"España pronto necesitará centros de desintoxicación digital"

fotogalería

Lisandro Caravaca, el último de los ponentes. / Daniel Pedriza

  • Lisandro Caravaca, director de Eduskopia, invita a vivir 'la vida real' en el cierre del Santander Social Weekend

Existen adicciones digitales que son diagnosticadas como enfermedad. "En España aún no es tan común, pero en países más expuestos a la tecnología, como Japón o EEUU, hay clínicas de desintoxicación digital", explicó Lisandro Caravaca, el último de los ponentes del Santander Social Weekend. "Los pacientes ingresan hasta tres meses en estos sitios llevando un entrenamiento militar. Hacen vida normal, con deporte, socialización, etc. Pero nada de dispositivos digitales, nada de Internet. Algunos se curan, otros no".

El experimento está al alcance de cualquiera, "¿qué se siente al desconectar de la Red durante una semana? Yo lo probé, y de verdad que los resultados son estupendos", avanzó el director de Eduskopia al inicio de su ponencia 'Necesitas una dieta digital, ¡y lo sabes!'. El hecho es que pocos usuarios son conscientes de que de verdad necesitan una desconexión, y cuando quieren darse cuenta es un poco tarde.

"Las afecciones son varias. Existe la Techsomnia, la incapacidad de dormir sin el móvil bajo la almohada; la Nomofobia, el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono; el 'Fear of missing out', temor a perderse algo, o incluso la whatsappitis, que ya sabemos qué es". Hay personas diagnosticadas de estas pulsiones propias del siglo XXI en todo el mundo. “Y en España, como sigamos así, no tardaremos en tener casos”, vaticinó Caravaca, que en el cierre de su intervención invitó a la reflexión.

Sobre la pantalla del salón de actos del hotel Santemar proyectó el viral 'Look up'. Una reflexión sobre el vacío existencial que resulta cuando el usuario descubre la 'mentira' del mundo virtual. "Nos esforzamos en sumar más y más amigos, más y más conversaciones en los Social Media. Queremos dibujar nuestra vida como la mejor del mundo en nuestras fotos de Instagram, en nuestro perfil de Facebook, pero un día, de repente, nos percatamos de que en realidad nuestro día a día es otra". El vídeo, un alegato contra esos miles de millones de rostros encerrados en sus pantallas móviles, invita a levantar la mirada. A contemplar la vida y a sentirla de verdad. "No estoy contra el mundo digital. No quiero cargarme las redes sociales. Solo quiero decir que pensemos, que meditemos sobre ello, y que actuemos en consecuencia", cerró Lisandro Caravaca.