La asociación de vecinos de Cueto renuncia a hacer las fiestas por las trabas de la nueva Ley de Espectáculos

La asociación de vecinos de Cueto renuncia a hacer las fiestas por las trabas de la nueva Ley de Espectáculos
Sane

El colectivo vecinal pide al Parlamento que revise la normativa, que ahora marca una serie de responsabilidades y requisitos que no les parecen asumibles

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

La Ley de Espectáculos de Cantabria -que entró en vigor hace un año- pone el «nivel de exigencias tan alto» a la hora de organizar una fiesta popular que, en Cueto, la asociación de vecinos ha tirado la toalla. Este año su patrón, (San Pablo, cuya fecha se celebra el 29 de junio) corre el riesgo de quedarse sin los festejos habituales. El colectivo vecinal no se atreve a ir hacia adelante con el programa «porque ahora cumplir a rajatabla la ley supone una responsabilidad enorme en temas de seguridad, accesibilidad y otros muchos capítulos», explicó su portavoz, Santiago Sierra.

Pero la agrupación tampoco se ha cruzado de brazos: primero le pidió ayuda al Ayuntamiento en cuestiones logísticas y organizativas, por si les pudieran echar un cable y, ante la doble negativa de los responsables municipales, han recurrido al Parlamento de Cantabria, a ver si revisa la normativa «teniendo en cuenta las actividades de gran tradición social que se pueden ver perjudicadas». También se le ha solicitado a la Cámara legislativa que facilite a los ayuntamientos «normas y medios para el desarrollo» de los eventos, de manera que este tipo de colectivos y otros de interés social sin ánimo de lucro que quieran promover fiestas no se vean tan comprometidas si hay un problema.

Cabe recordar que, el año pasado, durante una verbena por San Pablo en la plazoleta del pueblo se desató una pelea de madrugada en la que resultó herido grave un joven. Sierra alude de refilón a este suceso para hablar de las responsabilidades. «Es que en cuanto se juntan de madrugada más de un millar de personas que, encima, están de fiesta, puede ocurrir cualquier cosa. Y si te cargan con cuestiones como la seguridad, que es algo tan comprometido...»

«La ley te carga ahora con la seguridad y, cuando se junta mucha gente por la noche, puede ocurrir cualquier cosa» Santiago Sierra | Presidente de la asociación

La asociación ha renunciado a programar las fiestas tras leerse de arriba a abajo la nueva regulación de espectáculos y actividades recreativas. Al darse cuenta de toda la responsabilidad que acarreaba, la junta directiva informó a sus socios de las «serias dudas» que les generaba el seguir planificando la celebración «por la gran cantidad de requerimientos» que ha introducido la normativa regional en lo que tiene que ver con la vertiente económica, organizativa, de accesos de personas, vehículos, etcétera.

Petición al Ayuntamiento

La primera acción fue pedir respaldo al Ayuntamiento, al que se solicitó que asumiera las fiestas de San Pablo «como una más» de las que organiza al cabo de año en todo lo relacionado con las nuevas responsabilidades. La Asociación de Vecinos de Cueto se comprometería con la organización y con conseguir la financiación suficiente para que la fiesta no repercutiera en los presupuestos municipales.

Carmen Ruiz, concejala de Barrios y Participación Ciudadana, respondió diciendo que no corresponde al Consistorio esta función y que los festejos de los pueblos deben seguir adelante de la forma tradicional. Al tiempo, la edil ofreció su colaboración para apoyar el programa, como «ha venido haciendo en años anteriores y, por supuesto, hará también este año».

El colectivo insistió en su demanda, pidiendo al Ayuntamiento -del que en este caso no tienen ninguna queja- que, aunque no sea la asociación la que organice un programa festivo, dé respaldo y se haga cargo de la responsabilidad si algún grupo del pueblo se constituyera en comisión de festejos por si San Pablo se acaba celebrando aunque la asociación vecinal se inhiba. Hasta ahora, en Cueto era la asociación la que organizaba los festejos porque no había una comisión como hay en otros lugares.

«No somos profesionales»

Sierra señala que «no puede ser» que una asociación vecinal «tenga que jugar en la misma liga que los profesionales de la organización de eventos. No somos profesionales, no nos pueden imponer los mismos requisitos». De ahí que se haya registrado una petición a la Cámara legislativa.

«Hacemos notar que este tipo de organizaciones debemos tener unas reglas diferentes». De lo contrario, asegura, «serán muchas las fiestas que se vean afectadas». Ya sabe de otras asociaciones con el mismo problemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos