Un activista okupa interrumpe la rueda de prensa de Osoro al grito de "la iglesia mata"

Lagarder Daciu, en el momento de intentar revertar la rueda de prensa de Osoro
Lagarder Daciu, en el momento de intentar revertar la rueda de prensa de Osoro / EFE
  • El recien nombrado cardenal le ha permitido hablar y ha pedido "no escandalizarse" por el incidente. "Los pobres también tienen voz", asegura el cántabro

El activista sin hogar Lagarder Daciu, que protagonizó una irrupción en un acto político del PP celebrado a finales de mayo de 2016 en el parque del Retiro (Madrid), ha interrumpido este lunes una rueda de prensa del arzobispo de Madrid y recién nombrado cardenal, Carlos Osoro, al grito de 'la iglesia es el diablo'.

El obispo se encontraba respondiendo a las preguntas de los periodistas cuando el activista, que se encontraba al fondo de la sala, ha levantado un cartel en el que se leía 'la Iglesia mata' y se ha intentado acercar al obispo pidiendo que le dieran la palabra, mientas dos hombres le sujetaban. Osoro ha pedido que le dejaran hablar y Lagarder ha comenzado a lanzar críticas.

"Nos están dando comida caducada, miles de millones de euros para la Iglesia Católica, es una vergüenza, miles de personas muriendo. Basta ya de caridad, queremos solidaridad. Sois la mafia, la Iglesia es el diablo en la tierra", ha gritado, mientras era desalojado. Osoro, que le había saludado a la entrada, ha pedido "no escandalizarse" por el incidente y ha asegurado que hay que "dejar hablar y escuchar a todos. Los pobres también tienen voz".

Osoro permitió que Daciu hablase antes de desalojarle

Osoro permitió que Daciu hablase antes de desalojarle / EFE

¿Quién es Daciu?

Lagarder Danciu es un joven rumano de 35 años, que llegó huyendo de la homofobia de su país hace, aproximadamente, doce años, según . Pasó por Portugal, y terminó en Huelva. De ahí puso rumbo a Sevilla, ciudad en la que ejerció como educador social y donde, en junio de 2007, comenzó a trabajar para la Policía como intérprete. Una carrera profesional que más tarde dejó de lado debido a sus convicciones políticas.

Educador social de profesión, Lagarder –que también está titulado en Sociología por la Universidad de Bucarest– comenzó a vivir en la calle en septiembre de 2015, tras un viaje a Dinamarca. Una elección personal cuyo objetivo era mejorar la calidad de vida de las personas sin techo.

En su perfil de Twitter se autodenomina como gay, rumano, gitano, ateo, vagabundo, okupa que viaja sin destino. Un experto en 'reventar' actos políticos de todos los partidos PSOE, PP y Podemos, en 2014 se postuló como candidato a formar parte de los órganos de dirección de Podemos en Sevilla. Y hoy en día, según publica el diario El País, tiene línea directa con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para resolver asuntos de marginalidad y pobreza.