeado de vallas. /Celedonio Martínez
Los operarios trabajaban ayer en las pantallas del intercambiador que hay frente al campo del Racing, aún rodeado de vallas. / Celedonio Martínez

A falta de 24 horas para el estreno de las nuevas rutas, prosiguen los trabajos en los intercambiadores, se pinta en los carriles y las columnas informativas estaban ayer encintadas

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

«¿Usted es operario?». La mujer se lo preguntaba a un tipo con un cuaderno que tomaba apuntes junto a la valla que aún rodea el intercambiador que se estrenará mañana en El Sardinero. «Se lo digo -aunque el hombre no tenía nada que ver- porque esos bancos que han puesto se los lleva el viento. Ya ha pasado el otro día». Y sí, los bancos no tenían pinta de estar todavía anclados al suelo. Pero no era lo único pendiente en uno de los puntos que será clave en el funcionamiento de la nueva fórmula que regirá desde el jueves en el transporte urbano de autobuses municipales. Ayer aún estaban pintando palabras en los carriles por el centro, desempaquetando mobiliario y haciendo trabajos en las pantallas informativas. Los últimos retoques del Metro TUS antes de un estreno que se prevé agitado. Les quedan sólo 24 horas para que todo esté listo.

Descárgate el mapa

Leer más

En la gran estructura que hay frente al campo del Racing todavía quedaba ayer estampa de obra. Todo vallado y con los carteles de la empresa que ha ejecutado la tarea. La valla, de hecho, para evitar problemas, estaba atada con cuerdas a las llamativas columnas naranjas del intercambiador en algunos puntos. Más adelante, los futuros bancos estaban apilados en una esquina aún envueltos con cartones. En el edificio que incluye el complejo trabajaban dos operarios entre cables por el suelo y un hombre, en los aledaños, tapaba con pintura negra algunas rayas blancas ahora sin sentido en la zona adyacente del aparcamiento del estadio. Poco antes de las cuatro, en las pantallas colgadas del techo podía leerse 'Andén 2' y 'Andén uno'. «Panel temporalmente fuera de servicio, disculpen las molestias», ponía en otra, en el lado más pegado a los Agustinos.

Allí, eso sí, las columnas destinadas a facilitar información y a la venta de billetes, estaban 'a medio gas'. Una apagada, pero ya con toda la rotulación de la línea central en su sitio, y la otra, con la pantalla encendida y hasta con la indicación de la hora correcta -eran exactamente las 15.51-. 'A medio gas' porque en un paseo por las paradas del centro, los tótems (así ha bautizado el Ayuntamiento a los postes informativos) estaban en esos puntos todavía sin desembalar. Instalados, pero rodeados de plásticos. Frente al Club Marítimo, justo antes de la rotonda del Paseo de Pereda (dirección Cuatro Caminos), en Correos... Todos estaban sin desenvolver.

Celedonio Martínez

En las paradas con nuevo aspecto pero ya en uso, se combinaba la información de los autobuses del día en las pantallas con la de los mapas en papel de las líneas con la distribución que tendrán ya desde mañana. Junto a ellos, en todas, un mensaje en forma de pegatina: «Información válida a partir de la entrada del nuevo servicio el 1 de febrero». Puestos a avisar, también avisaron en los propios autobuses, con hojas de papel pegadas a las puertas recordando que mañana es día de cambios.

Paradas nuevas y pintura

Más vacía estaba, por ejemplo, la gran parada del Ayuntamiento que queda a unos metros de la clásica (un poco antes, si uno va dirección Sardinero). Una de las que se estrenará también con los intercambiadores. Columna informativa encintada, sin publicidad exterior en uno de los laterales y con el mensaje de 'panel temporalmente sin servicio, disculpen las molestias' luciendo en la pantalla. Ese aspecto de regalo sin abrir tenía también la nueva base de Valdecilla, rodeada como la del Sardinero de vallas y con los restos de obra reciente en forma de montón de palés por el suelo.

Les quedaba, también, pintar la leyenda 'Motos y Taxis' en los tramos reservados por el centro de la ciudad. En concreto, añadirla a la que ya existía de 'Solo bus' en los carriles ya visibles desde el verano y en los que han dejado para la última semana. Un camión, conos y operarios se movió ayer tarde entre el Paseo de Pereda y Correos para ir terminando. En el estreno aún se olerá la pintura.

El final abrupto del carril reservado

Ayer –al menos hasta antes de las cinco de la tarde– estaba sin pintar. Sin marcar el final del tramo. Sin remate. El carril reservado para taxis, autobuses y motos que arranca tras la rotonda del Paseo de Pereda en dirección Ayuntamiento termina de forma abrupta justo antes de la intersección con la calle Puente, frente a la Catedral. Pasa de la marca ancha discontinua que delimita la zona reservada a la más estrecha de un carril normal sin nada de por medio. Y por eso muchos conductores dudan respecto a si pueden meterse en esa zona o también es reservada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos